Noche Vieja y lecturas para el nuevo año de un animal simbólico. María Viedma García. Escritora - El Sol Digital
Noche Vieja y lecturas para el nuevo año de un animal simbólico. María Viedma García. EscritoraEl dios bifronte Jano

Noche Vieja y lecturas para el nuevo año de un animal simbólico. María Viedma García. Escritora

Cada 364 días, nos encontramos al borde de un nuevo año. El treinta y uno de diciembre es una fecha bisagra, un punto de giro entre el pasado y el futuro, entre el tiempo exhausto y el naciente. Durante unas horas -tal vez menos- hacemos balance del año vivido y nos llenamos de buenos deseos y propósitos que con el correr de los días se desinflan y en ocasiones nos duran lo que tardamos en retirar los adornos navideños.

Los romanos que sabían mucho de todo (y que fueron los inventores de la Navidad casi en los términos en la que hoy la conocemos) bautizaron al primer mes del año con el nombre de Ianuarius, en honor al dios Jano que presidía los umbrales y a quien el poeta Ovidio llamaba “Dios de todos los inicios”. Era  Jano -Janus- un dios bifronte con una cara barbuda y vieja que miraba al pasado, y otra, lustrosa y aniñada, que contemplaba el porvenir.  En el lejano 191 antes de la era cristiana, Roma instituyó el primero de enero como el inicio del año (antes había sido el uno de marzo; en esto de los calendarios el ser humano es caprichoso y recurre a símbolos y explicaciones complejas). Al objeto de honrar el uno de enero, los romanos tan aficionados a los banquetes, invitaban a comer a sus amigos y les regalaban jarros de miel con dátiles e higos secos… “para que pase el sabor a las cosas y que el año que empezó sea dulce”, aseguraba Ovidio en sus Fastos (desearnos lo bueno de cara al año entrante es una costumbre tan antigua como civilizada).

En esto de los fastos, cada cual arrima legítimamente el ascua a su sardina y la Iglesia hizo lo propio cristianizando el año nuevo mediante la festividad de San Silvestre. No es seguro que este pontífice (Silvester, en latín) bautizara al emperador Constantino, pero puestos a despedir el año, lo suyo es hacerlo por todo lo alto poniendo fin a una era -la del paganismo- e inaugurando otra, la cristiana. Sepa que San Silvestre, papa número treinta y tres (cifra simbólica donde la haya) se transmuta cada Noche Vieja en un Janus cristiano, en un santo del umbral, de la intersección entre el año que se marcha y el que acaba de llegar. En Italia incluso subsiste una leyenda que atribuye a San Silvestre la liberación de la provincia de Reti de un dragón que habitaba una caverna, a la cual se llegaba tras ascender muchos escalones. Adivine cuántos: 365, ni uno más ni uno menos.

No olvide, pues, que cuando descorcha el espumoso, Janus et Silvester/ Silvester et Janus le están ayudando a cruzar de un año a otro. Su actos, estimado lector, incluso los que considera banales, están envueltos y precedidos de significaciones legendarias que se pierden en la noche de los tiempos. No se engañe: usted no es un ser humano únicamente por su capacidad de razonar, lo es, sobre todo, por su capacidad de imaginar. Como dijera el filósofo Cassirer, usted, en tanto que humano, es un animal simbólico. Y si hay algo que de verdad define a la especie humana es su capacidad de simbolización.

Retomando ahora los buenos propósitos de año nuevo, apelo, lector, a su voluntad para evitar  que se desinflen tan pronto desaparezca el espumillón navideño. Le animo a cultivar esos buenos propósitos. Si no tiene uno definido o si acaso lo pierde, yo le sugiero leer. No se me ocurre otro más edificante ni tampoco más cómodo; puede hacerlo sentado, incluso tumbado.  Y ya puestos a leer (en la posición que prefiera), ¿qué mejor que  escoger obras que le permitan entenderse como animal simbólico? En este sentido, me permito recomendarle cinco lecturas para los 365 días que tiene por estrenar:

El hombre y sus símbolos. Se trata del último trabajo del eminente psiquiatra Carl G. Jung  y lo escribió junto a sus más íntimos colaboradores (J.L.Henderson, J. Jacobi, M.-L Von Franz y A. Jaffé ). Es una obra dirigida al gran público y en ella analiza los símbolos del inconsciente colectivo y su expresión a través de los sueños. Jung acabó esta obra y también su vida en el mismo mes. Dedicó su dilatada existencia a ayudar a hombres y mujeres a comprenderse a sí mismos. Este libro  es el legado de un sabio, pues Jung -el descubridor de los arquetipos del inconsciente colectivo- encarnó como nadie el arquetipo del viejo sabio. No lo deje pasar.

El antropólogo J.G Frazer le ofrece en El Folklore en el Antiguo Testamento una comparación entre relatos provenientes de lugares de la tierra alejados de Palestina con relatos extraídos del Antiguo Testamento. Frazer, que posee una prosa bellísima, le convencerá con su erudición y su verbo primoroso, de la universalidad de la experiencia psíquica que reflejan esas narraciones. Le hará entender que todos estamos hechos de la misma pasta y que, por consiguiente,  compartimos mitos con substratos idénticos.

El Diccionario de símbolos de Juan Eduardo Cirlot Laporta fue publicado en 1958 con el título Diccionario de símbolos tradicionales y traducido al inglés en 1962.  Es la primera obra contemporánea de simbología (la gran ciencia de la antigüedad) y signografía ordenada alfabéticamente. Se trata de un extraordinario libro de consulta con el que buceará en los significados profundos en escultura, arquitectura, pintura y otras manifestaciones artísticas y culturales del pasado y del presente.

Imágenes y Símbolos, del filósofo e historiador de las religiones Mircea Eliade, es una obra breve, pero no por ello menos extraordinaria. Su autor -un convencido de la pervivencia en el hombre moderno de una mitología abundante- le llevará de la mano a través de diferentes símbolos e imágenes universales, y le ayudará a ver a través de ellos, todo cuanto permanece refractario a los conceptos.  No es solo una obra erudita, es también, de algún modo, una  obra iluminada.

Los orígenes Sagrados de las Cosas Profundas, de Charles Patani le acercará de forma desenfadada al significado detrás de los ritos y los rituales de las religiones del mundo. Un libro apto para cualquier persona interesada en las tradiciones religiosas y en la Historia de las ideas.

Deja un comentario

El email no será público.