“Lo más importante de las startup es el desarrollo y no las ideas” - El Sol Digital
“Lo más importante de las startup es el desarrollo y no las ideas”

“Lo más importante de las startup es el desarrollo y no las ideas”

Juan A. Ruiz

 

Joaquín Cuenca Abela saltó a la fama al vender su empresa Panoramio, dedicada a exhibir las fotografías de lugares o paisajes que los propios usuarios crean y georreferencian, a Google. Las imágenes pueden ser vistas a través de la aplicación Google Earth. El objetivo de Panoramio es permitir a los usuarios de esa aplicación aprender más sobre una zona específica del mapamundi, observando las fotografías que capturaron otros usuarios.

 

Esto llevó a este promotor a abrir otras  startup que desarrollan desde su base de Málaga. Joaquín Cuenca tiene una visión de las startup distinta a lo que se viene definiendo desde distintos sectores de la sociedad.

 

Para este empresario “una startup es una empresa de base tecnológica que espera tener un crecimiento rapidísimo”, no es como una empresa tradicional que va creciendo poco a poco. Es una empresa tecnológica con un crecimiento explosivo, “es como empezar y arriba, ese es el origen del nombre”.

 

A pesar de que la mayoría de la gente destaca la importancia de la idea en este tipo de empresas, Cuenca Abela asegura que “la idea original es lo de menos. La mayoría de la gente considera que la idea de la startup es lo más importante y es prácticamente irrelevante, ideas buenas si estás metido en el mundillo salen cada tres o cuatro meses. No es tan difícil de encontrar una idea de algo que hacer”.

Lo difícil es el equipo –continúa-, es crear un equipo que de verdad  sea muy bueno desarrollando el proyecto, sobre todo porque la idea no es tan importante debido a que vas a cambiarla numerosas veces hasta que des con lo que te ayuda a crecer”.

 

Para este empresario “es muy difícil subcontratar la parte de desarrollo del proyecto porque probablemente se necesiten cuatro o cinco interacciones antes de dar con el producto. Hay casos que han funcionado  bien  a la primera, pero es raro. Por eso no hay una startup sin un equipo fuerte o que subcontrate el desarrollo porque es difícil dar con la clave a la primera”.

 

Vuelve a insistir en que “hay que olvidarse de la idea, la idea cambia tanto como el producto. Tú no puedes hacer una idea original inmutable, aristotélica, sobre cuál va a ser tu empresa, cuál va a ser tu modelo y agarrarte a ella, eso no funciona así. La idea no es importante, la idea no suele ser secreta, de hecho la solemos decir”.

 

Cuenca recalca que “la parte difícil está en la ejecución y con la ejecución se entiende que eso lleva a una maleabilidad de la idea, eso lleva un cambio”, y pone como ejemplo a Pay Pal, que empezó siendo un algoritmo de encriptación con un dispositivo.  Pay Pal  tenía la web que era una demo de su propia tecnología. Al principio, lo que hacía era vender tecnología a los bancos sobre cómo hacer una encriptación, mientras que la demo en la web permitía a dos personas mandarse dinero y no paraba de tener usuarios. Hasta que se dieron cuenta de que ese era el negocio que estaba triunfando, este era su producto y no el que habían pensado. Muchas veces lo que funciona puede ser algo colateral que tenías ahí y que empieza a despegar.

 

Para crear una startup, según Joaquín Cuenca, “es importante tener un equipo que te permite probar varias cosas distintas. Primero lanzas una idea a medias para ver si aguanta, para ver si el primer público se engancha, o responde con críticas, y vas consiguiendo un producto que se adapta de verdad.

 

Cuando digo que voy a lanzar cinco o seis cosas es que vas a lanzar una muy primitiva cogida con palillos que has hecho en dos o tres semanas, hay gente que no le gusta, esto empieza a andar, lo desarrollas un poco más, y al cabo de varias interacciones en unos meses consigues que la gente se enganche a algo Esto ha pasado en muchos casos”. Como Flikr, que empezó siendo un chat on line para compartir fotos, y poco  a  poco llegó a lo que es actualmente.

Reconoce que en las startup “hay muchos productos que lanzas y no funcionan, pero eso no es un fracaso. Fracaso es cuando el equipo no consigue funcionar, el equipo en concreto, no un proyecto. También hay que tener un poco de cabeza. Un equipo debería ser capaz en seis meses de estar ganando dinero, y si no es que tenemos un problema”.

 

Manifiesta que a todo el mundo “le gusta la idea porque es la parte fácil, es la parte que más engancha al público, periodísticamente tiene mucho tirón pero no es así. En Panoramio la idea es muy simple de explicar. Este tipo ha tenido una idea y se ha hecho millonario. Esto no es así, he pasado muchas noches hasta la siete de la mañana trabajando”.

Google nunca compra una idea. “Si tienes una idea desarróllala, vende el producto. Un buen equipo con una mala idea te va a cambiar y va a hacer una buena idea.  Un mal equipo con una buena idea no tiene nada que hacer”, dijo.

 

También se refiere a las incubadoras de startup en España y afirma que están copiando un modelo americano que se está expandiendo por todo el mundo, y “esto puede ser un problema porque lo que funciona bien en  Estados Unidos es un sistema distinto.

El modelo americano y el de aquí es muy parecido, lo que les diferencia es su entorno. En Estados Unidos cuando a los seis meses tienes un producto que funciona es viable, tienen uno o dos millones de inversión, mientras que aquí en Málaga, si a los seis meses funciona es muy difícil conseguir uno o dos millones de inversión, y las condiciones son en términos mucho más draconianos que los americanos.

Destaca que las incubadoras en general intentan profesionalizar lo que es la selección de empresas. “No lo veo claro porque en España hay muy poquita gente que tenga la visión de qué funciona y qué no funciona. Es difícil coger a alguien que ha ganado millones y le den un salario para ayudar a las startup, mientras que en Estados Unidos hay gente que aunque ha ganado dinero va a trabajar por desarrollar startups. Hay entidades donde gente que ha hecho mucho dinero ayuda a chavales”.

 

Recalca que en “los Estados Unidos cuando montas una startup, los mentores están más capacitados que aquí, los que juzgan si se coge la empresa o no están más preparados que aquí, los que dan dinero están más capacitados que aquí.

 

No es cuestión de tener dinero o no, porque dinero hay en todas partes. Pero no es dinero que hayan ganado con esto, con empresas de tecnología, por eso no van a invertir en empresas de tecnología porque no tienen ni idea. Es lógico. ¿En que gastan el dinero la gente de Pay Pal, de HP? En más empresas de tecnología, lo mismo que Apple. Aquí se ha hecho dinero con el ladrillo”. Para este empresario de startup, “si queremos derivar la economía española hacia las tecnológicas hay que forzar el cambio, y aquí entran los incentivos, como los fiscales etc., porque una vez que le empiecen a ir bien van a ir invirtiendo.

 

Todos los que conozco que han hecho millones con empresas tecnológicas, todos han vuelto a invertir en empresas tecnológicas”.

 

Joaquín Cuenca Abela participa en las startup Press People,Thumbr.io, CSS Matic, Resultados de Fúltbol y Freepik, que hasta ahora es la más rentable.

Deja un comentario

El email no será público.