Los centros de español para extranjeros son gravados por el Instituto Cervantes - El Sol Digital
Los centros de español para extranjeros son gravados por el Instituto CervantesAlhambra Instituto en Málaga

Los centros de español para extranjeros son gravados por el Instituto Cervantes

El turismo idiomático en Málaga puede resentirse con este nuevo coste

Nuevo “impuesto” a las escuelas especializadas en español para extranjeros, así cabe calificar una normativa que afecta a los centros de Málaga y de toda España, según informa Alhambra Instituto a El Sol Digital. Los centros deberán ser obligatoriamente inspeccionados, al menos una vez, por los funcionarios del Instituto Cervantes, cuyos gastos de alojamiento y manutención correrán a cargo del centro, que además deberá pagar una cuota todos los años de 1.800 euros.

El Instituto Cervantes tiene una dependencia de los Presupuestos Generales del Estado que oscila entre el 40 y el 60 por ciento, por lo que necesitan un porcentaje similar para su subsistencia y lo obtienen de las empresas privadas que se dedican a la enseñanza del español a los extranjeros y de las clases que imparte el propio Instituto en sus múltiples centros en el mundo. Alhambra Instituto, empresa malagueña, se salió de este sistema en 2013, según ha informado a El Sol Digital pero, recientemente, la Embajada española en Vietnam ha denegado un visado a un estudiante que proyectaba viajar a Málaga, Tran Dieu Linh, y que cumple todos los requisitos exigidos por el Ministerio de Asuntos Exteriores, según Alhambra Instituto, que siempre ha sido muy rigurosa con las normas para visados que a las escuelas para extranjeros les exigen, sin haber tenido ningún problema en los últimos 35 años -Alhambra Instituto comenzó a impartir clases de español en julio de 1982-. En visitas giradas por el Ayuntamiento al centro quedaron muy complacidos de las tecnologías que se utilizan en el mismo y figuran fotos en una publicación municipal.

En los últimos años, el departamento de “extranjería/menores” de la Subdelegación del Gobierno en Málaga siempre actuó favorablemente con este centro -como pueden probar los informes que constan en sus bases de datos- para que sus estudiantes pudieran obtener el visado, pero ahora se han producido cambios en la Comisaría Provincial y las cosas parece que cambian. El 11 de julio de este año se recibió la solicitud de visado denegada a este vietnamita, a la que pueden seguir otras, hecho que alimenta la incertidumbre en el centro.

Por su parte, la Oficina de Extranjería informó a Alhambra Instituto de lo siguiente:

Las Escuelas Oficiales de Idiomas tienen la consideración, a los efectos de la solicitud de autorización de estancia por estudios, de centros autorizados a impartir enseñanza de idiomas de acuerdo con la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.
Los centros acreditados por el Instituto Cervantes tienen la misma consideración, no como consecuencia de la citada Ley Orgánica, sino por ser éste un Organismo público, adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores, que suscribe contratos con centros de enseñanza del idioma español por los que éstos son acreditados en base a una evaluación favorable dado el cumplimiento de los requisitos técnicos, académicos y jurídicos establecidos por el Instituto y son sometidos a evaluación periódica con el fin del mantenimiento de la acreditación. Todo ello de conformidad con lo establecido en la Ley 7/1991, de 21 de marzo, por la que se crea el Instituto Cervantes, y el Real Decreto 1526/1999, de 1 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento del Instituto Cervantes
.

Por su parte, Felipe Rama, ingeniero informático de Alhambra Instituto, contestó a la Oficina de Extranjería que “he leído la información de este correo, y he buscado en la mencionada Ley Orgánica 2/2006 de Educación, y ahí no aparece en ningún lugar la palabra “Cervantes”, por lo que dicho criterio no se encuentra en esa Ley. ¿Me podrían especificar con detalle dónde se encuentra ese criterio? Creo que es necesario para que exista seguridad jurídica que, creo, en este caso no se está dando al cambiar el criterio sin avisar y sin que quede claro”.

El 14 de julio, la Oficina de Extranjería comunicaba a Alhambra Instituto en la misma línea anterior:

Las Escuelas Oficiales de Idiomas tienen la consideración, a los efectos de la solicitud de autorización de estancia por estudios, de centros autorizados a impartir enseñanza de idiomas de acuerdo con la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

Los centros acreditados por el Instituto Cervantes tienen la misma consideración, no como consecuencia de la citada Ley Orgánica, sino por ser éste un Organismo público, adscrito al Ministerio de Asuntos Exteriores, que suscribe contratos con centros de enseñanza del idioma español por los que éstos son acreditados en base a una evaluación favorable dado el cumplimiento de los requisitos técnicos, académicos y jurídicos establecidos por el Instituto y son sometidos a evaluación periódica con el fin del mantenimiento de la acreditación. Todo ello de conformidad con lo establecido en la Ley 7/1991, de 21 de marzo, por la que se crea el Instituto Cervantes, y el Real Decreto 1526/1999, de 1 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento del Instituto Cervantes.

El Instituto Cervantes, oficialmente, “es la institución pública creada por España en 1991 para promover universalmente la enseñanza, el estudio y el uso del español y contribuir a la difusión de las culturas hispánicas en el exterior. En sus actividades, el Instituto Cervantes atiende fundamentalmente al patrimonio lingüístico y cultural que es común a los países y pueblos de la comunidad hispanohablante”. El Instituto está presente en 87 centros distribuidos en 44 países. Entre los objetivos y funciones que el mismo Instituto incluye en su página web no figuran estas funciones inspectoras y de certificación que ahora provoca quejas como la de Alhambra Instituto de Málaga.

Deja un comentario

El email no será público.