Salir a las seis de la tarde pero también menos impuestos y cargas sociales - El Sol Digital
Salir a las seis de la tarde pero también menos impuestos y cargas sociales

Salir a las seis de la tarde pero también menos impuestos y cargas sociales

Ya no sorprende que las reivindicaciones generalmente compartidas de menos impuestos y menos carga de cotizaciones sociales a las empresas que contraten trabajadores se vean acompañadas de más impuestos y de las mismas cuotas a la Seguridad Social, eso sí, se acompañan de debates que desfocalizan los asuntos de más importancia, caso del pacto de Estado que propone el Gobierno para que la jornada laboral acabe a las 18 horas. Nada que objetar a una medida que facilitaría la conciliación con la vida personal y familiar, supondría un cierto ahorro energético y racionalizaría los horarios en las empresas, pero el imprevisto lanzamiento de la medida resulta demasiado chusco como para ocultar la pretensión de hurtar otros debates.

Ni que decir tiene que la demagogia lo tiene fácil en un caso como el que comentamos, así Podemos dice que a los ciudadanos parados lo que les gustaría es trabajar, con independencia de la hora; pero a Ciudadanos le parece perfecto por cuanto es una de las medidas pactadas con PP, y PSOE defiende un trabajo no precario y con un salario decente. En cuanto a los sindicatos, estiman que este no es el debate y la patronal CEOE que hay que tener en cuenta el tamaño de las empresas, porque las pequeñas, sobre todo, lo tienen más difícil.

Parece muy razonable lo manifestado por CEOE porque no se puede generalizar una medida de esta clase, ni imponerla sin más a la totalidad de las empresas, hay que estudiarla por sectores económicos y número de trabajadores por empresa. Pero bueno es que se avance en esa línea de aprovechar el tiempo de trabajo para disponer de más horas de disfrute personal, el presentismo nunca garantizó ni la productividad ni el valor del trabajo. Pero que haya más trabajadores, para que puedan salir a las seis, dependerá de que se les contrate y si hay un impuesto a la entrada, como las elevadas cargas sociales que padecen los empresarios españoles, serán menos los que puedan hacer uso de la propuesta que ahora se anuncia.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.