Los empresarios del Guadalhorce en vilo por la entrada en vigor de la legislación de zonas inundables

Juan A. Ruiz
Los empresarios del Polígono Industrial del Guadalhorce de Málaga se encuentran en una situación de incertidumbre ante la consolidación del mapa de inundabilidad, según reveló a El Sol Digital, el presidente de este parque industrial, Antonio López Olmo.
La entrada en vigor el próximo 22 de diciembre supondrá que el Ayuntamiento no podrá conceder licencia de obras, licencia de aperturas o cambio de actividad, ya que el Polígono del Guadalhorce se ve afectado en un 100 por cien por el citado informe elaborado por la Junta de Andalucía.
El origen de la situación se remonta a una orden de la Unión Europea por la que se deben realizar mapas de zonas inundables, que según el informe realizado por la Junta de Andalucía el 60 por ciento del parque empresarial de Málaga está en zona inundable, y además afecta al 100 por cien además del Guadalhorce a los polígonos de Santa Bárbara, Santa Cruz y Santa Teresa, manifestó Antonio López.
Por su parte, el Ayuntamiento de Málaga se ha pronunciado presentando alegaciones al informe de la Junta de Andalucía. El tema es tan importante que deben sentarse y buscar una solución, dijo.
El presidente del Polígono del Guadalhorce reveló que habían mantenido reuniones con las administraciones porque “nos parecía que no estaban prestando la atención suficiente para un problema tan grave”. Agregó que “ahora muchos empresarios que quieran invertir en el Guadalhorce se hacen la pregunta sobre si a partir de 22 de diciembre podrán hacerle un seguro a mi nave, le darán permiso de obras, le darán la licencia de apertura. La administración tiene que caer en que estas cosas son las importantes”.
López Olmo exigió que “la incertidumbre tiene que desaparecer. No puede ser que el 70 por ciento de donde trabajas, en la segunda mayor ciudad de Andalucía, a un plazo de cuatro o cinco meses no sabe si va a poder trabajar o no. La situación es kafkiana”.
Destacó que “esto se soluciona de diferentes maneras: haciendo una revisión del informe, que no entre en vigor; creando un periodo transitorio, o haciendo la obra pero es lo más caro y es donde más dificultad vamos a encontrar”.
Solucionar el problema necesita de obras caras como elevar dos metros el puente que pasa sobre el río Guadalhorce en la carretera de Cádiz, a ver quién lo paga. -Continuó- La mejor forma es no sentarse para no ver quien lo va a pagar”. Otra solución pasaría por revisar el informe donde aparece el Guadalhorce con el mismo caudal que el Ebro y que zonas cercanas como Guadalmar o el Aeropuerto no aparece como zona inundable en dicho informe”.
Antonio López Olmo asegura que el Polígono Industrial del Guadalhorce es el más grande de Málaga con más de 2,5 millones de metros cuadrados, y que tiene unas potencialidades que no tiene, prácticamente, ningún otro polígono o que son muy difíciles de encontrar en cualquier parque empresarial moderno o antiguo.
Según el presidente de este polígono “el Guadalhorce tiene una serie de cualidades que no son bien aprovechadas ni por los empresarios ni por las administraciones, tanto municipales, como de la Junta de Andalucía o el Estado, y que muchas veces se desconocen tanto a nivel público como privado”.
Así, el Parque Empresarial Guadalhorce es el único que tiene estación de cercanías, que está a ocho minutos del centro de la capital en tren, que es un medio muy rápido. Además de tener tren, tiene la estación de cercanías más moderna que tiene Málaga ya que es de 2010.
“Aquí en el Guadalhorce pasamos de tener un apeadero a tener una estación con tres niveles. Sin embargo, esto lo tenemos -continuó- casi totalmente desaprovechado porque a pesar de que en el Parque Empresarial hay 1.200 empresas con más de 5.000 trabajadores, una vez que el tren llega a la estación del Guadalhorce no hay ningún medio que desplace a esos trabajadores a sus puestos de trabajo”. Además, “tenemos parada de autobús que viene del centro, y no está pensada para desplazar desde la estación a las empresas del Parque Industrial. Cuando vienen las personas en el tren suelen ir andando. El Polígono Guadalhorce tiene cerca de 20 kilómetros de calles. Desde la estación de tren a cualquier punto puede haber unos cuatro kilómetros”, indicó.
Otra de las potencialidades es que estamos a cinco minutos del Aeropuerto de Málaga, tenemos un aeropuerto internacional con más de 150 vuelos diferentes. Hay pocos parques empresariales que tengan un aeropuerto a cinco minutos y mucho menos que sea internacional.
Apuntó que también tenemos el puerto a cinco minutos, un puerto de pasajeros y mercancías. “Podríamos mejorar las mercancías como los pasajeros. También estamos a ocho minutos de la estación del AVE María Zambrano. No sé si es importante pero también tenemos a ocho minutos los chiringuitos de la playa, que para algunos negocios puede ser importante como la playa, el paseo marítimo”.
“Estamos en medio de una gran capital y una zona turística; estamos situados en el centro de la hiperronda, de la conexión con la Costa del Sol, la autopista de peaje, etc. Somos de los pocos polígonos que tienen paradas de taxi y de autobús, y sobre todo somos el mayor parque empresarial de Andalucía”, manifestó. López Olmo también se refirió a las deficiencias del Guadalhorce como las entradas y las salidas que cuando existe una actividad alta, son insuficientes “Hacen falta obras de infraestructuras como es la conexión con la hiperronda, que está proyectada y adjudicada desde 2009. Ahora mismo el Guadalhorce tiene tres salidas: por la carretera de Cádiz, otra por el Polígono Santa Bárbara y otra por Intelhorce, pero son insuficientes, ya que en las horas punta se colapsan”, insistió. Recalcó que el Polígono Guadalhorce ha tenido una evolución enorme en los últimos años. Hace 10 años tenía la fama de ser el peor polígono de Málaga, y hoy si uno se da una vuelta es extraño encontrar un cartón en el suelo, hemos cambiado la imagen de suciedad a ser un polígono limpio que está preocupado con una plantilla propia que se encarga de esto.
“También hemos pasado de no tener aparcamiento para las personas a tenerlo, de no tener jardines a tenerlos. Esto ha sido posible gracias a una evolución dentro de la entidad del Guadalhorce. Cuando se creó la entidad de conservación, la primera dificultad que nos encontramos fue la ausencia base de datos de los propietarios del Guadalhorce, y por lo tanto no se sabía a quienes había que cobrar las cuotas”.
No obstante, poco a poco se hizo pero no fue fácil unir una referencia catastral con una referencia en el registro. Fue una labor imposible, teniendo en cuenta que en el Guadalhorce hay 1.200 referencias que se venden y se compran continuamente. Después de muchos años tras conseguir ese registro, había que lograr que los propietarios de la parcela pagaran la cuota. En 2014 se ha llegado a cobrar el 97 por ciento de los recibos emitidos. En 2015 superaremos los ingresos de los recibos emitidos, por el pago de atrasos. También la entidad en los últimos años ha bajado el 30 por ciento de los recibos y estamos haciendo aceras, calles pintados, podar los pinos, etc.”.
En el Parque Industrial del Guadalhorce hay todo tipo de empresas, hubo una época en que hubo más empresas chinas de tipo almacén y ahora son más empresas españolas de todo tipo, y además más grandes. Así tenemos la empresa tecnológica más grande de Málaga que es Fujitsu. También tuvo palabras para el catastro y sus impuestos porque “tenemos los valores de cuando se vendía mucho” y las cosas valen mucho menos. El catastro en muchos lugares es superior al valor real”.

Deja un comentario

El email no será público.