Negociación Colectiva y marco político - El Sol Digital

Negociación Colectiva y marco político

El pasado 8 de junio, CEOE, CEPYME, CCOO y UGT firmaron el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva con vigencia de 2015 a 2017, ambos inclusive, para facilitar, desde su naturaleza obligacional, criterios y orientaciones en la negociación de los convenios.
En general, no se presta especial atención en los medios informativos a esa negociación colectiva, pese a su extraordinaria importancia tanto para trabajadores como empresarios y para la marcha de la economía nacional. En este III Acuerdo se pretende contribuir a la recuperación económica y del empleo y se profundiza en los objetivos de acuerdos anteriores con el fin de dar continuidad a un adecuado equilibrio entre la flexibilidad para las empresas y la seguridad para los trabajadores.
Es, precisamente, en ese equilibrio en el que pueden y deben radicar las posiciones negociadoras en una situación en la que pese a que se está consolidando la recuperación de la actividad el grado de incertidumbre es elevado a medida que transcurre el tiempo. Una de esas incertidumbres es, claro está, la política. Tanto por la llegada de los antisistema a las instituciones –Bildu en Navarra, Podemos en el Ayuntamiento de Madrid, Colau en Barcelona, Comunidad Valenciana…-, como por los resultados que puedan deparar las elecciones generales de noviembre y el reto independentista catalán de septiembre, verdadero desafío a la ley. El presidente del BBVA, Francisco González, ha señalado en Actualidad Económica que gracias al populismo “ya se están paralizando decisiones de inversión” y advierte que “la inercia de la economía no es tan fuerte como para resistir un escenario político inestable”.
Por esta y otras razones, si las organizaciones empresariales y sindicales, muy afectadas por la crisis y algunas por clamorosos casos de corrupción, quieren contribuir decididamente a la recuperación y normalización económica harían bien en emplear sus mejores habilidades negociadoras y moderadoras en la negociación colectiva y mostrar a la nación entera su sentido de la responsabilidad nacional en unos momentos difíciles en lo político, quizá más que en lo económico.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.