No correr detrás de los precios. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga. - El Sol Digital
No correr detrás de los precios. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga.

No correr detrás de los precios. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga.

Semana de comportamiento mixto en los principales índices de renta variable, en unas sesiones marcadas por la rebaja de previsiones, tanto económicas como de resultados empresariales, y una debilidad superior a la esperada en la mayoría de indicadores macroeconómicos. Sin embargo, y al mismo tiempo, se empiezan a ver mejoras en la evolución de la pandemia en algunos países, lo que podría acelerar la retirada de restricciones de movilidad en las diferentes regiones. Así, el Nasdaq en la semana acumulaba una revalorización cercana al +6% (+1% en 2020), nuestro Ibex cedió más de un 2%. Nuestra impresión, y mi recomendación, es no correr detrás de los precios. Es muy probable una recogida de beneficios, y esos valores que se nos han ido, los podamos comprar, muy cerca de los mínimos del 16 de marzo en España, y del 23 de marzo en Estados Unidos.

Comenzó la semana con el acuerdo del Eurogrupo para la implementación de un paquete de ayudas de 540.000 mln eur, aunque se mantienen las dudas sobre el medio de financiación y la capacidad de un paquete que supone apenas un 4% del PIB europeo, muy por debajo de lo visto en EEUU. Otras referencias a tener en cuenta durante la semana fueron los nuevos estímulos del Banco Central de China que redujo 20 pbs hasta niveles de 2,95% el tipo de interés de crédito a un año (supone inyectar 100.000 mln de yuanes) y 50 pbs del ratio de reserva de los bancos (libera 200.000 mln de yuanes).

El FMI actualizó sus previsiones de crecimiento anticipando la peor crisis desde la Gran Depresión. Espera que la economía mundial se contraiga un 3% este año y se recupere un 5,8% en 2021 en su escenario central bajo los supuestos de que la pandemia se disipe en la segunda mitad del año y gradualmente se reviertan los esfuerzos implementados para su contención. Sin embargo, el organismo ha señalado los riesgos del peor escenario en el que una pandemia más duradera en el tiempo tendría un impacto inevitablemente más fuerte y duradero en la actividad económica y el mercado financiero, señalando también el riesgo de nuevas oleadas. Para España, pronostica una caída del PIB del 8% en 2020 y una recuperación del 4,3% en 2021. Con estas previsiones, en 2021 la economía todavía se encontraría por debajo de los niveles precoronavirus.

En el plano macro, deterioros muy superiores a los esperados en las encuestas adelantadas de abril, manufacturera de Nueva York y Fed de Philadelphia, que se sitúan en mínimos históricos. Continúa el deterioro del mercado laboral estadounidense con 5,2 millones de nuevas peticiones semanales de subsidio, que elevan el paro a niveles cercanos al 17% (vs 10% en 2009). Debilidad en las cifras de China, mejores de las estimadas en balanza comercial y producción industrial de marzo.

De cara a la presente semana esteremos pendientes de los resultados trimestrales en Estados Unidos, la aceleración de los mismos en Europa, y el comienzo en España con la publicación de las cifras de Enagás, Viscofan, Bankinter y Acerinox, aunque la atención estará en las guías que puedan ofrecer de cara al resto de 2020, aun teniendo en cuenta la escasa visibilidad. El día 23 de abril se reúne el Eurogrupo, donde veremos si se acercan posturas para definir el método de financiación de las distintas medidas de ayuda anunciadas, así como definir un plan de acción para la recuperación económica de la región.

En cuanto a nuestra visión de los mercados, la incertidumbre en torno al impacto del coronavirus en la economía global sigue siendo elevada. Por ello seguiremos de cerca las revisiones a la baja de crecimiento económico y BPAs a medida que vayamos ganando visibilidad. Hasta entonces, nos parece difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas. La ralentización en el ritmo de contagios continúa siendo condición necesaria (ya comienza a darse en algunos países), aunque no suficiente, para ver un rebote sostenido en los mercados. Mantenemos en nuestras carteras la exposición a sectores regulados o considerados esenciales y compañías con mayor flexibilidad para adaptarse al entorno actual y con posiciones financieras más conservadoras, que puedan mostrar un mejor comportamiento relativo, sin descartar que el mercado ofrezca mejores puntos de entrada.

Deja un comentario

El email no será público.