Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones - ESD103 - El Sol Digital
Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones – ESD103

Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones – ESD103

Sanción municipal sin identificación del agente ni detalle del precepto legal infligido

Una lectora de El Sol Digital nos informa que el pasado 9 de mayo la grúa municipal retiró su vehículo, un Toyota Corolla, de un aparcamiento en la Avenida Antonio Machado, número 1, según le aclaró un trabajador del depósito municipal en llamada realizada a dichas instalaciones a las 13:33 horas y en la que, además, le informó que el vehículo estuvo estacionado en una zona reservada a autobuses.

A las 18 horas, la propietaria del vehículo se personó en el depósito para la retirada del mismo y el pago (97,72 euros) de la sanción, a la vez que preguntó por los detalles de ésta, recibiendo por respuesta que debería estar en el automóvil y el número del agente que la denunció, pero al comprobarlo encuentra el boletín de denuncia en blanco y sin reseña alguna de nada. Entonces, la señora le dice al empleado que quiere pagar la multa antes de que se la notifiquen ya que por motivos laborales no se encuentra en su domicilio habitual, en otra ciudad andaluza, pero que antes necesita saber el artículo legal al que se refiere la sanción. La respuesta fue que era complicado. Así.

A continuación, se dirige al aparcamiento desde el que retiraron el vehículo y se encuentra una pegatina de retirada de grúa en la que el número de matrícula que aparece no coincide con la de su vehículo aunque,  efectivamente, el coche estaba en un estacionamiento reservado para autobuses pero también para otro tipo de vehículos y el suyo en ningún momento, y salvo en centímetros, invadía dicho reservado, estaba justo debajo de la señalización correspondiente pero más posicionado a la derecha que a la izquierda, donde se supone que comienza el reservado a autobuses, por lo tanto consideró la propietaria del vehículo este hecho un abuso por parte de la grúa municipal, del depósito de vehículos y del agente que la sancionó sin identificarse y sin referencia alguna al precepto legal correspondiente en la denuncia, por no citar también los argumentos que le dieron al encontrarse dicho boletín en blanco: que el papel del boletín era de mala calidad y que al estar a la intemperie pudiera ser que se hubiera borrado en unas horas… Nueva respuesta vergonzosa e impropia de un servidor público.

Esta forma de proceder de un organismo institucional no solo es chapucera sino que revela la irresponsabilidad del agente sancionador. Por todo lo anterior, considera la señora que sus derechos como ciudadana se han visto vulnerados por el Ayuntamiento, y espera que éste sancione al agente que le sancionó a ella y corrija las deficiencias que aquí denuncia, “¿o solo somos sancionados los ciudadanos y no los que tienen la obligación de atendernos e incumplen las propias normas municipales?”, se pregunta.

 

Deja un comentario

El email no será público.