Málaga, capital del mango español - El Sol Digital
Málaga, capital del mango español

Málaga, capital del mango español

Ana Belén Solís
El mango, con una presencia cada vez más habitual en las fruterías de nuestro país, es un alimento rico en vitaminas y minerales. De hecho, una sola pieza de esta fruta cubre las necesidades diarias de vitamina C. Es, además, rico en potasio, en vitaminas A y E, bajo en grasas y tiene un sabor exquisito, por lo que se ha convertido en una fruta de fácil consumo para personas de todas las edades.

 

Aunque es originario de la India e Indochina, esta fruta tropical se cultiva en numerosos lugares, desde Latinoamérica hasta África, e incluso Australia. Europa, por su parte, solo cuenta con un lugar donde es posible cultivar un producto tan exótico: el sur de España, concretamente la Axarquía de Málaga y la costa granadina.

 

“Los mangos necesitan unas condiciones muy especiales que justamente tenemos aquí gracias al microclima tropical de la zona”, explicó a EL SOL DIGITAL Miguel Gutiérrez, presidente de la Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales. “El 90 por ciento de la producción española de mango está en la comarca de la Axarquía”.

 

Gutiérrez explicó que las variedades que se cultivan en España provienen de Florida y son “una versión mejorada de las originales de India e Indochina”. Llegaron a Málaga y Granada desde Canarias, que es una gran productora debido a su clima y a su relación geográficas con Latinoamérica.

 

“El origen del cultivo de frutas tropicales viene del siglo XVII, concretamente de la chirimoya, que llegó a Granada desde Perú y el Caribe”, contó el presidente de la asociación. “Hay documentos que demuestran que ya en 1800 había aguacates en Málaga. Las frutas tropicales llegaron gracias a las idas y venidas de los inmigrantes latinoamericanos, que trajeron sus semillas y vieron que aquí muchas de sus frutas se adaptaban bien”.

 

En nuestro país, el mango se deja madurar en el árbol y se recoge en su justo momento, lo que consigue que la fruta tenga más cantidad de azúcar que el resto de productos de importación y aventaje a otros países que exportan al resto de Europa.

 

Es, precisamente, la comercialización con el Viejo Continente lo que ha convertido la producción de mango español en un buen negocio. “El consumo europeo de mango está en unas 250.000 toneladas al año. De esa cantidad, 20.000 toneladas son nuestras”, explicó el presidente de la asociación, que además aseguró que la fruta tropical de nuestro país es más fácil de transportar. “A Europa se trae mango por avión y por barco desde distintos orígenes, pero es un producto muy delicado para transportar. La variedad que tenemos aquí es un poco menos delicada”.

 

Más del 80 por ciento de la superficie plantada corresponde a la va-riedad Osteen, que se caracteriza por tener la piel de color rojo púrpura en su madurez. Esta variedad mayoritaria fue comercializada en 2014 a 1’18 euros el kilo de media al agricultor por la Sociedad Agra-ria de Transformación TROPS, que se denomina a sí misma “líder en producción y comercialización de fruta tropical”. Este tipo de mango tiene la piel gruesa, lo que la hace mucho más fácil de trasportar.

 

Otras variedades son la Keitt y la Kent, de menos producción y con un precio de hasta 2 euros el kilo. Según la propia asociación, también se están cultivando de forma casi “anecdótica” las variedades Ataulfo, Maya o Manzanillo, y ya en mayor medida, aunque menos conocidas por ser de nueva introducción, la Tommy Atkins, Sensation, Palmer o Irwin.

 

Mermelada Mango Málaga, primera empresa de mermelada de mango artesanal en España

Un 75% de mango –únicamente malagueño-, un 22% de azúcar y un 3% de zumo natural de limón son los ingredientes del éxito de Mermelada Mango Málaga (Mmm), una empresa de Vélez Málaga que lanzó en 2013 este producto que ahora viaja a Reino Unido, Holanda o Polonia entre otros países de Europa.

 

“Estamos en un sitio muy privilegiado”, aseguró a este diario Beatriz B. Torres, directora comercial de Mermelada Mango Málaga. “Nos encontramos en la Axarquía malagueña, que es la despensa de subtropicales de Europa. Con las frutas de aquí se elaboran otros productos, como el guacamole, que sale del aguacate. Pero los fundadores de la empresa se die-ron cuenta de que con el mango no se elaboraba nada, por lo que decidieron transformar este alimento en una mermelada exquisita”.

 

Se convirtieron entonces en la primera empresa de España en elaborar mermelada de mango de manera totalmente artesanal y con mangos únicamente malagueños. “Cuando se acaban los mangos de Málaga, se acaba nuestra producción de mermelada”, aseguró To-rres. Pero el fin de la recolecta de la fruta no significa el fin de la mermelada. De hecho, esta es una de las dificultades de la elaboración del producto. “Como la producción del mango solo dura cuatro meses, durante esos cuatro meses se tiene que producir mermelada para que se pueda degustar los 365 días del año”. Esto significa, según la co-mercial, doblar los turnos para producir muy rápido: “Es algo muy estacional y la producción consume 1.500 kilos de mangos al día”.

 

El éxito de la empresa reside en su producto, que se hace de ma-nera natural, sin colorantes, conservantes o espesantes. “Es lo que quiere la gente, un producto natural. Las personas se preocupan cada vez más por saber qué es lo que están comiendo”.

Deja un comentario

El email no será público.