Los partidos piden más inversiones en la sanidad malagueña - El Sol Digital
Los partidos piden más inversiones en la  sanidad malagueña

Los partidos piden más inversiones en la sanidad malagueña

Apoyar el turismo sanitario, mejorar las infraestructuras y aumentar los recursos humanos, son algunas de las conclusiones que se pusieron de manifiesto en el debate sobre el Estado de la Sanidad en Málaga, organizado por la Fundación Málaga Healt y celebrado en la sede de Gaona Abogados, y en el que participaron representantes de los partidos políticos que concurrieron a las elecciones municipales en la capital malagueña.

 

En su primera intervención el presidente de la Fundación Málaga Healt, Miguel Such, abogó por fomentar el turismo sanitario, que dividió en dos tipos: 1) un cliente de alto poder adquisitivo, de gente sana que viene a balnearios, hoteles spa para seguir estando sana y 2) el cliente que viene para recuperar aquí su salud y cuyos servicios serían abonados por sus respectivos países.

 

Según Such, este turismo crearía muchos puestos de trabajo, y para ello es necesario que “todos vayamos a una”.

 

En su intervención, la represen-tante del Partido Popular, Ana María Corredera, reprochó a la Junta de Andalucía la falta del tercer hospital, y denunció que todavía no estén en funcionamiento los centros de Salud de Gamarra y Tiro de Pichón, además de la reducción de los horarios con el cierre los viernes por la tarde y sábados por la mañana en siete centros de salud de la capital.

 

También recordó que aunque el PP había impuesto el copago a los jubilados, el Gobierno también había aprobado las medicinas gratuitas para los parados de larga duración y otros sectores de la sociedad afectados por la cirsis.

 

Por su parte el candidato del PSOE, Daniel Pérez, denunció la nueva le-gislación aprobada por el Gobierno del PP donde se retiran las pocas competencias que en materia sanita-ria tenían los ayuntamientos, y que el centro de Gamarra no se puede abrir porque “el Ayuntamiento de Málaga todavía no tiene claro si construir en el edificio un aparcamiento subterráneo o no”.

 

Pérez apostó por la unificación de los servicios sanitarios y recordó que la Junta de Andalucía no pudo construir el macrohospital por la llegada de la crisis.

 

Rermedios Ramos, de Izquierda Unida, apostó por la Sanidad Pública, y acuso al PP de dejar sin servicios sanitarios a 800.000 inmigrantes, y hacer depender a las mujeres que no trabajan de la cartilla del marido.

 

Denunció la existencia en Málaga de un déficit de infraestructuras y de plantillas, aseverando que “estamos desmantelando la sanidad pública por culpa de PP que ha recortado en los últimos años 9.000 millones de euros”.

 

También recordó la necesidad del tercer Hospital para Málaga y la apertura del centro hospitalario del Guadalhorce, y criticó que el Centro de Salud Municipal de Málaga, creado en 2012, no se hubiera vuelo a reunir.
Para el representante de Unión Progreso y Democracia, Francisco Pascual, el problema sanitario está en dar soluciones. “El problema fundamental son los recursos humanos. El personal debe sentirse reconocido profesionalmente”, y reveló que en la bolsa de trabajo de Málaga hay situaciones que rozan la ilegalidad”.

 

También reclamó más medios y la necesidad de utilizar “material pun-tero” en el sistema sanitario.
Recalcó que se puede mejorar la atención sanitaria con “la atención primaria multidisciplinar”
La representante de Ciudadanos, Marieta Catalá, reconoció que el sistema sanitario era envidiable, que “está en riesgo”, y señaló que el usuario del SAS “está resignado a las listas de espera por los recortes; el profesional tiene una inestabilidad, presión asis-tencial creciente y pérdida de autoridad”.

 

“El personal –continuó- no puede estar politizado a partir de un determinado nivel. La dirección de la Unidad de Gestión debe salir del propio grupo de profesionales. Se debe despolitizar la gestión sanitaria”
El portavoz de VOX, José Enrique Lara, manifestó que la Sanidad hace años era bastante completa, pero no la estamos cargando”, y por ello so-licitó mayor dotación económica y mejoras laborales para que los trabajadores estén contentos en su trabajo.
Reclamó una política de centros de salud, y la apertura del Hospital del Guadalhorce e insistió en que
“tenemos que ser positivos, hay que hacer un Hospital de Día para personas con enfermedades crónicas”.
El debate lo cerró el presidente de la Fundación Málaga Healt, Miguel Such, que abogó tanto por la sanidad pública como privada. Solicitó que los hoteles de la capital estén adaptados para recibir enfermos de otros países.

 

También demandó un centro de enfermos crónicos, donde reciban la asistencia especializada que requieran, incluso en sus domicilios, y así poder relajar la ocupación los hospitales malagueños.

Deja un comentario

El email no será público.