PRL y los trabajadores del turismo. Macarena Torres Jiménez. Técnico Superior en Prevención. Ingeniera mecánica. Grupo ANP - El Sol Digital
PRL y los trabajadores del turismo. Macarena Torres Jiménez. Técnico Superior en Prevención. Ingeniera mecánica. Grupo ANP

PRL y los trabajadores del turismo. Macarena Torres Jiménez. Técnico Superior en Prevención. Ingeniera mecánica. Grupo ANP

El turismo es un sector clave en todo el territorio español. Un ejemplo de ello es la Costa del Sol, la cual llegó a alcanzar los cuatro millones de viajeros sólo en hoteles en agosto de 2019, alrededor del 90 por ciento de ocupación, según el diario La Opinión de Málaga, frente al 40 por ciento de este año. Por ello, la media de 114.000 puestos de trabajo que habitualmente genera la temporada estival se ha visto mermada a consecuencia de las catastróficas cifras del sector, con la mayoría de los hoteles cerrados o únicamente abiertos las seis semanas de temporada alta.

Algunas de las consecuencias sobre los puestos supervivientes a la pandemia son visiblemente notables y entre las cuales se denotan opiniones de todo tipo. Por un lado, la reducción de los aforos en hostelería así como las limitaciones horarias han supuesto una mejora notable en las condiciones de trabajo de camareros y cocineros cuyas jornadas de trabajo solían alargarse prácticamente a diario a dependencia del público del establecimiento. Con ello, se puede hablar de una reducción notable de accidentes laborales y cuadros de estrés en este sector. Por el  contrario, la misma reducción de la demanda y los altos costes a asumir por los empresarios han supuesto una reducción salarial protagonizada, en muchos casos, por los temidos ERTEs y por autónomos que deciden evitar la contratación de trabajadores e intentar llevar todo el desarrollo de la actividad por su cuenta.

Con miras a la siguiente temporada, se puede prever reformas en las instalaciones que aumenten la seguridad de las mismas, sobre todo en las cocinas, para lo que el asesoramiento de los distintos servicios de prevención es clave. De forma habitual, la realización de las mismas se ven aplazadas por las diferentes temporadas y las elevadas demandas turísticas, aunque dados los bajos beneficios es de esperar que vuelvan a aplazarse otro año más y que se reutilicen las medidas ya instaladas en relación con el SARS-CoV-2, al menos en negocios pequeños y familiares.

Siguiendo este hilo, todas las medidas que eviten la propagación del virus se convierten en tecnologías clave en el beneficio de la salud de los trabajadores, directa e indirectamente. Como se ven en muchos establecimientos la gestión mediante apps está a la orden del día tanto para pedir mesa, evitando las aglomeraciones, como para tomar nota de la comanda o pedir la cuenta. Algunos de estos establecimientos, además, facilitan el acceso al sitio web mediante códigos QR evitando el contacto físico. De esta forma, los trabajadores, pueden mantener más fácilmente una distancia de seguridad con el público que accede al establecimiento. Además, estas medidas son relativamente económicas de implantar frente a la desinfección constante de cartas plastificadas o el coste que supone la baja de un trabajador infectado. Mirando hacia el futuro, aún se resisten a dejarse ver las medidas de toma de temperatura en el acceso a los distintos establecimientos mediante cámaras termográficas comunes, como, sin embargo, se realiza en otros países y que permite la detección precoz de sintomatologías relacionadas con el virus.

Grupo ANP

 

Deja un comentario

El email no será público.