Los principales delitos de odio son contra la orientación sexual

Los principales delitos de odio son contra la orientación sexual

J.A. Ruiz
Los delitos contra la orientación sexual son el 40 por ciento de las denuncias de los delitos de odio, según reveló el decano del Colegio de Abogados de Málaga, Francisco Javier Lara, durante la presentación del Servicio Gratuito de Atención Jurídica a la Víctimas de Delitos de Odio que ha puesto en marcha esta institución.
El decano de los abogados malagueños, que presentó este servicio de atención jurídica pionero en España, señaló los datos de un informe del Ministerio del Interior sobre “Incidentes relacionados con los delitos de odio”, en el que se indica que tras los delitos contra la orientación sexual, siguen los de motivación racista, con un 37 por ciento. En tercer lugar, se encuentran los que se producen por sufrir algún tipo de discapacidad, con un 15,5 por ciento. Los de creencias religiosas sumaron un 4,9 por ciento; mientras que por antisemitismo, un 1,9, y por aporofobia, un 0,9.

En el citado informe se indica que los delitos de odio crecieron en los últimos años, y el perfil de la víctima es de sexo femenino, tiene una edad comprendida entre los 26 y los 40 años y es de nacionalidad española.
En la presentación de este servicio, además del decano del Colegio de Abogados estuvieron la coordinadora de la Comisión de Derechos Humanos y de dicho servicio, Rosario Alises; la fiscal Antidroga, de Igualdad y contra la Discriminación en Málaga, María Teresa Verdugo, el comisario provincial de la Policía Nacional, Pedro Garijo y el comisario de Extranjería Manuel Páez.
La coordinadora de este servicio jurídico, Rosario Alises, destacó que el 90 por ciento de estos delitos no se denuncian, por lo que son una mínima parte los que se hacen visibles.

Según Alises, existen varias razones por la que los afectados deciden no poner en conocimiento público lo que les ha ocurrido. En el caso del colectivo LGBT (Lesbianas, Gays y Transexuales), muchas veces el denunciarlo supone hacerse visibles ante la sociedad y esto es algo que muchas personas no quieren.
Otros motivos son pensar que la denuncia no sirve para nada o no estar plenamente integrado en la sociedad, como puede suceder con la gente sin hogar o los inmigrantes en situación irregular.
Ante esta situación, el Colegio de Abogados de Málaga puso en marcha el servicio gratuito de atención jurídica a víctimas de delitos de odio, una iniciativa pionera con la que se pretende resolver las consultas legales de las personas afectadas por estas agresiones.
De este modo, este servicio aportará información a los afectados por este tipo de delitos, consistentes en agresiones motivadas por la condición social, étnica, identidad sexual o sufrir discapacidad.
Así, a través del correo electrónico victimasdeodio@icamalaga.es los afectados pueden recibir asesoramiento legal de forma gratuita “para saber cuáles son los derechos que les asisten y cómo pueden hacerlos valer”, explicó Alises, quien mostró su satisfacción porque últimamente esté saliendo a la luz “un tema que desgraciadamente ha sido invisible durante mucho tiempo”.
Además, el decano del Colegio de Abogados aseguró que aquellos ciudadanos que lo necesiten podrán recibir una atención más personalizada, e incluso ser asistidos por abogados del turno de oficio especializados en la materia. Igualmente, Alises señaló que pretenden establecer convenios con asociaciones y fundaciones que atienden a las personas afectadas, ya que “es mucho más fácil que una víctima se acerque a una asociación y a través de ella venga a nosotros”.

Andalucía

El informe del Ministerio del Interior coloca a Andalucía a la cabeza en el número de denuncias por delitos de odio, con 297 agresiones de un total nacional de 1.285 que se produjeron en 2014, según datos proporcionados por el Ministerio del Interior. El País Vasco ocupa el segundo lugar con 117 agresiones registradas.
En la provincia de Málaga, se produjeron un total de 20 delitos, siendo una de las zonas con menor incidencia frente a otras como Sevilla, con 80, o Cádiz, con 132. En Madrid y Barcelona se registraron 102 y 142 denuncias, respectivamente.

Los delitos de odio se producen cuando se atenta contra una persona o grupo de personas por su condición social, étnica, identidad sexual, sufrir alguna discapacidad, etcétera. De hecho, en la reforma del Código Penal, que entra en vigor el próximo 1 de julio, ya se tipifican estos tipos de delitos.

Sin embargo, en muchas ocasiones no es tan fácil saber si es un delito de odio o no. Como explicó la fiscal especializada, María Teresa Verdugo, cuando se comete un delito hay que averiguar lo que ha pasado y quién lo ha hecho. En un delito de estas características también hay que investigar cuál ha sido la motivación interna del agresor.
Por su parte, el comisario provincial, Pedro Garijo, puso como ejemplo experiencias reales de casos a los que se ha tenido que enfrentar en su experiencia profesional, como la muerte por apuñalamiento de un indigente. En primer lugar, este hecho lleva a pensar que se trata de un delito de estas características, pero “la investigación nos llevó a determinar que el indigente fue apuñalado por otro en una pelea”. Por lo tanto, no sería tipificado como delito de odio.
Ante esta situación, todos insistieron en la importancia de la formación para poder atender y asistir a las víctimas de forma correcta. Para el decano de los letrados malagueños, esta formación deben realizarla los abogados y fiscales de manera conjunta con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado “para que todos estemos preparados y podamos identificar cuándo nos encontramos realmente ante un delito de odio”.

La fiscal coincidió con el decano, al afirmar que la formación permitirá detectar con más precisión estos hechos, además de que los procedimientos se sigan “de una forma más exacta y lleguen a buen fin”.

Deja un comentario

El email no será público.