Saber esperar y saber seleccionar. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga - El Sol Digital
Saber esperar y saber seleccionar. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga

Saber esperar y saber seleccionar. Feliciano Macías. Asesor de inversiones Renta 4 Málaga

Semana en la que los índices cerraron con caídas tras el fuerte rebote desde los mínimos del mes pasado. El repunte de muchos valores, ante una situación que nos deja unas perspectivas muy inciertas, alertó a unos inversores que comienzan a cuestionarse si no están descontando un panorama demasiado optimista cuando los países tienden a extender en tiempo el confinamiento y se percibe que la vuelta a la actividad tardará más en llegar. Hay una realidad para cada país y para cada sector, y por ello suben más las bolsas americanas, con las empresas más fuertes del mundo, y con un gobierno unido, en lo político y como nación, y más decidido a hacer las cosas. La estrategia inversora debe ser seleccionar los no perjudicados o beneficiados por este nuevo mundo, por países (EE.UU.) y por sectores (salud y tecnología no presencial).

Christine Lagarde, presidenta del BCE, alertó a los líderes europeos de que deben reaccionar con rapidez y contundencia para evitar que el PIB de la Eurozona caiga en 2020 un 15% en su escenario extremo por los efectos derivados del Covid-19. Aunque su escenario base es un retroceso del -9%, avisa del peligro de hacer “demasiado poco y demasiado tarde”. En este sentido, y si finalmente el Eurogrupo es incapaz de llegar a algún acuerdo sobre el Fondo de Recuperación, es probable que el BCE se vea obligado a aumentar el importe de su plan de emergencia contra la pandemia (PEPP) con el fin de mantener los costes de financiación (especialmente los de Italia) en niveles sostenibles. El mercado baraja que el importe del PEPP, inicialmente fijado en 750.000 mln eur, pueda ampliarse en al menos otros 500.000 mln eur en los próximos meses.

Mención aparte para el mercado del petróleo, en el que el precio del futuro del WTI para su entrega en mayo cerró en torno a -40 USD/barril, cerrando en negativo (productores pagando a clientes) por primera vez en su historia, habida cuenta de la ausencia de capacidad de almacenaje. El precio del Brent cierra la semana en torno a 22 USD/b (-21% frente al viernes anterior) y el del West Texas en 17 USD/b (-4%). A estos precios la mayoría de productores no son rentables con lo que ya han comenzado a cerrarse pozos. De mantenerse estas condiciones, es de esperar que a la reducción de oferta voluntaria ya pactada se sume la natural derivada del contexto de precios del crudo, favoreciendo una reducción del diferencial de la oferta y la demanda. No obstante, consideramos, y hasta que no se vea una recuperación de la demanda significativa, que permita además acabar con el problema del almacenamiento llegando a su máxima capacidad, los precios deberían seguir estando deprimidos.

En el ámbito empresarial, la temporada de resultados 1T 20 sigue su curso. En Estados Unidos ha publicado un 22% de las compañías que componen el S&P 500 con un 62% batiendo las previsiones de ingresos (subida media actual +2% vs -0,3%e) y un 64% mejorando estimaciones de BPA (-21% caída media actual vs -14,1%e). En el Euro Stoxx 600 de momento sólo 16 compañías han publicado sus cifras. El 50% ha superado la previsión de ingresos (media 55%) y sólo el 25% ha superado las previsiones de beneficios (media 50%). Se espera que los ingresos caigan -7% vs 1T19 (-6,3% la semana pasada) y que los beneficios caigan -24,6% (-22% la semana pasada). Destacamos que la tónica general es que las compañías eliminen/pospongan dividendos, retiren las guías 2020 ante la escasa visibilidad y estén llevando a cabo planes para recortar gastos y preservar capital.

En cuanto a nuestra visión de los mercados, la incertidumbre en torno al impacto del coronavirus en la economía global sigue siendo elevada. Por ello seguiremos de cerca las revisiones a la baja de crecimiento económico y BPAs a medida que vayamos ganando visibilidad. Hasta entonces, nos parece difícil vislumbrar un suelo sostenido en las bolsas. La ralentización en el ritmo de contagios continúa siendo condición necesaria (ya comienza a darse en algunos países), aunque no suficiente, para ver un rebote sostenido en los mercados. Mantenemos en nuestras carteras la exposición a sectores regulados o considerados esenciales y compañías con mayor flexibilidad para adaptarse al entorno actual y con posiciones financieras más conservadoras, que puedan mostrar un mejor comportamiento relativo, sin descartar que el mercado ofrezca mejores puntos de entrada.

Deja un comentario

El email no será público.