Las lecciones de la crisis griega

La economía mundial ha desfallecido algo en el primer semestre del año. Lo más positivo ha sido la aceleración de la UEM compensando así el bajo tono de EEUU y, ojo, de la mayoría de las economías emergentes, como se ha comprobado en las últimas dos semanas con la china.
En el caso de España, en esta primera mitad del año se afianzó la expansión que, afortunadamente, se instaló en nuestra economía y el PIB creció en el segundo trimestre en torno al 1 por ciento.
También es de destacar en lo positivo la estabilización, cuando no bajada, de los precios del crudo, y a la que debemos la desactivación de la amenaza de deflación. En la mayoría de los países la inflación aumenta pero en niveles todavía muy bajos. Pero, sin duda, la principal amenaza que hemos sorteado ha sido la crisis griega. La inestabilidad del país heleno ha afectado a los demás mercados financieros comunitarios, y aunque ahora parece encauzada, por fin, hacia horizontes más seguros, el adelanto electoral podría dar un vuelco a la situación.
Las lecciones de la crisis griega deberían servir aquí, que también contamos con Podemos, hermano político de Syriza. Las políticas populistas de los antisistema no se sostienen en ningún país sino es a costa de romper con Europa y llevar a los ciudadanos a un sufrimiento extremo. Podemos hace como si no fuera con ellos la renuncia de Xipras a la aventura y su entrada en razón, pero puede pasarle factura electoral el próximo noviembre, como ya reflejan algunas encuestas.
Una cierta revalorización electoral de PP y PSOE puede reconducir el rumbo de las últimas convocatorias, aunque posiblemente la situación ya no sea la misma para ninguno de los dos grandes partidos, con competidores en su propio campo electoral. Mientras tanto, sólo algunas políticas decididas en lo económico y lo social podrían potenciar esta tendencia, porque en lo político Rajoy no se atreve a incluir la baza de la reforma constitucional en el programa electoral. Debe ser porque no quiere incumplirlo de nuevo.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.