Málaga está de moda – Deja Huella. Cristina Herrera - El Sol Digital
Málaga está de moda – Deja Huella. Cristina Herrera

Málaga está de moda – Deja Huella. Cristina Herrera

Málaga

Cristina Herrera.- Málaga está de moda. Esto es una verdad como una catedral, y si no, que se lo digan a nuestra Manquita que, aun estando lisiada, la imperfección la hace símbolo de la belleza en la capital de la Costa del Sol.

Cualquier malagueño de más de 25 años dice que Málaga no es la misma, que ha pasado de ser la ciudad menos agraciada estéticamente de Andalucía, a ser Málaga la bella; y es que desde hace 10 – 12 años es otra totalmente distinta. Quién no recuerda calle Larios con coches, el puerto que solo se pisaba para ir a pescar un domingo o acercarte al espigón a comer pipas del quiosco que se encontraba allí. El centro histórico era otro, con las ruinas bajo tierra, carente de estética y con el turismo que dependía total y exclusivamente de la Costa del Sol. Esa ciudad que cuando salías al extranjero, la ubicaban solo cuando decías ‘Málaga, al lado de Marbella, sí, esa’. Ahora afortunadamente cada ciudad depende de sí misma y Málaga ha conseguido hacerse notar tanto a nivel nacional como internacional.

¿Por qué de repente Málaga está de moda?

Málaga está de moda por el simple hecho de que se han unido diferentes factores para que sea la ciudad más cool de España en todos los sentidos. No la estoy vendiendo, no hace falta. Ahora Málaga se vende sola.

Primer factor, fundamental. Málaga tiene el mejor clima no solo de España sino de toda Europa. De 365 días que tiene el año, en Málaga llueve de media unos tres días al mes, y tenemos casi 3.000 horas de sol. Privilegiados por nuestra situación geográfica en el mundo, ya los fenicios se fijaron en nosotros en el siglo VIII A.C haciéndonos una de las ciudades más antiguas de Europa y el puerto más importante del Mediterráneo durante siglos. Pero volviendo a la actualidad, ¿qué europeo jubilado no se retira aquí simplemente por el clima?

Segundo factor, es que es la sexta ciudad más habitada de España y la zona urbana más densamente poblada del país, por el hecho de que, de punta a punta de la costa se unen todas las localidades. Los últimos años ha crecido en población y en distritos y cada día crece más. Tenemos el PTA (Parque Tecnológico de Andalucía) que no es solo de Andalucía, sino que tenemos el único Silicon Valley de Europa, donde conviven más de 500 empresas y el international business está llamando a nuestra puerta diariamente. Es la tercera ciudad española que más está creciendo detrás de Madrid y Barcelona y la primera que se está recuperando de la crisis económica. Los españoles tienen Málaga como primer destino laboral detrás de Madrid dentro del territorio español, y pronto desbancará a la capital, por su calidad de vida.

El tercer factor, el que está mejorando la marca Málaga en los últimos años, es la cultura. Málaga ha apostado por la cultura para llamar a este turista que no venía. El turista ya no viene a la Costa del sol buscando playa, ahora el turista no solo busca playa, busca cultura, arte, cine, gastronomía… Todo el pack cultural en uno. Málaga se ha hecho un hueco en el mercado cultural. Ya no tenemos que explotar la figura de Picasso, ahora tenemos mucho más, tenemos artistas, músicos, museos, galerías, festivales de música y cine, teatro… Tenemos el único Pompidou de España, un Thyssen, un Museo Ruso, galerías de arte como La Casa Rosa, La Casa Amarilla… El Festival de Cine Español, la provincia con más festivales de música del país…  Todo el sector está apostando por Málaga y no solo por que la llamen la segunda Barcelona sino porque está creando su propia identidad.

La capital del ‘pescaíto frito’, del boquerón, está dejando huella y no solo por el malagueño que siempre va a amar su tierra y aunque vuele durante cierto tiempo, vuelve a casa, sino por el turista que siempre vuelve, que tiene arte por todas partes y el malagueño adoptivo que decide vivir aquí, porque como aquí no se vive en ningún sitio.

 

Deja un comentario

El email no será público.