Neuromarketing o cómo enganchar al consumidor emocionalmente – Deja huella. Cristina Herrera - El Sol Digital
Neuromarketing o cómo enganchar al consumidor emocionalmente – Deja huella. Cristina Herrera

Neuromarketing o cómo enganchar al consumidor emocionalmente – Deja huella. Cristina Herrera

El marketing a lo largo de su historia ha utilizado diferentes técnicas de investigación para saber cómo actuará de un modo más eficaz de cara al consumidor. Pero hace aproximadamente 30 años las empresas vieron que sus estrategias de marketing fracasaban. Expertos concluyeron que el consumidor no siempre tomaba las decisiones de forma racional, sino que gran parte de su decisión era emocional. Aquí comenzó la era del neuromarketing, cómo enganchar al consumidor emocionalmente sin que fuese consciente. El neuromarketing estimula al consumidor a través de los cinco sentidos, es así de sencillo, aunque esta ciencia se centra sobre todo en tres aspectos del consumidor, la atención, la emoción y la memoria.

Actúa sobre la experiencia emocional, manipula conscientemente al consumidor que de forma inconsciente adquiere el producto. Aquí vemos la unión del neuromarketing con el marketing sensorial y el marketing experiencial que, al fin y al cabo, son el origen de esta técnica de consumo. El 69 por ciento de los consumidores compra de forma inconsciente y el 30 restante no está libre de este tipo de marketing, están influenciados igualmente de otra forma. La publicidad cada vez está más controlada en este sentido, experimentan de forma psicológica con ella para obtener resultados óptimos para sus ventas. Todo, absolutamente todo, está pensado para activar el ‘botón sensorial’ del ciudadano.

El neuromarketing es una disciplina que estudia los estímulos del consumidor para vender más. Es así de simple. Estudian nuestro comportamiento, los diferentes perfiles de los consumidores y aprovechan el bombardeo de publicidad para destacar un producto sobre los demás con las emociones. Podríamos decir que es una disciplina psicológica adaptada a las ventas y al comercio.

Es más, hasta el e-commerce está perfectamente adaptado al neuromarketing. Parece extraño ¿no?, ya que el comercio electrónico lo entendemos como una técnica de ventas más distante y directa. Nos equivocamos. El diseño, la fuente del texto y hasta los colores están perfectamente seleccionados para conseguir ciertos objetivos. Las empresas que trabajan con e-commerce son las que más invierten en neuromarketing para captar la atención del consumidor a través de las redes sociales gracias al comportamiento de cada usuario que les viene dado por el big data.

El neuromarketing deja huella en tu mente, forma parte de tus emociones y manipula tus decisiones para satisfacer tus ‘necesidades’. ¿Quién no ha entrado en una tienda simplemente porque le ha llamado la música (neuromarketing auditivo), el olor (neuromarketing kinestésico) o la iluminación? Todo influye en la decisión de tu compra, ¿no crees?

Deja un comentario

El email no será público.