Los Centros Comerciales Abiertos refuerzan el comercio tradicional - El Sol Digital
Los Centros Comerciales Abiertos refuerzan el comercio tradicional

Los Centros Comerciales Abiertos refuerzan el comercio tradicional

Manuel Reyes
Comparten casi la misma nomenclatura, e incluso podría parecer que son conceptos equiparables, sin embargo, los Centros Comerciales Abiertos (CCA) tienen poco o nada que ver con los centros comerciales al uso. En el caso de Málaga, hay una gran variedad de centros comerciales abiertos tanto en el centro histórico como en sus alrededores, destacando fundamentalmente los situados en calle Larios, Carreterías y calle Alcazabilla. Ahora bien, ¿de dónde procede y qué función cumplen esta forma de congregación empresarial?
Los Centros Comerciales Abiertos están formados por un conjunto de establecimientos que prestan una serie de servicios en común con una Imagen Corporativa, un mismo horario o una prestación unitaria de actividades de ocio, hostelería y animación cultural. Sin embargo, el cambio al que el comercio está siendo sometido durante los últimos años ha perjudicado notablemente las agrupaciones comerciales tradicionales tanto a nivel nacional como europeo. La incorporación de los nuevos formatos comerciales como los hipermercados, franquicias y cadenas están provocando que el tradicional parta de una situación en plena desventaja.
La batalla de lo tradicional frente a lo novel
El origen de los centros comerciales abiertos radica en la necesidad de los pequeños comercios de subsistir frente a los gigantes comerciales, sin embargo, en lugar de decidirse a competir en el mismo terreno de juego, los pequeños empresarios optan por una fórmula cooperativa en la que la búsqueda de sinergias predomina sobre el deseo de abastecer al menor coste posible: “Aunar esfuerzos para el logro de fines comunes de la manera más eficaz”, así es como lo define el presidente la Federación de Comercio de Málaga (FECOMA), Enrique Gil.
Mejoras positivas a nivel económico, social y urbana son las que encabezan la lista de objetivos de esa unión de comercios, intentando contribuir a otros aspectos como el empleo o la democratización de los beneficios. Asimismo, a la hora de poner en marcha un proyecto como el Centro Comercial Abierto hay una serie de trámites burocráticos que han de ser estudiados exhaustivamente por cualquier Ayuntamiento.
En el caso de Málaga, la infraestructura, el alumbrado o la disponibilidad de aparcamientos disponibles en una zona determinada son algunos de los aspectos evaluados para dar permiso a la implantación de un CCA, pero además, es necesario que todos los comercios implicados tengan un punto de partida en común, y es la figura del Gerente, que habrá de encargarse de conseguir la colaboración de los comerciantes, algo fundamental, ya que sin ello, sería imposible crear una unidad comercial adecuada, tal y como afirma Gil.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que el 13 por ciento del PIB nacional y el 16 por ciento del empleo en España dependen del sector comercial, y hay un predominio de pequeñas y medianas empresas, con una media de 700.000 comercios en España, dando empleo a más de 1´6 millones de personas, es decir, el 80 por ciento de la población ocupada en el sector, según el último informe de FECOMA sobre viabilidad comercial.

¿Qué ayudas reciben los CCA?
La asunción de competencias ha fomentado a lo largo de los últimos años la aparición de leyes específicas destinadas al comercio, intentando regular aspectos como los períodos de rebajas o los horarios comerciales para desarrollar una renovación comercial.
Los planes de cooperación se han convertido en la clave para potenciar el comercio tradicional mediante distintas vías. Tres tipos de subvenciones y ayudas son las que van directamente a este principio de cooperación; el primero se basa en una asignación económica dirigida al empresario de comercio, para que reforme y adecue su establecimiento.
Las ayudas a las asociaciones de comerciantes también están vigentes, con el fin de la creación de gerencias y realización de programas promocionales, pero tampoco se dejan atrás a los ayuntamientos, que son destinatarios de ayuda económica para llevar a cabo obras de urbanismo y equipamiento comercial.En el caso de Málaga hay una primacía de las actividades comerciales frente a los servicios, donde el Mercado Municipal juega un papel fundamental por su ubicación en la intersección de las calles Miguel Moya y Alonso Carrillo.

La Federación de Comercio considera que se pueden conseguir objetivos con unos beneficios bastante positivos a través de una mejora de la imagen comercial de una amplia oferta llevada con promoción, animación y servicios mancomunados para los clientes. En definitiva, se trata de una iniciativa que pretende funcionar como unión de los comercios tradicionales que han sido fuertemente golpeados por la crisis y que han quedado en un segundo plano por la llegada de los grandes formatos comerciales.

Deja un comentario

El email no será público.