“Partimos del ocio y la diversión como herramientas para acercar la cultura al público”. Carlos Sánchez, director del Teatro Alameda - El Sol Digital
“Partimos del ocio y la diversión como herramientas para acercar la cultura al público”. Carlos Sánchez, director del Teatro AlamedaCarlos Sánchez

“Partimos del ocio y la diversión como herramientas para acercar la cultura al público”. Carlos Sánchez, director del Teatro Alameda

Desirée Ruiz Ariza.- Comienza el otoño y con él la programación de la agenda cultural de Málaga. En esta ocasión, hemos querido acercarnos al Teatro Alameda para conocer las novedades que se van a poder ver estos meses sobre su escenario. Aprovechamos nuestra visita también para saber cómo fueron sus inicios, qué ha supuesto la mejora de su entorno con la creación del Soho y charlar sobre el sector y la profesión de los actores malagueños. Para ello, entrevistamos a su director, Carlos Sánchez.

¿Cuál es la historia que guardan las bambalinas del Teatro Alameda?

Este local lo compró mi abuelo, el señor Eugenio Sánchez-Ramade allá por el año 1967 y ha estado siempre muy vinculado al mundo del teatro, pero principalmente del cine, ya que en aquellos años no había una mentalidad empresarial hacia el teatro por parte de la empresa. Tras varios años, mi abuelo puso este local en alquiler y lo estuvo gestionando una empresa sevillana, los hermanos Chiclana, quienes lo explotaron mucho tiempo como cine. En el año 1995 nuestra familia retomó otra vez la explotación del teatro, pero decidimos darle un enfoque totalmente distinto. En aquella época estaban ya las grandes superficies que tenían grandes salas de cine, los espacios que había en el centro empezaban a cerrar y nosotros apostamos por el teatro. Teníamos capacidad e infraestructura, algo limitadas, ya que como se le había prestado más atención al cine, no teníamos suficientes focos, ni buen sonido, etc., pero fuimos invirtiendo, reconstruyendo y creciendo poco a poco.

Entonces, ¿siempre ha sido iniciativa privada?

Sí, este teatro es el único de gran formato de Andalucía sin ningún tipo de ayuda pública. Todo funciona a pulmón, gracias a los clientes que vienen a ver teatro. Al principio teníamos poca experiencia y había pocas compañías de teatro y las traíamos con mucho esfuerzo. Posteriormente ya nos fuimos introduciendo en el mercado y empezamos a programar.

¿En qué se caracteriza la programación de este teatro?

Nosotros partimos del ocio y la diversión como herramientas para acercar la cultura al público. Gracias al ocio la gente sin quererlo se introduce en la cultura. Siempre hemos apostado por la comedia y espectáculos musicales. Nos dirigimos a todo tipo de público, que la gente que venga pase un rato agradable y se olvide de sus problemas. Sí es cierto que también tenemos todo tipo de espectáculos, pero en general le damos más protagonismo a la comedia.

¿Qué hace que este teatro sea distinto a los demás?

Una de las cosas es que nosotros mismos realizamos varias producciones y coproducciones teatrales, muchas no solo tienen tirón provincial, sino también regional y nacional. Destacan por ejemplo obras como la de Taxi con Josema Yuste, donde somos coproductores, y En ocasiones veo a Umberto, esta última es íntegramente producción del Teatro Alameda y con actores y equipo malagueños. Ahora en septiembre hemos estrenado La vuelta al mundo en ochenta días, que también es producción nuestra. A lo largo de estos años hemos producido muchas obras de teatro y estamos constantemente trabajando en ello. Esta es nuestra filosofía, es una de las armas que hemos tenido para lidiar con los años de crisis y con la subida del IVA. Todo con mucho esfuerzo y con un componente muy fuerte de romanticismo y amor por lo que haces. Yo no soy rico, pero hago algo que me gusta mucho. Mi riqueza no está en las cuentas bancarias, pero sí en otras cosas. Eso es lo importante para mí. El Teatro Alameda ha sabido reaccionar ante la adversidad. Aunque debo decir que haya crisis o no haya crisis, siempre es bueno reinventarse, hay que dar vueltas y anticiparse.

¿Y qué tenéis pensado hacer en los próximos años?

Vamos a continuar en la línea de producción y próximamente tendremos una nueva obra de teatro producida por nosotros. También queremos seguir apostando por las redes sociales y el marketing, ya que hemos visto que tienen un potencial muy alto. En estos momentos tenemos más de 31.000 seguidores en Facebook y unos 15.000 en Twitter. Por otro lado, nosotros siempre queremos estar ahí con los medios de comunicación, pero es cierto que hemos estado estos años con unos márgenes muy limitados.

¿Cuál es el perfil de los espectadores del Teatro Alameda?

Tocamos todos los perfiles. Con Qué mala suerte tengo pa tó, es una comedia desenfadada, cachonda, donde la gente no va buscando nada. Hay gente joven, mayor, humilde, gente con poder adquisitivo muy alto. Lo bueno que tiene la risa es que se amolda a todo tipo de personas. Después depende del tipo de obra. Sí estamos muy contentos con la aceptación de En ocasiones veo a Umberto, sobre todo con la juventud. También tenemos muchos espectáculos de monólogos que viene mucha gente como con Joaquín Reyes. Va en función de cada espectáculo. A la obra de teatro Reina Juana va un público muy entendido, ahora mismo intentamos abarcar todo lo máximo posible de público objetivo. Dedicamos también los sábados por la tarde a teatro infantil. Una cosa de la que sí estamos muy contentos es de que llevamos ya la séptima edición del Festival de Teatro Infantil. Uno de nuestros objetivos sigue siendo dar difusión máxima a la gente joven. Este festival se celebra cada año en mayo. Va enfocado a gente joven hasta los 18 años. Se convoca un concurso, se presentan varios colegios, también grupos de baile. En la edición de este año hemos tenido unos 23 grupos o así. El festival dura tres semanas y en él los grupos presentan sus montajes, luego hay un jurado, se dan una serie de premios. El objetivo que buscamos con este festival es crear cantera con los niños que vienen a actuar que han estado todo el año preparando con sus profesores su obra, conocen las tripas del teatro, el montaje, saben lo que significa tener que preparar sus propios decorados y vestuarios.

¿Qué es el Teatro Alameda para Málaga?

Bueno yo creo que el Teatro Alameda ha sido el patito feo de la cultura porque hemos ido por nuestra vereda andando, y creemos que hemos sido un activo importante de la ciudad a nivel cultural, de ocio y como atractivo hacia el turismo, ya que viene mucha gente de pueblos y de otras ciudades andaluzas y españolas a ver teatro. Vemos que el potencial que hemos tenido nosotros a nivel cultural ha sido muy fuerte. Desde el año 1995 que empezamos con una obra de Faemino y Cansado, hemos traído más de 1.100 montajes profesionales distintos. Esto a nosotros nos ha enriquecido mucho en todos los niveles y nos ha dado mucho prestigio, no sólo en Málaga sino a nivel nacional. Este teatro es muy conocido en el país y está muy bien considerado.

¿Qué ha supuesto para el Teatro Alameda todo el cambio que ha habido en la zona del Soho del centro de la ciudad?

A nosotros nos ha beneficiado mucho urbanísticamente. Porque las mejoras les han dado mucha vida a los locales de la zona, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Pero sí es cierto que se ha mejorado mucho el entorno. Siempre he llamado a esta zona como Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Antes del Soho, el día y la noche en esta zona eran muy distintas, pero la verdad es que a nivel cultural se tiene que mejorar aún mucho más. Un Soho no solo es arreglar un barrio, sino que tiene que tener implícito un proyecto cultural y dinámico de toda la sociedad. Si no nos volcamos la propia sociedad en nuestro Soho, será difícil que salga adelante. Tenemos que fomentar proyectos. El Muelle Uno también le ha dado mucha vida a esta zona. Antes siempre estábamos dando la espalda al mar y ahora parece que esto ya no es así.

Hace unos meses que entró en vigor la bajada del IVA cultural, ¿qué opina de ello?

Pues gracias a que se ha bajado el IVA cultural se van a dar muchas oportunidades en el país al sector. Se va a reactivar mucho más la industrial del teatro. Actualmente también le digo que los precios que tenemos marcados en el Teatro Alameda son más bajos que los precios que teníamos en el año 2007, y de momento los vamos a seguir manteniendo.

Málaga es una cantera de actores muy buenos.

Sí, así es. El potencial que tiene esta provincia es tremendo. Es más, me atrevo a decirte que Málaga es de los principales sitios de España que tiene no sólo buenos actores, sino en todo el sector cultural, en la música, la pintura, etc. Aquí hay mucho talento.

Sin embargo, la situación laboral de los actores y del sector del arte en general no es muy buena

Sí, es muy difícil la situación laboral de estos trabajadores. En el caso del teatro, por ejemplo, el trabajo muy esporádico, muy corto. Son muy pocos los que llegan arriba, después los que llegan no lo tienen muy fácil, lo difícil es mantenerse. Yo siempre les digo que mejor que empiecen por el teatro, desde abajo. Así es como se va aprendiendo la profesión. No de la televisión al teatro. Los actores también tienen que estar superándose constantemente, tienen que unirse entre ellos, hacer coproducciones entre ellos. Yo aconsejo también que se dediquen a la producción ellos mismos.

 

Deja un comentario

El email no será público.