“Los mayores empleadores son los partidos políticos” - El Sol Digital
“Los mayores empleadores son los partidos políticos”

“Los mayores empleadores son los partidos políticos”

– Israel Mármol, economista

 

JAR

El economista Israel Mármol analiza la economía española y malagueña en esta entrevista, además de darnos una visión de la política española y las nuevas formaciones políticas que han salido a la palestra.

 

¿Cuáles son los problemas de la Economía española?
Uno es que los cuatro primeros bancos de este país controlan el 40 por ciento de la deuda pública española, con lo cual es evidente de que no hay manera de que el Gobierno no tenga en cuenta todos los intereses de esos cuatro bancos, y por extensión del resto de la banca. Porque si mañana Ana Patricia Botín decide que no compra más deuda pública, pues entramos en bancarrota. Así la deuda pública española se va por las nubes, la prima de riesgo se dispara y tenemos un problema.

 

El segundo problema es el endeudamiento tan grande que han tenido los grandes medios españoles, entre ellos El País, que antes era el de más prestigio, pero como se embarcó en proyectos económicamente inasumibles se endeudó cuando era totalmente imposible que PRISA pagara lo que tenía que pagar, los bancos y los fondos de inversión capitalizaron esa deuda, con lo cual si hay una mala notica del Santander sale en un sitio pequeño de una página par, donde apenas se ve.

 

Otro de los aspectos es el chantaje que ejercen los gobiernos con la publicidad institucional, y así tiene a los medios bailando a su son.

 

¿Crees que la economía malagueña tiene que seguir basándose en el ladrillo y el turismo o tiene que diversificarse?

Evidentemente, tiene que diversificarse. Nos olvidamos muchas veces del interior, de la producción agrícola de las industrias transformadoras que existen allí y que son muy fuertes. Lo que pasa es que nos olvidamos de ellas. Málaga parece que sólo es la franja de 80 kilómetros de costa. En el interior de la provincia tenemos grandes empresas agroalimentarias y en esto nunca se hace hincapié, nos quedamos con el PTA, que es un proyecto fantástico, pero que tiene sus limitaciones.

Se dice que hay proyectos pero no dinero para desarrollarlos.
Yo creo que hay gente que quiere invertir, hay bussines angels, hay inversores, hay empresas pero faltan proyectos realmente prometedores. Además, a veces te tienes que ir a Silicon Valley o al entorno que sea para desarrollar tu proyecto, porque si tienes un proyecto de la piedra tienes que ir a Macael porque es donde está el Parque Tecnológico de la Piedra, si tienes un proyecto agroalimentario resulta que en Málaga no tenemos ese parque, sino que está en Almería, si es un proyecto sanitario te vas a Granada donde está el Parque de la Salud.

 

¿Dónde está el problema?
En el PTA hay una cultura donde demasiada gente ha ido encadenando subvenciones y no ha hecho realmente proyectos que hayan obtenido éxito en el mercado.

 

I. Mármol¿Cuáles son los problemas que detectas en la economía malagueña?
Tenemos un problema en España que ha sido el ladrillo, muchos empresarios han desmontado sus factorías y sus fábricas porque le era más beneficioso pegar el pelotazo con el ladrillo. Además, la gran mayoría de las personas quieren ser funcionarios, mientras esta sea nuestra aspiración de trabajo para toda la vida así nos va.

También hay otra cosa y es que las mayores centrales empleadoras de este país son los partidos políticos. Hay una cosa de Podemos que no sé porque no se puede aceptar y es que desde director general de la Junta para abajo todos sean funcionarios de carrera, me parece lo más lógico del mundo, que los puestos decisorios políticos sean contados, y que de ahí para abajo todos sean funcionarios de carrera porque están realmente preparados para gestionar.

El problema es que con las grandes centrales empleadoras que son los partidos políticos, te buscas una carrera en la que inviertes 10 ó 12 años en ascender en el partido, pero luego te encuentras con la vida resuelta, porque si no te ponen en una empresa municipal te ponen en otra, o de concejal o de asesor.
No veo en Málaga empresarios que quieran invertir a medio o largo plazo. Esto es la diferencia entre un negociete y un negocio, aquí somos más de negocietes.

Los bancos no dan financiación para nuevos proyectos porque los proyectos no tienen visos de rentabilidad a corto o medio plazo y pudiera devolver esas deudas. Ante una perspectiva económica tan desoladora que había, pues no se podía arriesgar. He visto casos como empresarios del trigo eran perseguidos por banqueros porque este producto siempre es rentable.

Las grandes deudas que tienen los bancos con el ladrillo son con los promotores más que con los compradores de viviendas.

El problema de esas deudas es que han dejado un 40 por ciento o un 50 por ciento de morosidad. El 40% en Cataluña Caixa. La morosidad hipotecaria sigue siendo un 6 ó 9 por ciento, porque en España lo último que se deja de pagar es la hipoteca y al que deja de pagar se le persigue hasta la muerte.

Hay que decir que en España existe la dación en pago, en la práctica. Yo no soy un fan de la dación en pago y no creo que resuelva todos los problemas y crearía también unos problemas muy grave.

Pero existe en teoría, porque cualquier promotor inmobiliario, cualquier empresa simplemente desaparece, la empresa se liquida y ahí se queda el banco con la dación en pago, se queda con unos terrenos, unos secarrales que no valen nada y no pueden perseguir a nadie.
La dación en pago no es una panacea pero una Ley de Segunda Oportunidad, es una forma de ayudar a las personas que han tenido mala suerte.

 

¿Qué le parecen los negocios del banco malo del SAREB?
Eso son los caramelitos que se van a poder vender, promociones que están terminadas o casi terminadas, de un modo u otro tienen un cierto valor. El problema para el SAREB es que cuando vendan en dos o tres años todas las propiedades que tengan un valor, luego van a tener una bolsa que no va a tener el más mínimo valor. Como los terrenos de Caja Castilla La Mancha que están en un secarral en Toledo y no valen nada.

 

Y en Málaga ¿continuará la política del ladrillo?
Lo que va a continuar es la necesidad de construir pero sólo lo que necesita la población.
Málaga en algunos aspectos se convertirá en un asilo de mayores extranjeros, eso no es tán malo ya que aportan unos ingresos importantes, generará IBI; si consiguen que se empadronen acabarán pagando algún tipo de costo local.

Y luego el turismo sanitario tampoco está tan mal. Hay conciertos y sanidades europeas que pagan esos tratamientos, como la sociedad noruega. No hablo del turismo sanitario como tal, de que vengan aquí a operarse, sino aprovechar largas estancias para recuperarse.

 

¿Qué opina de las Cajas de Ahorros?
Después de las cajas vascas y La Caixa tenemos a Unicaja que es una de las más saneadas de España.

Creo que un banquero debe ser un tío muy serio que te diga que no y con mala idea; el problema es que se convirtieron en tipos que te perseguían para darte dinero, cosa que no ocurrió con estas entidades. Unicaja fue la única caja andaluza que salió indemne. Cajasur fue un caso singular que antes de la crisis ya intentó la Junta de meterla en vereda, pero fue rescatada por Aznar.

Antes de la crisis Cajasur ya estaba en ruina. La Junta intentó por todos los medios intervenir para arreglar el desaguisado, y por presiones del gobierno central que aprobó una ley para sacarla del control de la Junta. Luego acabó deteriorándose la situación y desapareciendo una entidad que era referencia en Córdoba, cuyo presidente Manuel Castillejo era el que tenía más poder en esta provincia y fue el primero que se inventó lo de las pensiones para él.

 

¿Qué espera de los nuevos partidos que han surgido?
Los nuevos partidos, cuanto menos definidos estén mejor para ellos porque sobre ellos proyectamos ilusiones y vamos a creer que ellos van a defender lo que nosotros queremos, cuando en realidad pueden que no tengan ninguna relación.

Hay una mentira repetida y es que el sistema español de la Ley D’Hont beneficia a los partidos catalanes, en realidad lo que hace es perjudicar a los pequeños partidos nacionales, pero el sistema español por mucho que lo diga La Razón, lo diga el ABC y demás, el sistema nunca ha beneficiado a los partidos regionalistas catalanes o vascos, y beneficia muchísimo a los mayoritarios nacionales. Se aprobó este sistema para que hubiera una estabilidad.

Deja un comentario

El email no será público.