Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD80 - El Sol Digital
Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD80

Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD80

Todos lo sabemos porque lo hemos sufrido. Las aglomeraciones en los establecimientos públicos conllevan mala atención a los clientes y es lo que pasa en estos días de Navidad con algunos bares y restaurantes del centro. No todos, claro está, pero sí demasiados para lo cuidadosos que deberíamos ser con estos negocios. Ahorrar en personal para maximizar los beneficios es práctica común y, hasta cierto punto, se puede admitir, pero más allá se convierte en una política de hostelería odiosa. Largas esperas para ser servidos, ruido generalizado en el local (fuera y dentro), falta de mesas, productos agotados y un largo etcétera son las “comodidades” que nos podemos encontrar.

Acercarse al centro al caer la tarde estos días, festivos o no, es una suerte de peregrinaje generalizado con la excusa de las luces y que termina en la barra de un bar o, si hay suerte, hasta sentados frente a una fritura humeante. Pero ¿cada propietario de un local se hace la pregunta de si está preparado para recibir un número tan importante de clientes? Seguro que cada uno hace lo que puede, pero a la vista está que no es suficiente en muchos casos. Los locales tienen las dimensiones que tienen y no pueden agrandarse como quisiéramos, es cierto, pero el personal sí puede aumentar, con la modalidad contractual más apropiada porque es temporal la necesidad que tenemos de él.
Nunca se insistirá lo suficiente en la importancia para la imagen de la ciudad de los establecimientos abiertos al público. Vivimos de lo que vivimos, el turismo principalmente, y hasta nos multan por la falta de saneamiento integral de nuestro litoral. La hostelería es también nuestro gran escaparate.

Deja un comentario

El email no será público.