Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD76 - El Sol Digital
Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD76

Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD76

Un ciudadano pide un préstamo personal al Banco Santander y esto es motivo de que le vendan un seguro de vida de la compañía AEGON que termina aceptando por un año, pero al término de éste se lo siguen cargando en cuenta por si se ha acostumbrado o no lo advierte pero, claro, protesta, llama por teléfono, le dan otro número, aquí se enfrenta a una máquina a la que debe obedecer marcando equis números como opciones a sus preguntas y, después, por fin, tiene en línea a una persona. Pero ésta no es la que le va a atender sino otra, es decir, todo muy fácil, cómodo, rápido… Ya está hablando con quien va a solucionar su problema, que podrían no habérselo creado. Se abre entonces un nuevo frente: le pide permiso la señorita para hacerle una pregunta, el por qué de darle de baja, le contesta el ciudadano, pero no era una sola pregunta, es una batería de preguntas intentando convencerle de las ventajas del seguro, “pero mire señorita, que solo quiero que me dé de baja del dichoso seguro”. No hay que darle opción a esa pregunta inocente de la teleoperadora, hay que mostrarse secos, decididos, categóricos, cortantes… so pena de prolongar indefinidamente la conversación con una persona adiestrada en retener el máximo número posible de clientes, eso sí, con un lenguaje amable. “Puño de hierro en un guante de terciopelo”, dice el ciudadano. Estas son algunas de las prácticas que los bancos y/o la extensión de sus seguros deben cambiar. No les hacen ningún bien, incrementan su ya notable mala imagen de interesados.

Deja un comentario

El email no será público.