“Muchos materiales con amianto se retiran sin seguir el protocolo”

“Muchos materiales con amianto se retiran sin seguir el protocolo”

José Méndez, responsable de área del Grupo J&A (Amianto Málaga) opina el reconocimiento del cáncer de laringe por inhalación de amianto como enfermedad profesional llega tarde

Maite Díaz Torres

José Méndez, responsable de área del Grupo J&A (Amianto Málaga) opina el reconocimiento del cáncer de laringe por inhalación de amianto como enfermedad profesional llega tarde.

La seguridad social reconoció el pasado 11 de septiembre el cáncer de laringe por inhalación de amianto como enfermedad profesional. Esta inclusión, que se plasmará en real decreto, pone acento en el peligro potencial al que están expuestos los trabajadores en contacto con el material. En Málaga puede haber “más de dos mil edificios edificados con amianto, muchos de ellos edificios públicos como colegios o institutos”, asegura José Méndez, responsable de área de Grupo J&A, grupo al que pertenece la empresa Grupo J&A.

Asbestosis

José Méndez, denuncia que el reconocimiento del cáncer de laringe como enfermedad profesional “llega tarde”, ya que han pasado más de quince años desde que se conocen los efectos nocivos de este material y hoy en día aún “mucha gente va con asbestosis al médico y no sabe reconocerla”, asegura.
La asbestosis es el nombre técnico de la enfermedad respiratoria que se produce por la inhalación de las fibras desprendidas por el amianto. Estas esporas se clavan en el pulmón o en la laringe y el cuerpo no lo elimina, lo que causa cáncer y otras enfermedades del aparato respiratorio.

Precedentes

El amianto es una composición que integran algunos elementos constructivos. Por ser muy buen impermeabilizante, aislante acústico y térmico este material era “un elemento cañón, el descubrimiento del siglo” explica Méndez. Por sus propiedades y su bajo precio se utilizó mucho durante los años sesenta en bidones, tuberías, o integrado en las placas de Uralita de fibrocemento, una mezcla de cemento y amianto empleada para la construcción de cubiertas.
Desde el año 2002 está terminantemente prohibido producir, comercializar e instalar productos que contengan amianto. Sin embargo, aún quedan muchos edificios que han sido construidos con este material, ya que no es obligatorio proceder a su retirada si se encuentra en buen estado. El problema viene cuando el amianto no fibrable, el tipo de amianto más utilizado en la construcción, se fractura o se rompe, ya que al fracturarse es cuando las esporas de amianto se diseminan por el aire.

Grupo J&A

Grupo J&A se dedica a la retirada de este material siguiendo el protocolo necesario para que el procedimiento sea seguro tanto para los trabajadores como para los ciudadanos que puedan estar expuestos. Es una de las primeras empresas de nuestra ciudad que se especializaron en la retirada segura del fibrocemento.
Méndez explica que traer este campo a Málaga fue muy complicado, ya que “la manipulación del amianto tiene un camino que no es fácil”. Tuvo que viajar a Madrid para especializarse y más tarde colaborar con compañeros de otras ciudades hasta que finalmente consiguieron formar parte del Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA), que les certificó en la retirada segura del material.

Los peligros de no seguir el protocolo de seguridad

En Grupo J&A son conscientes del peligro que tiene este material, que en muchos casos “se retira sin seguir ningún protocolo de seguridad por un fontanero común”, asegura Méndez. Algunos ayuntamientos no ponen medios a la hora de extraer el fibrocemento dañado, como puede verse en Emasa. Esta “empresa subcontratada por el Ayuntamiento de Málaga no tiene protocolos de amianto”, denuncia Méndez.
Mientras existen numerosas ayudas para la rehabilitación de edificios públicos y privados, la retirada del amianto no se incentiva con ninguna subvención. Méndez cree que “debería haber una ayuda para retirar este material, que es tóxico y atenta contra nuestra salud”, ya que si se concedieran podrían reducirse las “cubas de obras llenas de amianto y los vertederos ilegales repletos de fibrocemento”.

El incendio del cine Andalucía

Desde Grupo J&A se han llevado a cabo varios procedimientos legales para incitar la retirada responsable de materiales de amianto en edificios dañados. Esta empresa organizó la obra para aislar el amianto del cine Andalucía después de su incendio en marzo de 2014. Méndez asegura que este procedimiento no fue tarea fácil, ya que “cuando el cine Andalucía ardió se cayó toda la cubierta abajo y el amianto estaba completamente deshecho a lo largo de todo el patio de butacas, fue un trabajo muy laborioso”.
Tras esta obra, el CEO de Amianto Andalucía no comprende “cómo pueden haber retirado la uralita de un edificio que se quemó y no quitar la cubierta del edificio que se encuentra justo en frente y que ha sido construido con los mismos materiales. Se trata de un edificio público y la gente sigue expuesta al peligro”, cuenta Méndez refiriéndose al edificio Astorga, antiguo cine situado en la Plaza de la Merced y abandonado desde hace varios años. Ahora mismo en Málaga puede haber “más de dos mil edificios edificados con amianto”, asegura el CEO de Grupo J&A. Casi toda Carretera de Cádiz está construida con uralita y los tejados de los polígonos industriales están hechos en su mayoría con amianto. Incluso la inmensa mayoría de colegios e institutos contienen fibrocemento. Él opina que “no somos conscientes del peligro que tiene este material” ni de la necesidad de retirarlo de una forma segura.

La retirada del amianto

El procedimiento para poder manipular cualquier pieza de amianto no es sencillo. Es necesario crear un plan de trabajo y comunicar a la Junta de Andalucía, a la inspección de trabajo, a la seguridad laboral y a Medio Ambiente el comienzo de la obra para que puedan seguir el camino de este residuo tóxico. La retirada de chapa suele rondar unos siete u ocho euros el metro, abaratándose el coste dependiendo de la cantidad de material. Antes de comenzar a retirar el amianto, es necesario que se cumpla a rajatabla el protocolo de seguridad. Todos los operarios deben utilizar mascarilla, mono, zapatos especiales y guantes protectores para evitar daños de salud. El espacio que va a ser desamiantado tiene que ser sellado con una cabina de seguridad que impide la salida de los materiales fuera del recinto. Si se procede a la retirada de amianto friable, la variedad más peligrosa porque suelta esporas con mucha facilidad, se cierra el local con una burbuja a la que se conecta un depresor que acumula todo el residuo.
La variedad no friable de este material se retira aplicando antes un pegamento para evitar que las fibras salgan volando. El amianto “ no se destruye, solo se entierra encapsulado y sellado por proveedores especializados”. Desde el momento en el que está sellado ya no se considera residuo. Todo cliente debe guardar el certificado de retirada del amianto durante cincuenta años para poder justificar su exposición con el material en el caso de tener algún problema de salud relacionado. En la actualidad, Grupo J&A ha abierto un procedimiento para conseguir que se retiren los más de dos mil metros de amianto que se encuentran en una fábrica abandonada situada en Vélez Málaga junto a un centro comercial. Méndez asegura que recibió “una llamada de un técnico del Ayuntamiento de Vélez- Málaga pidiendo presupuesto, por lo que es posible que estén valorando retirar el amianto.

Plataforma Amianto Cero

Fue precisamente tras el incendio del cine Andalucía, edificio para el cual Grupo J&A retiró el amianto, cuando los vecinos alarmados por el desarrollo de los acontecimientos se unieron con otros grupos sociales para denunciar el peligro de este material. Así crearon la plataforma Amianto Cero. Según el acuerdo del Parlamento Europeo del 14 de marzo de 2013, todo el amianto instalado deberá estar erradicado antes de 2030, sin embargo, esta plataforma denuncia la necesidad de retirar urgentemente el amianto de lugares como guarderías e institutos, ya que los niños son muy vulnerables a los efectos cancerígenos de este grupo de minerales.

Deja un comentario

El email no será público.