Los planes de empleo, ¿de quién dependen?

Los planes de empleo, ¿de quién dependen?

La Delegación Territorial de la Consejería de Economía recuerda que después de recibir la subvención, los Ayuntamientos no han de presentar ningún documento adicional ni rendir cuentas a las autonomías

Luis Felipe Caracuel

Las altas tasas de paro de Andalucía –que rondan el 34 por ciento, según la Encuesta de Población Activa- han provocado que tanto la Junta de Andalucía como las entidades locales se vuelquen de lleno en diferentes planes de empleo en la actual recesión económica.

Son millones de euros los que se han destinado para tal fin, y aunque algunos han gozado de un gran alcance, como el Plan Prepara o el Programa Extraordinario de Activación para el Empleo, promovidos por el Gobierno central, lo cierto es que el grueso de estos planes de empleo, con su respectiva gestión, se ha transferido en competencias para las Comunidades Autónomas o las Entidades Locales. Paradójicamente, su financiación proviene de la Unión Europea y sus planes FSE –Fondo Social de Empleo-, así como del gobierno central, provocando que en el año 2014 se destinaran 462 millones de euros en empleo sólo en Andalucía, frente a la partida de 347 millones del ejercicio actual. Ahora bien, ¿de qué forma se gestionan esos importes y qué organismos lo hacen?

De forma esquemática, la estructura de los planes de empleo se basa en hasta seis niveles, en los que la mayor parte de los fondos provienen, como ya se ha comentado, de la Unión Europea y el Gobierno de España, que dejan que sean las Comunidades Autónomas las encargadas de gestionar los recursos y que al mismo tiempo distribuyen el dinero entre sus distintos municipios, para que en última instancia lancen incentivos económicos a empresas tanto del sector público como privado y puedan contratar de forma temporal a parados en distintas circunstancias.

Es responsabilidad de las Comunidades Autónomas –pongamos como ejemplo el caso de la Junta de Andalucía, en la que viene regulado por el Artículo 63 del Estatuto de Autonomía- el brindar a los ayuntamientos una cuantía que se estime en relación a la cantidad de parados en el municipio y la cantidad total de habitantes en la misma, por lo que aquellas ciudades con más tasa de paro y mayor población –como puedan ser las grandes ciudades del litoral gaditano- recibirán una mayor cuantía. Sin embargo, a pesar de regirse por criterios objetivables, esto no ha impedido que los distintos partidos políticos utilizasen los planes de empleo como un arma arrojadiza en vista de las distintas convocatorias electorales, bien reclamando como un mérito propio la creación de empleo, bien achacando la falta de recursos destinada a la Entidad Local.

Planes de empleo para jóvenes desempleados

Fue desde el mismo Ministerio desde donde se lanzó una Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, en la que se estipularon 100 medidas para el período 2013-2016 y 1.887 millones de euros destinados a España con los que se intentaría mejorar la situación laboral de los jóvenes. Este plan, que según los datos del Ministerio de Empleo ya beneficia a más de 406.000 jóvenes menores de 30 años, ha sido acogido con entusiasmo por parte de las asociaciones de comerciantes y las Cámaras de Comercio, las cuales informan a las diferentes empresas integrantes de las mismas de los beneficios que otorgan esos planes de contratación.

Precisamente, desde estos mismos fondos de Garantía Juvenil del Ministerio de Empleo se lanzó en la Junta de Andalucía el Programa Emple@Joven que, junto con el Programa Emple@25+, dispondrán de una cuantía de 346.980.000 euros e incorporan iniciativas y bonos a la creación de contratos de empleo y prácticas profesionales. Ambos programas han permitido que más de 43.000 andaluces menores de 30 años consiguieran un trabajo y otros 2.000 recibieron becas o ayudas a la formación, según informó en su día el ex consejero de Economía José Sánchez Maldonado.
Estos programas, que tienen como base la inclusión de los jóvenes en el mundo laboral, ya sea por cuenta ajena o bien por emprendimiento propio, cuentan con un presupuesto determinado por el número de personas que se encuentren inscritas en el SAE en cada municipio.

Sin embargo, la responsabilidad de la buena gestión de estos planes corresponde a los distintos consistorios, los cuales no tendrían que aportar ningún documento antes o después de recibir ese importe, según explicó a este medio Antonio Martínez Gavilán, miembro de la Secretaría de la Delegación Territorial de la Consejería de Economía.
Estos planes de empleo aportan, en definitiva, una labor esencial en tiempos de crisis, ejemplo de ello es el Plan Prepara mencionado anteriormente, que seguirá en vigor hasta que la tasa de desempleo a nivel nacional sea del 20 por ciento y que ayuda a los desempleados a trabajar de forma temporal, ofreciéndoles formación y más oportunidades de cara a encontrar un empleo con contrato indefinido.

Otros planes de empleo

Ya en el último Consejo de Ministros, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social presentó un informe de índole laboral en el que se anunció un incremento del 16,8 por ciento en fondos para políticas de empleo -4.768 millones de euros en total- y una estructura basada en el apoyo al empleo joven, la mejor coordinación de las administraciones competentes –recordemos que son las diferentes CCAA las que deciden si brindar o no competencias de empleo a los ayuntamientos- e incentivos a la contratación, así como un nuevo modelo de formación profesional, que prevé la introducción de la formación profesional dual como de un nuevo medio para crear empleo.

Deja un comentario

El email no será público.