Siri Hustvedt. Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. María Viedma García. Escritora - El Sol Digital
Siri Hustvedt. Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. María Viedma García. Escritora

Siri Hustvedt. Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. María Viedma García. Escritora

Recientemente, la escritora norteamericana de origen noruego Siri Hustvedt, ha sido laureada con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. Se trata del segundo galardón que recibe en nuestro país. En 2012 ya había  sido distinguida con el Premio Internacional Gabarrón de Pensamiento y Humanidades, por su labor investigadora y sus ideas sobre filosofía, neurociencia  y psicoanálisis.

Aclaremos que Siri Hustvedt, además de una magnífica novelista y poeta, es también una reputada investigadora, para quien la ficción y la no ficción son “vasos comunicantes” que alimentan sus novelas y ensayos. Es probable que en la base de su autoconstrucción como intelectual se halle una de sus primeras pasiones, Charles Dickens, sobre quien escribió su tesis doctoral en la Universidad de Columbia allá por 1981. De este autor, que desde niña relee con fruición, dice que poseía un conocimiento brillante sobre las ciencias de su época y que fue uno de los más profundos indagadores en la naturaleza del yo. No es de extrañar que la obra de Hustvedt se encuentre trufada de preocupaciones ligadas a la vida interior, a la subjetividad, al funcionamiento de la psique y al lenguaje como expresión del individuo.

La cultura de Siri Hustvedt es amplísima. Entre sus referentes principales se sitúan los filósofos Kierkergaard, Ricoeur, Mikhail Bakhtin; la antropóloga Mary Douglas; los lingüistas Emile Benveniste y Roman Jakobson y los psicoanalistas Freud, Lacan y Julia Kristeva. Su marido -el escritor Paul Auster y premio Principe de Asturias de las letras en 2006- siempre ha dicho que Hustvedt es la intelectual de la pareja y que a ella le debe gran parte de su formación psicoanalítica. Hago esta salvedad porque durante mucho tiempo la gloria de Paul Auster menoscabó la percepción social del talento de Hustvedt, como si ella fuera una especie de fair lady y él una suerte de Pigmalión. En una rueda de Prensa el pasado 22 de mayo en el Instituto Cervantes de Londres, Hustvedt explicó que esa percepción social estereotipada obedece a “la idea de que la identidad artística de una mujer está formada por la del hombre, pero no le ocurre a ellos lo mismo. En la historia hay muchos casos como son los de Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir o Jackson Pollock y Lee Krasnerula. En mi caso, el reconocimiento ayuda a derrotar esa idea, pero eso no quiere decir que desaparezca. Y aunque en mi caso desaparezca, no les ocurre lo mismo a otras mujeres que trabajan en ese contexto”.

Según el jurado del Premio Princesa de Asturias, la obra de Hustvedt es “una de las más ambiciosas del panorama actual de las letras” e “incide en algunos de los aspectos que dibujan un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista”. Se trata -añade el jurado- de “una intelectual preocupada por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea”, y así contribuye “al diálogo interdisciplinar entre las humanidades y las ciencias”.

Para conocer la obra de Hustvedt recomiendo la lectura de Todo cuanto amé (2003), su obra más emblemática y con la que se incorpora definitivamente a la “gran literatura”; Elegía para un americano (2008), escrita en clave de thriller y que supone una invitación a reflexionar sobre nuestro desconocimiento real de las personas que amamos; El mundo deslumbrante (2014), novela que aborda el papel de la mujer en el arte; Recuerdos del futuro (2019), en la que incorpora parte de las ideas vertidas en su ensayo  feminista Las mujeres que miran a los hombres que miran a las mujeres (2017), y La mujer temblorosa o la historia de mis nervios, ensayo que recoge sus investigaciones en neuropsiquiatría, investigaciones que la han convertido en ponente habitual de los congresos sobre esta disciplina.

Deja un comentario

El email no será público.