Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD81 - El Sol Digital
Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD81

Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones ESD81

La buena atención en hostelería es clave en el negocio, de eso no cabe duda, pero no todos los empresarios del sector cuidan de los pequeños detalles que hacen agradable un almuerzo o solo tomarse un café con un amigo en cualquier establecimiento público. La insistencia, por ejemplo, de algunos camareros en que el cliente consuma más de lo que pide se convierte muchas veces en una insoportable presión. Frases como “quiere el señor alguna cosita más”, le pongo una copita más de vino”, “los señores quieren alguna otra ración”…, las oímos todos los días. Deben pensar estos malos profesionales de la restauración que el cliente, si quiere algo más, no se lo va a comunicar y se guardará ese secreto. Una cosa es que el camarero esté atento para que cuando el cliente lo llame acuda presto, cosa que no siempre sucede, y otra que lo importune de continuo con un nuevo ofrecimiento. El camarero debe tener su papel y el cliente el suyo y el primero trabaja a demanda del segundo, salvo para informarle, otro ejemplo, de productos que no están en la carta, información que debe suministrar al principio para dejar conversar, si es el caso, a quien está en compañía.

El buen servicio se enseña en las escuelas de hostelería y otros centros de formación y pronto nos damos cuenta de si un camarero está formado o no. Sí es cierto que bajamos tanto nuestro nivel de exigencia en hostelería que admitimos comportamientos que ya son clásicos cuando deberían estar desterrados de la atención al público.

Deja un comentario

El email no será público.