Savills Aguirre Newman rehúye el contacto directo con los medios y recurre al cuestionario o supervisión de lo que se publique - El Sol Digital
Savills Aguirre Newman rehúye el contacto directo con los medios y recurre al cuestionario o supervisión de lo que se publique

Savills Aguirre Newman rehúye el contacto directo con los medios y recurre al cuestionario o supervisión de lo que se publique

Si cuando un periodista se pone en contacto con una empresa y le niegan mantener una entrevista con un responsable de la misma, el que ellos decidan, naturalmente, y solo aceptan un cuestionario de preguntas y la supervisión de lo que se publique, sin posibilidad de interacción cara a cara con el periodista, éste debe entender que nada bueno está sucediendo. Ese es el caso de la experiencia de El Sol Digital.

Este periódico se puso en contacto con Savills Aguirre Newmans -expertos en el sector inmobiliario- en Málaga para solicitar una entrevista con algún responsable y, como suele suceder en las grandes empresas, desviaron la propuesta a una agencia de comunicación de Madrid. Deslocalización que se llama.

Desde dicha consultora se planteó que remitiéramos un cuestionario a la misma y/o que después se visara lo que se iba a publicar, lo que también es conocido como censura previa al medio. Cuando se le advierte a la consultora que no se aceptan estos métodos que atentan a la libre información y que se publicaría una nota al respecto, la contestación no fue otra que “gracias por tu respuesta y entendido. Sobre la nota que publicaréis, ¿te refieres a un perfil de la compañía o a una noticia concreta? Si te puedo ayudar en algo, me dices”. No habían entendido nada, o no querían entender. La nota es esta que el lector lee ahora, la exposición pública de estas malas prácticas profesionales, y así se le hizo saber a la agencia, pararrayos de una empresa que no da la cara, lo que se traduce en poca transparencia.

Nuevamente, otra respuesta de la agencia: “Trabajamos con muchos medios a diario en formato por escrito y no hemos tenido nunca esta situación. Siento mucho que te lo tomes así. Nos tomamos muy en serio los mensajes sobre nuestra compañía en voz de nuestros portavoces e intentamos asegurar en la medida de lo posible que no haya ningún fallo de comunicación corporativa por nuestra parte. Nada más. No hay intención de vetar nada”. El texto no tiene desperdicio.

Que trabajen con muchos medios “en formato por escrito” supervisado por ellos será porque esos medios se prestan a ese filtro, no porque éste sea el propio de un medio libre, como se enseña en las facultades de Ciencias de la Comunicación y aconsejan las asociaciones profesionales. Si no han tenido nunca esta situación es porque les han dejado hacer, allá esos medios con su ética profesional.

Por otra parte, que se tomen “muy en serio” los mensajes que emiten no debe significar en modo alguno que huyan del encuentro con los periodistas cara a cara, como hacen diariamente miles de empresarios, profesionales liberales, políticos, sindicalistas y un largo etcétera de protagonistas sociales. Eso de que “intentamos asegurar en la medida de lo posible” que no haya ningún fallo en la comunicación no se consigue mediante textos producidos por la empresa misma y no por el medio informativo, que es lo natural en una democracia; y que “no hay intención de vetar nada” se desmiente por sí solo cuando se niegan a someterse a una entrevista normal entre directivo y periodista. ¿Tan poca confianza tienen sus directivos en sí mismos?, ¿qué les preocupa tanto que no puedan hablar sino es con personas interpuestas?

 

Deja un comentario

El email no será público.