Mentiras para la historia a propósito de Unamuno - El Sol Digital

Mentiras para la historia a propósito de Unamuno

Cuando se antepone la ideología al rigor histórico pasan estas cosas. Es el caso del autor del documental “Palabras para un fin del mundo”, Manuel Menchón, que se embosca en una sarta de inexactitudes con tal de endosarle la muerte de Miguel de Unamuno al franquismo. Pero Severiano Delgado, autor de “Arqueología de un mito” pone las cosas en su sitio y desmiente al componedor con ínfulas. Así, los que dicen buscar la verdad son los que más mienten y se convierten en los padres de las fake news.

Menchón propone la posibilidad de que los franquistas asesinasen a Unamuno, y como suena a escándalo y revelación, éxito asegurado. Saca a la luz supuestos documentos inéditos que supuestamente mostrarían el boicot de la Alemania nazi al pensador español en la concesión del Nobel de Literatura y, además, Menchón demostraría que el régimen franquista se dedicaba a extorsionar a los habitantes de las ciudades que tomaba mediante una clase de “impuesto revolucionario”. Veamos.

Ya se intentó algo parecido con “Mientras dure la guerra”, de Amenábar, también sin éxito. Pero el autotitulado documentalista desconoce la historia de la Guerra Civil y de la misma Salamanca en la que suceden los hechos, manejando documentos históricos con una falta de rigor que asusta. La causa de la muerte del filósofo español fue “hemorragia bulbar”, y no hubo autopsia porque no se necesitaba en un caso tan claro de muerte natural, pero en la pantalla no se muestra completa la frase de la causa de la defunción para confundir al espectador. Trucos de magia. Además, el supuesto asesino, el falangista Bartolomé Aragón, sí conocía a Unamuno, en contra de lo que plantea Menchón, que se equivoca hasta en la hora del entierro. Y de boicot alemán al Nobel, nada, ni es inédito el documento que se muestra (fue publicado en 2002), ni se dice que ese Nobel ese año quedó desierto. En cuanto al impuesto revolucionario, Menchón ha descubierto lo que se conocía como las “suscripciones patrióticas”, un tema muy visto. ¿Memoria histórica o mentiras sobre la historia?

Deja un comentario

El email no será público.