Modelo informativo 179. Álvaro Graciani. Abogado - El Sol Digital
Modelo informativo 179. Álvaro Graciani. Abogado

Modelo informativo 179. Álvaro Graciani. Abogado

El real decreto 1070/2017, de 29 de diciembre, introdujo un nuevo artículo, el 54 ter, en el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos, regulando la obligación de informar sobre la cesión de uso de viviendas con fines turísticos. La finalidad de este modelo tributario era que las personas y entidades que intermedien entre los cedentes y cesionarios del uso de viviendas con fines turísticos situadas en territorio español, informarán periódicamente de las cesiones de uso en las que intermedien.

Dentro de los extremos que los intermediarios tenían que incluir en este modelo estaban: la identificación del titular o titulares de la vivienda, del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda (si es distinto del titular de la vivienda) y de las personas o entidades cesionarias,  la identificación del inmueble (dirección completa) con especificación de la referencia catastral, en el caso de que la tuvieran asignada, el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos, y el importe percibido, en su caso, por el titular cedente del uso de la vivienda.

Visto lo anterior, era fácil prever que iba ser un modelo complicado, pues la empresa intermediaria tenía que recabar toda esa información para cada una de las reservas que se hicieran en cualquier vivienda turística y, por supuesto, contar con un sistema que lo automatizara todo pues sino la labor sería inasequible. Imagínense una empresa que gestione, por canales propios, solo diez viviendas turísticas, si al año recibe sesenta reservas por vivienda, tendría que rellenar la información de ciento cincuenta reservas por trimestre, trámite que realizado de manera manual no resulta estimulante.

Ahora, una vez finalizada la campaña de renta, se ha visto la dificilísima aplicación de este modelo, pues raro ha sido el caso en el que ha coincidido la cuantía que aparecía en los datos fiscales del contribuyente en el IRPF, cuyo origen era el modelo 179, y la cuantía realmente percibida por el mismo debido al arrendamiento de viviendas turísticas. Desde personas que tienen viviendas turísticas y no les aparecía ningún ingreso en relación a las mismas, hasta personas que no teniendo ninguna de estas viviendas, según sus datos fiscales, han obtenido unos pingües ingresos arrendándolas en el 2019.

No podemos olvidar que la vivienda turística es el único alojamiento turístico que está sometido a este modelo de control tributario, imponiéndosele con el mismo un férreo control de cualquier tipo de transacción que se produzca a través de intermediarios. Es por ello que si debido a la dificultad de elaborar correctamente el modelo 179, la información que obtiene la Agencia Tributaria no es correcta, todo ello podría derivar en numerosos procedimientos tributarios que, probablemente, recaudaron poco y harán consumir recursos de la Hacienda Pública, además de producir algún corte de indigestión a algún contribuyente.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

El email no será público.