Menos pescado y menos gasto - El Sol Digital
Menos pescado y menos gastoMercado central de Atarazanas

Menos pescado y menos gasto

Sergio Rodríguez.- La etapa navideña despidió 2018 y dio la bienvenida al 2019 con las habituales imágenes de mercados abarrotados en los días donde por excelencia se organizan cenas en cada hogar de Málaga. La gran presencia de clientes en los mercados del Carmen y Atarazanas, especialmente en el segundo, contrasta con la realidad, pues tenderos y clientes reflejan dos realidades: el descenso del gasto y del consumo de pescado.

“La gente hace comidas ya en todas las épocas del año, no es como antes”, declara un vendedor, que agrega que únicamente ha tenido un día en el que las ventas estuvieron a buen nivel. En los puestos de venta de pescado se coincide en que el día de la semana ha influido de manera negativa, pues los lunes el pescado más fresco es el del sábado, lo que hace mella. El pescado sigue siendo un manjar codiciado en las cenas navideñas, lo que provoca siempre que su precio sea más elevado. “Llevo casi 30 años en esto y la diferencia siempre es que estamos en invierno. También hay que recordar que se han ahogado cinco marineros recientemente. El pescado no son ladrillos apilados y hay que ir a pescarlo diariamente”, manifiesta un veterano pescadero, que recuerda que llegadas las fechas señaladas todo el mundo quiere en su mesa gambas y marisco.

pescado
En las pasadas Navidades, el pescado y el marisco experimentaron grandes subidas de precio

Las circunstancias (o los gustos quizás) han hecho que en algunas casas el menú no haya incluido pescado. “No he puesto pescado este año. Hemos optado por un aperitivo abundante y un pavo como plato principal”, manifiesta una mujer, que confiesa que la organización de la cena le supuso “aproximadamente 200 euros”. Otro cliente del Mercado de Atarazanas, en este caso un hombre, afirma que la organización de una de las cenas señaladas le costó 300 euros, aunque confiesa entre risas que “lo bueno es que después te tiras unos días comiendo lo mismo”. Este cliente es fiel al pescado y dice que nunca falta en su mesa debido a que el pescado de Málaga “tira más”.  Hay quien no tiene el papel de organizar nada en casa, circunstancia que por lo general es acogida con humor y una sonrisa. “Lo tengo muy fácil porque voy de visitante, aunque voy a llevar una ensaladilla rusa”, explica una clienta del Mercado del Carmen, que agrega: “En Nochebuena si organicé yo la cena. Hice vieira y cordero”. Otra clienta del mismo mercado explica que en su caso le da dinero al familiar que organiza la cena.

Otro de los posibles motivos del descenso de las cifras es que la sociedad haya optado por la opción previsora y ahorrativa: comprar con antelación. “No creo que sea así, en España somos muy de dejarlo todo para última hora”, asegura un trabajador. Una compradora declara que sí tiene por costumbre “comprar las cosas con tiempo y congelarlas” para ahorrarse la subida de precios de los días señalados. Los clientes coinciden en que la previsión se traduce en ahorro, aun así, hay quien no opta por esta vía. “Congelando la carne y el pescado pierden calidad y eso no merece la pena”, afirma un joven, que opina que “el marisco sube de precio porque hay más demanda, no porque haya poco”. El mismo protagonista señala que la diferencia en los precios radica en la elección del pescado fresco frente al congelado.

Como en todo, las cenas navideñas reflejan la variedad de opiniones y gustos existentes, aunque todo el mundo coincide en que lo importante es juntarse con los seres queridos y pedir salud para el año nuevo.

La afluencia de público es mayor en estas fechas

Deja un comentario

El email no será público.