Ricardo Bocanegra: “He luchado mucho en contra de medidas muy perjudiciales para los extranjeros, porque hay que ser consciente de la importancia que tienen” - El Sol Digital
Ricardo Bocanegra: “He luchado mucho en contra de medidas muy perjudiciales para los extranjeros, porque hay que ser consciente de la importancia que tienen”Ricardo Sánchez Bocanegra

Ricardo Bocanegra: “He luchado mucho en contra de medidas muy perjudiciales para los extranjeros, porque hay que ser consciente de la importancia que tienen”

Ricardo Bocanegra Sánchez, abogado de Marbella especialista en extranjería

Brenda Saavedra Casiano.- Ricardo Bocanegra nació en Ronda, casi por casualidad y con una vocación clara debajo del brazo. Desde que tuvo uso de razón supo que el Derecho sería su forma de vida y no dudó a la hora de ir a cumplir sus sueños. Se licenció y, tras sacarse oposiciones como gestor, puso en marcha su primer despacho en Marbella en el año 1982. Casi sin experiencia y siendo aún muy joven, vio en los extranjeros un foco de negocio importante, de forma que, desde sus inicios, se dedicó en exclusiva a ellos, convirtiéndose en el espacio al que éstos acudían -y siguen acudiendo en la actualidad- para gestionar sus permisos de residencia o de trabajo, llevar a cabo la matriculación de sus coches, o comprar y vender propiedades, entre muchos otros servicios que presta. Por sus manos han pasado muchas personalidades reconocidas en países árabes y Rusia, entre otros, recibiendo incluso un reconocimiento por parte de esta última nación por su influencia para la creación del Museo Ruso de Málaga. Bocanegra tiene muy claro que seguir su vocación le ha llevado por el mejor camino que jamás pudo pensar cuando aún era un joven que no tenía ni idea de a dónde iba a llegar.

¿Cuándo surgió la gestoría Bocanegra?

La fundé en 1982. Acabé la carrera de Derecho y el servicio militar y pensaba ejercer como abogado, abrir un bufete, hacer prácticas y demás, pero observé que en Marbella y en la Costa del Sol, en general, había muchos extranjeros residentes que no tenían ninguna oficina especializada en temas para ellos. Por eso, se me ocurrió abrir una gestoría, fundamentalmente destinada y especializada en temas de extranjería. En aquel entonces era un chico joven, no conocía a nadie desde el punto de vista profesional y me tenía que dar a conocer, así que contacté con varias revistas que había -y sigue habiendo- en inglés, dañes, alemán, etc., y me ofrecí a colaborar con ellas escribiendo artículos profesionales destinados al interés de los extranjeros sobre permisos de residencia, de trabajo, matrículas turistas, impuestos y todos los temas que consideraba que eran de interés para ellos.

¿Y se dio a conocer rápidamente?

Sí, esto me hizo conocido en un plazo bastante rápido y, de hecho, en un plazo súper corto empezaron a venir extranjeros, sin exagerar, desde Nerja hasta Sotogrande, a la gestoría Bocanegra, porque habían leído artículos míos, siempre informativos, y vieron que yo les contestaba o solucionaba sus preguntas, problemas e intereses. Y así empecé con este tema. Al mismo tiempo que estudiaba los iba escribiendo, porque estaba iniciándome en todo esto. Primero tuve una oficina muy pequeña también en la Avenida de Ricardo Soriano, en el antiguo Hotel San Nicolás, que hoy es el edificio Salamanca, ya que sus dueños convirtieron las habitaciones y las suites en oficinas, alquilé una por un precio económico y le pedí al banco un millón de pesetas para poder poner las mesitas, la máquina de escribir, la moqueta, las cortinas y las sillas. Así fue como empecé y más adelante tuve la oportunidad, en el año 91, de comprar esta oficina, donde estoy desde entonces. En abril cumplimos 36 años desde la apertura.

¿Usted nació en Marbella?

Mi familia es de Olvera, pero viven en Marbella desde 1949, donde mis padres se casaron. Lo cierto es que yo nací en Ronda, porque mi padre era funcionario del Instituto Nacional de Previsión y estuvo destinado unos años en dicho pueblo, aunque viví toda mi vida en Marbella.

¿De ahí que conociera esa demanda que existía entre los extranjeros? Porque hasta entonces, tal y como nos cuenta, muy pocos se habían dado cuenta de esos clientes en potencia.

Como soy de aquí y vivo aquí, soy testigo no sólo de eso, sino también de la evolución de los extranjeros en la Costa del Sol. Desde que empecé en el 82, he ido viendo que, en los 80, la inmensa mayoría de mis clientes y extranjeros aquí -porque mi gestoría era un reflejo de lo que había- eran pensionistas británicos que habían comprado aquí un piso, no necesariamente caro, donde pasaban la mayor parte del año, sobre todo el invierno. También había alemanes, holandeses o daneses, todos de la Unión Europea. Al mismo tiempo, empezaron a venir los árabes, tanto de Arabia Saudí como de los Emiratos, fundamentalmente porque el rey Fahd, entonces príncipe, se había hecho una casa aquí y, además, estaba la guerra del Líbano, lo que hizo que muchos siguieran los pasos del rey hasta aquí, cambiando el Líbano como lugar habitual de veraneo. El rey Fahd fue cliente mío, porque tenía muchos coches con matrícula turística y había que renovar las placas cada año, y también lo fue Adnan Khashoggi, al que le llevaba los permisos de trabajo de sus empleados, puesto que tenía una finca que se llamaba Al Baraka, que hoy es la Urbanización Zagaleta.

¿Cómo continúa la llegada de extranjeros?

En los 90 empiezan a venir sudamericanos para trabajar en el servicio doméstico y la construcción, y han seguido viniendo, afortunadamente. A partir del noventa y cinco llegó un boom de rusos, porque en su país había una economía de mercado defectuosa y empezaron a sacar su dinero y a invertir en el extranjero. Al principio, eran los procedentes del antiguo régimen, pero los rusos han evolucionado de manera notable, porque después de algunos años vinieron los nuevos jóvenes que habían hecho dinero. Así, se vio que la economía rusa empezó a mejorar por sí misma, porque al principio no se tenía claro de dónde precedían los fondos. Lo cierto es que, al poco tiempo, pude comprobar que los rusos ya tenían sus propios negocios hechos por sí mismos, la economía era muy próspera y seguían viniendo muchos rusos, pero ahora con un origen de los ingreses claro y delimitado, y ya personas europeizadas y occidentalizadas, nada que ver con los rusos que venían al principio.

¿Sólo se sumaron los rusos en esa época?

En los años 90 se estabiliza la situación y conviven los pensionistas británicos con muchos escandinavos que invertían, noruegos fundamentalmente, daneses, suecos, belgas, alemanes, etc., conviviendo en armonía también con los árabes. Con estos últimos está ocurriendo en la actualidad algo interesante, ya que está aumentando la inversión de los que proceden de Arabia Saudí, puesto que no se fían del futuro de esta región. He preguntado y me contaron que creen que todo cambiará de manera drástica porque el rey actual es una persona complicada que va a cambiarlo todo, y los saudíes con dinero no se fían, por lo que están invirtiendo fuera con el fin de conseguir la famosa Golden Visa, que es el permiso de residencia que se les da a aquellos que compran una propiedad de más de 500.000 euros.

¿Qué servicios son los que más reclaman sus clientes?

A los extranjeros lo que más les interesa es el permiso de residencia, que éste sea comunitario, porque a la mayoría de países que no son comunitarios se les exige un visado para entrar y salir, y conseguir dicho permiso es complicado, ya que piden muchos papeles, hay que hacer mucha cola, es un incordio o, por ejemplo, te lo pueden dar sólo por 24 días, entre otros aspectos. Así, los extranjeros de cualquier procedencia, de medio y alto nivel adquisitivo, en esta situación, darían cualquier cosa por tener el permiso en España para poder viajar sin el visado. Por otro lado, los que poseen un bajo poder adquisitivo, como trabajadores que vienen también de todos los países, tales como filipinos, sudamericanos, ucranianos, etc., necesitan un permiso para trabajar y nos piden asesoramiento y que les tramitemos el mismo. Otros muchos acuden a la asesoría porque quieren comprar viviendas y para que les asesoremos al respecto y le llevemos el contrato de compra venta, la escritura, etc., y también están los que nos contratan para temas fiscales y laborales si tienen alguna empresa, por ejemplo, o los que quieren que les informemos sobre inversión, ya que contamos con un asesor en inversiones para que conozcan las posibilidades sobre invertir en España, en general, o en la Costa del Sol.

Cuando empezó estaba prácticamente solo en este sector. ¿Ha ido surgiendo la competencia con el paso del tiempo?

Sí, al principio era prácticamente el único que se dedicaba a este tema de la extranjería, pero hoy hay mucha competencia. Incluso, cualquier abogado se mete en estos temas de extranjería, de matriculación o importación de vehículos, etc., temas que antes yo era casi el único que los llevaba.

Usted se ha ganado un nombre ya conocido en esta área. Aun así, ¿le ha afectado la llegada de nuevos que se dedican a lo mismo?

Llevo mucho tiempo en esto, pero por supuesto que afecta, es inevitable, porque ahora todo está más repartido. Además, hay una nueva moda en la que algunos despachos profesionales tienen comerciales que van por las tiendas y las empresas ofreciendo sus servicios. Yo eso no sé hacerlo, no lo voy a criticar, pero no sé hacerlo. Mis puertas están abiertas para que venga el que quiere, y suelen venir por el boca a boca, porque creo que así se hace la mejor publicidad, que la gente se vaya contenta y nos recomiende o vuelva. Además, hablo ruso, tengo tantos clientes rusos que me animé a estudiarlo, y ahora hago reuniones y conferencia en dicho idioma, hasta he llevado a cabo alguna entrevista en televisión. Esto es una ventaja, porque muchos vienen de Rusia a mí porque hablo con ellos en su idioma y es mucho más fácil. También hablo inglés, como es natural, porque sin el inglés aquí no te tomas ni un café.

Tiene que formarse constantemente para poder llevar estos temas.

Sí, hay que estar siempre al día, porque siempre hay cambios en las leyes, y en extranjería sobre todo. Además, en esta área también se modifican muchos los criterios también por parte de la administración. He luchado mucho contra ella, porque han aplicado leyes o han tomado interpretaciones de las mismas muy restrictivas o perjudiciales contra extranjeros, y siempre que he visto injusticia he intentado luchar para que se supere y se arregle, y algo se ha conseguido. Siempre he dicho que la principal fuente de ingresos de la Costa del Sol son los extranjeros con el turismo residencial, compuesto por miles de extranjeros que nos han honrado eligiendo la Costa como residencia o segunda residencia y que se gastan mucho dinero comprando casas, coches, muebles, yendo al supermercado, al médico o a los comercios, creando riqueza, de manera directa o indirecta, y mucho empleo. Actualmente tengo 18 empleados, pero si no fuera por los extranjeros quizás tendría tres.

Es un defensor del turismo residencial y los extranjeros.

De toda la vida. De eso y de lo que se haga a favor de ellos, de la inversión, de ser lo más flexible dentro del marco legal y en contra de que las posturas que se adopten sean más estrictas, rigurosas y perjudiciales, porque hay que ser consciente de la importancia de los extranjeros y de que, tanto nosotros como la economía malagueña, dependemos de ellos.

Empezó usted solo y, como comentó, ya tiene a 18 empleados en su gestoría. ¿Cómo ha ido creciendo?

Empecé solo y, poco a poco, coloqué a varios hermanos para que me ayudaran en la oficina. Además, contraté también a un empleado que dejó una gestoría en Málaga y era muy bueno, así que lo fiché para que me ayudara. Más tarde se unió un graduado social y un economista, que se encargaba de la parte fiscal y laboral. Fui enseñándolos a todos y fuimos creciendo, pasando de dos o tres a los 18, y ya nos quedamos así. Me han propuesto abrir sucursales en Sotogrande, Fuengirola o Moscú, pero no soy partidaria de eso, aunque, con ello, pueda ser un pésimo hombre de negocios.

¿No le parece buena idea ampliar su empresa?

No, porque creo que, como profesional, tienes que estar al frente de tu negocio y no puedes estar a la vez en varios sitios o en varias oficinas. Prefiero que todo se concentre, porque ampliar supone poner a varias personas en esos lugares y no puedes controlar lo que entra o lo que sale, el asesoramiento directo, etc. Considero que se puede perder la calidad y, aunque admiro a los que se atreven con varios despachos, en mi caso particular soy más partidario de tenerlo todo en el mismo. Así, el que quiera los servicios de Bocanegra, que venga aquí, a la Avenida de Ricardo Soriano, número 65, y yo encantado.

¿Considera su profesión como algo vocacional?

Sí, siempre quise hacer Derecho, y se trata de una carrera que me encantó y que no me importaría repetir las veces que hiciera falta. Después de estudiarla me hice las oposiciones de gestor administrativo, porque en mis inicios fui a Málaga a ver a Claudio Gallardo, propietario de Gestoría Gallardo, para que me recomendara a algún abogado para trabajar como pasante y así aprender en Málaga y después volver a Marbella para abrir mi despacho. Cuando fui a verlo me animó a hacerme gestor y me informó de que se habían convocado unas oposiciones para ello, me orientó, lo hice y siempre le estaré muy agradecido, porque esto se lo debo a él.

¿Alguna vez se imaginó que ese joven que, casi sin experiencia, vio un foco de negocio importante en Marbella llegaría hasta donde está con todo lo que ha conseguido?

Pues no, pero estoy muy orgulloso de mi trayectoria. La vida y las circunstancias me han ayudado, pero es cierto que he puesto mucho de mi parte, que he trabajado duro y, después de 36 años que hacemos en abril desde la apertura, estoy muy satisfecho de lo que hemos conseguido. Además, espero continuar, porque, por lo que veo, los autónomos no nos jubilamos y, si no son 30, serán unos años más.

¿Se trata de pasión por lo que hace?

Sí, la verdad es que disfruto mucho y estoy encantado de venir al despacho y tratar con los clientes. Creo que me aburriría mucho si no fuera así.

 

Deja un comentario

El email no será público.