Málaga modera su crecimiento en 2016 por la incertidumbre internacional

Málaga modera su crecimiento en 2016 por la incertidumbre internacional

ESD

La comunidad andaluza ha terminado 2015 con un crecimiento de su PIB del 3,2 por ciento, el mayor repunte desde que la economía regional frenara su expansión en 2006, según datos de Analistas Económicos de Andalucía. Málaga, por su parte, ha cerrado el ejercicio con un avance muy destacado de su Producto Interior Bruto. En concreto, alcanza un 3,3 por ciento (las primeras estimaciones), y una décima por encima de la media andaluza. Gracias a esta tasa se ha convertido en la principal locomotora de Andalucía.

El PIB andaluz repunta un 3,2 por ciento, la mejor ratio desde 2006

Durante el presente año, la provincia mantendrá su tónica de recuperación si bien moderará el crecimiento en línea con lo previsto para el resto de provincias. En este sentido, la sociedad de estudios del Grupo Unicaja calcula un crecimiento para 2016 del 2,7 por cien. La Costa del Sol pierde el puesto de cabeza que recae en Granada quien experimentará, con un 3,1 por ciento, la mayor subida. La coordinadora del informe trimestral que presentó Analistas días pasados, Felisa Becerra, aclaró que “Málaga posee un gran volumen y sus tasas, obviamente, no pueden seguir la misma trayectoria que otras provincias”. Dicho de otro modo, el peso de su actividad impide grandes crecimientos. Además, hay que tener en cuenta la evolución de la economía china que se está ralentizando y las políticas monetarias de Estados Unidos.

Otro dato positivo se refiere a la tasa de paro que ha cerrado el año por debajo del 30 por ciento.

El consejero delegado de Analistas, Francisco García Navas, confirmó la recuperación de las importaciones. En el caso de Málaga se duplicaron respecto a las exportaciones. Un dato que evidencia la recuperación del consumo interno pero que, al mismo tiempo, perjudica la balanza comercial. No en vano, abogó por “no tirar en exceso de las importaciones cuando nuestros productos están bien considerados internacionalmente”, refiriéndose a la imagen de marca de Andalucía. “Hay que confiar en ellos”, añadió.
El sector Servicios tiene una importancia capital en la provincia ya que aporta el 80 por ciento de la actividad total, siendo el Turismo su principal valedor. Entre enero y octubre de 2015, tanto los viajeros como las pernoctaciones aumentaron un 4,2 y un 3,6 por cien, respectivamente.
Analistas atribuye el buen comportamiento a “la demanda extranjera ya que entre los residentes españoles se ha registrado una disminución interanual” en ambas magnitudes. Otro dato positivo tiene que ver con el grado de ocupación que se incrementa en 1,8 puntos hasta alcanzar el 61,6 por cien para el conjunto del año, “el más elevado”, apunta el informe, “del conjunto regional”.

Brotes verdes en el ámbito inmobiliario

Conforme avanzaba 2015, la actividad inmobiliaria mejoraba. Hasta octubre de 2015 el número de hipotecas se incrementó casi un 27 por cien y el volumen de compraventas lo hizo un 14,3 por ciento. Aquí, los datos son contradictorios.

Mientras las transacciones de viviendas usadas se dispararon un 48,8 por cien, las nuevas cayeron un 37,3 por ciento lo que arroja luz sobre cómo se está comportando el mercado inmobiliario en la provincia. De cualquier forma, el año pasado arrancó con subidas del precio de la vivienda en torno a un 2,1 por ciento.

Ratios en Andalucía

Según la sociedad de estudios del Grupo Unicaja, todos los sectores han mostrado crecimientos superiores al 3 por cien en Andalucía, a excepción del agrario. El consumo privado, el principal barómetro de la reactivación económica, aumentó un 3,4 por ciento mientras la inversión repuntó un 5,3 por ciento a lo largo del ejercicio.

La coordinadora del informe explicó que la “economía española –al igual que la andaluza- es una de las que más está creciendo en el conjunto de la eurozona” ya que “parte de una recesión más profunda”. A su juicio, ha resultado clave la “fortaleza del componente interno de la demanda y dentro de ella el consumo de los hogares”.

Unicaja mantiene sus previsiones para 2016 y estima un aumento del PIB andaluz en torno al 2,8 por ciento. Todos los sectores mostrarán una evolución positiva, si bien, algo más contenida.

El desempleo, ‘talón de Aquiles’

Aun cuando 2015 ha permitido invertir la situación de crisis, el mercado laboral andaluz no se ha contagiado. El empleo se incrementó un 3,9 por ciento a lo largo del año lo que habría permitido reducir el número de parados un 6,5 por ciento. Sin embargo, esto no ha evitado que la tasa de paro se estanque en el 32,4 por ciento, lo que impide bajar del millón de parados. Las perspectivas para el año en curso son reducir esta magnitud en dos puntos hasta el 30,6 por ciento. García Navas, consideró el paro como “el talón de Aquiles de la economía regional” y volvió a reclamar un “esfuerzo importante en la política económica”.

Deja un comentario

El email no será público.