Los valores en las Fuerzas Armadas (I)

Los valores en las Fuerzas Armadas (I)

Carlos Gabari Lebrón
General de División (R)

Las Fuerzas Armadas constituyen una organización jerarquizada, formada por grupos de personas y medios, cuya misión, recogida en el artículo 8 de la Constitución, es garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.
Dentro del ámbito de las Fuerzas Armadas, hay que distinguir entre Conciencia de Defensa Nacional, Cultura de Defensa y Cultura de las Fuerzas Armadas.

La Conciencia de Defensa Nacional es la disposición para comprender la importancia de la Defensa en la protección de la sociedad, sus intereses y sus valores. Por Cultura de Defensa se entiende el conocimiento de los temas relacionados con la seguridad y la defensa. La Cultura de Defensa se define cómo el sistema de manifestaciones, conocimientos, modo de vida y grado de desarrollo de la Defensa Nacional en la sociedad. La Cultura de Defensa, es un término de uso reciente, en el principal documento de planeamiento de la Defensa Nacional, la Directiva de Defensa Nacional del año 2000, se establecía cómo objetivo prioritario el fomento de la Conciencia de Defensa Nacional en la sociedad a través de la Cultura de Defensa, de manera que los ciudadanos perciban cómo propias las cuestiones relacionadas con su seguridad, su libertad y la defensa de sus intereses.
La Cultura de Defensa es un componente más del patrimonio cultural de una nación, patrimonio integrado por su cultura artística, científica, humanística, tecnológica, etc. Hasta ahora, la Cultura de Defensa ha sido exclusiva del profesional militar. La difusión de una Cultura de Defensa proporciona la base intelectual y afectiva que posibilita la comprensión recíproca, y además, promueve la conciencia nacional.
La Cultura de las Fuerzas Armadas es la de sus miembros, es la de los militares, es la cultura de los miembros de la organización, y como tal cultura organizacional, definida cómo el conjunto de valores, normas, conocimientos y creencias compartidas por sus miembros. Entre los elementos de esta cultura, están los valores, que constituyen el ideal de lo que deben ser los fundamentos de la organización. Forman el principal exponente de la valía de un ejército. Estos valores no son exclusivos de la Institución Militar, aunque sus miembros rindan culto a sus valores. Estos valores, en su exaltación, se denominan también virtudes castrenses, virtudes militares, concretados en el espíritu militar.
Las Fuerzas Armadas, al estar consagradas al servicio de la Patria, tienen en el patriotismo su principal valor. Para el militar, el cumplimiento del deber está inspirado en el amor a la Patria. Para ellos, servir a la Patria con las armas es un alto honor y constituye un mérito por los sacrificios que implica. Son conscientes que no capitalizan el patriotismo, aunque es la principal motivación para optar a la profesión militar. La defensa de la Patria es la razón de ser de las Fuerzas Armadas. La disciplina es la observancia de las leyes y ordenamientos de una profesión. No es exclusiva de los militares, aunque tiene su mayor aplicación y uso en la profesión militar. Es una característica inherente a la condición militar, grabada al inicio de la vida militar en el acto de la Jura de Bandera, cuando se jura/promete obedecer y respetar siempre a los jefes. La exigencia de obediencia, de cumplimiento de órdenes, no tiene condiciones, aunque la condición del mando que ordena no sea grata al que tiene que cumplirla, aunque su voluntad pugne en hacer lo contrario de lo que le ordenan. La disciplina no es ciega ni arbitraria, hay unos límites, obedecer todo lo que se mande referente al servicio; en la denominada obediencia debida, se excluye el cumplimiento de órdenes que entrañen la comisión de un delito. Es un factor de cohesión, obliga a todos por igual, debe ser practicada y exigida cómo norma de actuación. Su expresión colectiva es el acatamiento de la Constitución.

Deja un comentario

El email no será público.