Macedonia de frutos del bosque. Carmelo San Martín Díaz-Guijarro - El Sol Digital

Macedonia de frutos del bosque. Carmelo San Martín Díaz-Guijarro

El eterno Julio lo tenía claro, cuando con cara de afectada resignación nos decía que “la vida sigue igual”. Himno melódico al determinismo de la condición humana. Todo pasa para volver a pasar, todo fluye para volver a fluir, nada es para volver a ser, … y ahí queda eso. De nuevo a vueltas con el Valle de los Caídos. Menos mal que a Keops no se le ocurrió levantar su sepultura piramidal en Cuelgamuros, porque con tanto esclavo y latigazo al aire, aquí ya la habían clausurado hace tiempo. Juan de Ávalos, de la gloria al malditismo. La historia tiene sus zonas nulas para los forofos de “la memoria selectiva histórica”, y eso no prescribe. Lo de siempre, y si no que le pregunten al faraón Yul Brynner mandando borrar el nombre de Moisés de todos los obeliscos del Egipto de cartón-piedra. Tremendismo de Hollywood que luego ven los niños progresistas en la tele y cuando se hacen mayores se lían a cambiar los nombres de los rótulos de las calles, por fachas y feos, ea. Hablando de películas, una buena de neorrealismo a la española, ha liado nuestro Antonio Superstar. En fin, no nos engañemos, ha resultado flojo en la suerte de varas y ahora lloran la “espanta” hasta los areneros. Hombre, el tema es para que unos cuantos se lo hagan mirar, de acuerdo, pero vamos, que tampoco es que le haya negado un hospital para leprosos a la Madre Teresa de Calcuta, digo yo. Maridaje de envidias y soberbias, sobre lecho de urbanismo crujiente con emulsión de finas hierbas culturales. Lo mismo, con una cañita y el mar de fondo ….

El fuego amigo es el que tiene mejor puntería. ¿Se nace corrupto?, ¿las primeras monedillas desviadas del monedero de la madre incauta, apuntan hacia una tendencia fatal? El bichito de la corrupción muta y muta facundo ante las atropelladas vacunas legislativas. ¡No corráis que es peor, que son cosas del pasado! A las malas, cruzar los dedos sin perder la calma. Los imperativos categóricos son complicados para el hombre-lobo versionado por Hobbes. Oraciones derivadas de “que viene el coco y te pillará”: “que viene el cuco y te pillará”, “que viene la UCO y te pillará”. Bien, vale. Dentro de cien años todos calvos, aunque sea por vídeo-conferencia. Ya sólo faltaba el profesor Bacterio en el entremés, cuando la marabunta morada se ha puesto en marcha. 137 no son muchos populares para defender el paso, pero Pizarro se las ingenió con menos para conquistar un imperio. Con todo, la presumible coalición para defender el sistema de 1978, hará de la “performance” de censura un simple ejercicio de “filibusterismo parlamentario”, al servicio del lucimiento de los dos tenores alfa en escena. Iglesias no es un caballero sin espada, pero ha leído a Marx y sabe que a la historia hay que provocarla con la muleta. En ello está el hombre. Peligrosas inocuidades. Entretanto, sin red, el Presupuesto sigue recorriendo el alambre. Queda poco y el sudor cae sobre la zapatillas. Cardíacos abstenerse. Yo me quedo con la pregunta de anuncio, ¿y el Madrid qué, otra vez campeón de Europa?. Primero Dios y luego los santos. Es más seguro.

Deja un comentario

El email no será público.