¿Llega la hora de Garabandal? Pablo A. González Herrera - El Sol Digital

¿Llega la hora de Garabandal? Pablo A. González Herrera

¿Qué pensaríamos sobre unas apariciones marianas respecto a las cuales un Papa como Pablo VI dice nada menos que: “Es la historia más hermosa de la Humanidad desde el Nacimiento de Jesucristo, es como una segunda vida de la Santísima Virgen en la tierra y no hay palabras para agradecerlo”. Y sobre las que otro Papa, Juan Pablo II, en carta al autor de un libro en alemán sobre dichos acontecimientos se pronuncia de la siguiente manera: “Que Dios te recompense por todo, especialmente por el profundo amor con que estás dando a conocer los sucesos relacionados con Garabandal. Que el Mensaje de la Madre de Dios sea acogido en los corazones antes de  que sea demasiado tarde”. Y respecto a las  que uno de los grandes santos del siglo XX, para algunos el santo por excelencia, y nos referimos a San Pío de Pietrelcina, deja escrito de manera inquietante: “…no creen en vosotras ni en vuestros coloquios con la blanca Señora…creerán cuando sea demasiado tarde”? Y si todo ello lo rematara una santaza como Santa Maravillas de Jesús con una rotunda afirmación: “Garabandal es de Dios”, ¿qué podría pensar, ante tales pronunciamientos, alguien con un interés superficial en las cosas de la Iglesia?

Poco cabe dudar que a la vista de tales testimonios, dicha persona imaginaría un gran santuario dedicado a la Santísima Virgen, con innumerable flujo de  peregrinos, incluida alguna visita papal,  a la altura de Lourdes y Fátima, y escenario de resonantes curaciones y milagros avalados por la ciencia…

Sin embargo, nada más alejado de la realidad. Aunque parezca mentira. Y es que el mensaje dado a las videntes en las apariciones de la Virgen del Carmen en Garabandal (1961-1965), en lo que se conocen como  los dos Mensajes formales (18 de octubre de 1961 y 18 de junio de 1965), era tan a contracorriente de los nuevos aires de euforia y optimismo que traía “ el espíritu” del Concilio, que en la diócesis de Santander, en la que se insertaba  el pequeño pueblo de Garabandal, se hizo todo lo posible para desacreditar lo que allí estaba pasando. Incluyendo nombrar una comisión que investigara los hechos pero que no investigó nada, y que se dedicó a desacreditar desde primera hora los sucesos objeto de investigación. Y esto no es interpretable, sino confesión pública veinte años después del principal responsable científico de dicha comisión. El cual reconoció que asistió allí a auténticos milagros.

San Sebastián de Garabandal sigue siendo una pequeña aldea de los Picos de Europa, no mucho mayor que en los comienzos de las apariciones. Allí, precedida por las apariciones del Arcángel San Miguel desde el 18 de junio de 1961, cuatro niñas del pueblo recibieron el 2 de julio la visita de la Santísima Virgen, que continuó apareciéndose durante los siguientes 4 años, y con frecuencia, varias veces al día. Se ha calculado que el número de apariciones ascendió a más de dos mil.

Los diálogos de las niñas en éxtasis con la Virgen eran de lo más variado, sencillo y espontáneo: cosas ocurridas en el pueblo, en sus casas, peticiones de gracias, curaciones particulares, etc. Como Madre para la que nada de sus hijos carece de interés, la Santísima Virgen “se interesaba por todo”, recordaba Conchita, una de las videntes, “hasta por nuestras vacas”.

Los hechos sin explicación natural eran continuos: la insensibilidad de las niñas durante los éxtasis a estímulos externos (pinchazos, quemaduras, reflectores dirigidos a los ojos), las marchas extáticas, la visión del pensamiento y de la conciencia de las personas, el reconocimiento de personas y objetos sagrados (hierognosis), el milagro de la comunión visible de 18 de julio de 1962, etc., fueron presenciados por personas de toda condición social y cultural, que en su gran mayoría se marcharon de allí convencidos de la autenticidad de las apariciones.

Pero junto a esa cercanía en forma de hechos sobrenaturales, sonrisas, besos, y condescendencia, la Reina de los Cielos las iba adoctrinando (los ojos puestos, a través de ellas, en todos nosotros)…Para eso había venido, como buena Madre preocupada por la salvación eterna de sus hijos.

Como decía Conchita: “no importa mucho que crean en las apariciones, lo que interesa es que se cumpla el mensaje, y se sepa qué va a ocurrir en caso contrario”.

Dejo en libertad al amable lector para que acuda a la red y conozca por él mismo el contenido de los mensajes, de profunda resonancias evangélicas y abundantes puntos de contacto con las apariciones marianas ya aprobadas, incluidas  advertencias ante las consecuencias del pecado y una exhortación urgente a poner remedio. La dimensión profética de Garabandal, concretada en la tríada Aviso, Milagro, Castigo (este último condicionado), será la consecuencia de no haber cumplido lo que la Madre nos pide en esos Mensajes.

Garabandal, muy desconocido en España, a diferencia de lo que  ocurre en otros países, como EEUU, donde incluso se edita bimensualmente una revista, vuelve a ponerse de actualidad de modo inopinado. Una película recientemente estrenada, hecha por un grupo de enamorados de la Virgen, está cosechando un enorme éxito de público, logrando colocarse entre las más vistas de España después de un mes y medio en cartelera.

Sin ningún tipo de cobertura publicitaria, con actores no profesionales, hecha de manera artesanal con voluntarios que se pagaban hasta el alojamiento, “Garabandal. Sólo Dios lo sabe” aparece como un pequeño milagro dentro de un panorama cinematográfico dominado por el marketing y la publicidad.

Al mismo tiempo, una tesis doctoral muy favorable a la verdad de Garabandal recibe cum laude en la universidad de Navarra, una de las más prestigiosas de España. Dicha tesis va a ser presentada al obispo de Santander. El objetivo no es otro que lograr que el status de las apariciones deje de estar sub iudice, de manera que Garabandal vuelva a ser investigado.

Ante todo esto algunos se empiezan a preguntar si no ha empezado a sonar en el reloj de Dios la gran hora de la reactivación y de la novísima actualidad de Garabandal.

 

Deja un comentario

El email no será público.