Pequeño repaso de nuestros males y alguna idea para mujeres emprendedoras (I) - El Sol Digital
Pequeño repaso de nuestros males y alguna idea para mujeres emprendedoras (I)

Pequeño repaso de nuestros males y alguna idea para mujeres emprendedoras (I)

Roberto Baños Villalba. Director de Hotel. Miembro de ASETHAN

Confieso que veo con preocupación, todo lo que está ocurriendo con el personal de los hoteles en España y de la indefensión en que se encuentran ante algunos casos de supresión de su categoría profesional, de su puesto de trabajo y, en otros, su condena a que su salario baje al mínimo posible (debido a que no se les quiere reconocer su experiencia, los años de servicio, su “savoir-faire” y su estatus de antaño).
¡Para qué necesitamos tantas categorías profesionales en los hoteles! dicen los empresarios: “que todos sean camareros, cocineros, camareras de pisos-limpiadoras, recepcionistas-conserjes, y los servicios técnicos se subcontratan. Punto pelota”.

El pasado día 22 de octubre de 2015, en un programa de TV, se denuncia que las camareras de pisos de hoteles de 5 estrellas, se les contrata a través de una empresa externa a razón de 2,50 euros por habitación realizada. Posteriormente, fuentes bien informadas, me indican que incluso en categorías inferiores se pagan a 1,50 euros por habitación. Me gustaría saber si alguna inspección posterior, confirma que cotizan a la Seguridad Social por ellas o si incluso se trata de alumnas en prácticas (gratis) de cursos de formación: ¡Qué vergüenza!

Por mi parte, como director emérito, hoy me siento en la necesidad de decir lo que pienso sobre lo que acontece sin escoger ni las palabras bonitas y adornadas sino las que emergen de mi vida laboral después de 45 años en la industria en ejercicio y 55 años de tener que ver con la hostelería.
Para no extenderme demasiado y debido a los extensos intercambios de pareceres que habría que desarrollar, paso a dar unos titulares telegráficos que, espero al menos, hagan pensar a más de uno:
•Hay muy malos empresarios hoteleros.
•La iniciativa privada hizo mucho por el desarrollo del turismo español y también se hinchó de ganar dinero.
•Los empresarios y los sindicatos “se cargaron” los mandos intermedios de esta profesión, y las consecuencias han sido muy malas.
•Las cadenas hoteleras tienen mucha culpa de la desaparición de la imagen del director de hotel.
•Tampoco la Asociación de Directores fue contundente y fuerte cuando tuvo que serlo.
•Cuando se ha pretendido que el director fuese un economista, o abogado o licenciado, creo que se ha empezado a perder el norte y ahora puede que haya mucho diplomado de carrera que “no tiene ni idea, ni sabe lo que es un hotel”.
•Posiblemente, puedes ser un excelente director general de una empresa de automóviles, sin saber de mecánica o conducir; pero creo que en el caso de los hoteles los temas en los que tienes que intervenir son tantos y tan diferentes que no es posible.
•Nos hemos cargado (o no hemos apoyado lo suficiente) las escuelas de hostelería en donde estaba “la madre del vino” que luego daría fruto en la botella, y hemos pensado que llevando la Escuela a la Universidad no solo nos daría más importancia, sino que elevaríamos su trabajo a nivel de los tiempos de titulitis que padecemos (craso error). En este sentido, pasa ahora con la cocina. Todos los españoles quieren ser cocineros. El auge de los concursos y los programas de T.V. no hacen otra cosa que crear ilusión, y en unos meses más, tendremos “supuestos” súper jefes de cocina y figuras que salen de ellos, aún sabiendo que realmente en dichos concursos no enseñan a cocinar. Recientemente, leo en una revista de tirada nacional que nuestro cocinero Paco Roncero (2 estrellas Michelín), confiesa que su hijo quiere ser cocinero y el consejo que le da es: “que empiece desde abajo, en la cocina tradicional “ (sic).

•¿Estarán los Hoteles dispuestos a contratar a estos súper cocineros a unos salarios importantes? porque al ritmo que vamos, a los alumnos solo les salvará del “mileurismo”, si son capaces de montarse su propio restaurante para que podamos ir a degustar sus “paridas” a precios impensables.
Recuerdo en mi época del Hotel Hilton de Madrid, que un cliente americano nos pidió un chocolate caliente con un bocadillo de anchoas y fue el hazmerreir del hotel (hoy día ni llamaría la atención).
Por cierto, les doy el “tip” de que ya en el siglo XVIII, a los 97 días de sitio a la ciudad de Paris y no habiendo nada que llevarse a la boca, se “comieron el parque zoológico” y ya no doy más pistas.
•La cuestión está en la enfermiza manera de mirar al hotel por parte de las empresas para: eliminar personal (su principal gasto), en el outsourcing sea lo que sea, en la contratación de empresas temporales (véase que no lo escribo con mayúsculas) que nos consigan “trabajadores” por días o por horas o por trabajos específicos al más bajo coste, con el fin de ni generar antigüedad, ni contratos fijos, ni crear obligaciones con la plantilla, pero alardeando siempre de que buscamos la excelencia en el servicio. ¡Seguro que ya lo han pensado para la contratación de directores a tiempo parcial discontinuo!
•¿Alguna empresa hotelera sería capaz de decir cuanto querría ganar al año para estar satisfecha? y si lo sobrepasa, ¿dedicaría un poquito al personal que es el que le ayuda a ser un hotel elegido, aparte de por lo lujoso o bonito?
•Cuando conteste a lo anterior, yo querría saber si el porcentaje lo estimaría sobre la inversión del hotel o sobre el total de ingresos; porque a tenor de lo que se ve hoy día, se destina una inmensa cantidad de dinero para hacer un hotel, cuyo retorno ni se le ve, ni se le espera, y desde el primer día, el objetivo es pagar la deuda del negocio generado a la mayor brevedad posible (ahora que lo escribo, me acabo de dar cuenta por qué necesita economistas y licenciados para dirigir el hotel, aunque visto lo anterior creo que lo que más necesita, es un mago), y en caso afirmativo, ¿tendría en cuenta a sus trabajadores: premiándolos, gastándose en formarles más y cualificándolos mejor o dándoles un bonus extra? Ahí lo dejo…

Deja un comentario

El email no será público.