¿Qué son servicios complementarios de la industria hotelera? Álvaro Graciani. Abogado - El Sol Digital
¿Qué son servicios complementarios de la industria hotelera? Álvaro Graciani. Abogado

¿Qué son servicios complementarios de la industria hotelera? Álvaro Graciani. Abogado

La pregunta que da título a este texto suele ser bastante habitual entre los gestores o explotadores de viviendas turísticas. Y no es para menos, puesto que si junto con la puesta a disposición de una vivienda turística se prestan servicios complementarios de la industria hotelera, implicará que el servicio prestado estará sujeto y no exento de IVA. A consecuencia de ello, el precio del servicio de alojamiento se verá grabado con un IVA del 10 por ciento y, lo más importante, el explotador podrá deducirse el IVA que haya soportado en sus compras.

El artículo 20.Uno.23 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, establece algunas de las exenciones del impuesto, pero indica que la exención no comprenderá: e’) Los arrendamientos de apartamentos o viviendas amueblados cuando el arrendador se obligue a la prestación de alguno de los servicios complementarios propios de la industria hotelera, tales como los de restaurante, limpieza, lavado de ropa u otros análogos. Esto quiere decir que en el caso de arrendarse una vivienda, arrendamiento que normalmente está exento, si se prestan otros servicios típicos de establecimientos hoteleros, ese arrendamiento no estará exento de IVA y deberá repercutir un IVA del 10 por ciento.

La opción anterior puede ser muy interesante para explotadores que tengan grandes gastos de rehabilitación o reforma de la vivienda o para aquellos que tengan que pagar servicios accesorios para la gestión de su vivienda turística, ya que al repercutir IVA podrán deducirse el IVA de sus pagos.

No obstante, la norma no da una lista numerus clausus de qué son servicios complementarios de la industria hotelera, aspecto que puede generar cierta inseguridad en el explotador de una vivienda turística. Para ello, puede servir como guía la consulta vinculante 1410-17 en la que la Dirección General de Tributos desarrolla algunos de estos servicios. En concreto, nos dice que los servicios de hospedaje se caracterizan por extender la atención a los clientes más allá de la mera puesta a disposición de un inmueble o parte del mismo. Es decir, la actividad de hospedaje se caracteriza, a diferencia de la actividad de alquiler de viviendas, porque normalmente comprende la prestación de una serie de servicios tales como recepción y atención permanente y continuada al cliente en un espacio destinado al efecto, limpieza periódica del inmueble y el alojamiento, cambio periódico de ropa de cama y baño, y puesta a disposición del cliente de otros servicios (lavandería, custodia de maletas, prensa, reservas etc.), y, a veces, prestación de servicios de alimentación y restauración.

 

La misma consulta enumera algunos de los servicios que considera complementarios propios de la industria hotelera, tales como: servicio de limpieza del interior del apartamento prestado con periodicidad semanal y servicio de cambio de ropa en el apartamento prestado con periodicidad semanal. Y los diferencia de aquellos que no considera complementarios propios de la industria hotelera: servicio de limpieza del apartamento prestado a la entrada y a la salida del periodo contratado por cada arrendatario, servicio de cambio de ropa en el apartamento prestado a la entrada y a la salida del periodo contratado por cada arrendatario, servicio de limpieza de las zonas comunes del edificio (portal, escaleras y ascensores) así como de la urbanización en que está situado (zonas verdes, puertas de acceso, aceras y calles) y servicios de asistencia técnica y mantenimiento para eventuales reparaciones de fontanería, electricidad, cristalería, persianas, cerrajería y electrodomésticos.

Al final de la consulta dice que. en definitiva, son servicios complementarios aquellos servicios auxiliares al arrendamiento prestados por el arrendador, o subcontratados de éste, cuyo fin esencial sea también la estancia o arrendamiento, sin tener otro fin en sí mismos, como el servicio de lavado y planchado de ropa, que se presten o facturen conjuntamente con el servicio de arrendamiento. Y termina indicando que otros servicios auxiliares, tales como las excursiones guiadas, los servicios de cuidado de niños y los traslados a estaciones de tren o aeropuertos, no son servicios complementarios por tener un fin en sí mismos al margen del arrendamiento de la vivienda. 

Deja un comentario

El email no será público.