Sólo el 4 por ciento de los malagueños afectados denuncian las clausulas sueloAlfredo Martínez Muriel, responsable de Andalucía Oriental de AUSBANC JAR

Sólo el 4 por ciento de los malagueños afectados denuncian las clausulas suelo

Málaga tiene más de 75.000 hipotecas con estas condiciones

Juan A. Ruiz

La provincia de Málaga tiene más 75.000 hipotecas con cláusulas suelo, de las que han sido denunciadas unas 3.000, un cuatro por ciento, según revela el responsable para Andalucía Oriental de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (AUSBANC), Alfredo Martínez Muriel.

 

Esto significa que sólo esas 3.000 familias que han denunciado podrán anular estas cláusulas y cobrar lo pagado indebidamente. Se espera que con las sentencias, las demandas en Málaga se podrían llegar a multiplicar por cuatro o cinco”. Hasta ahora se han beneficiado más de un centenar de familias por sentencias firmes, según Martínez Muriel.

 

En Málaga hay más de 1.000 millones de euros en juego o 333 millones según las reclamaciones.
Según AUSBANC, este dato es “desolador, ya que tras la sentencia de 2013 que te obliga a quitar la cláusula suelo, tras las más de 70 sentencias de la Audiencia que anuló esta cláusula, unida a la sentencia de marzo del Supremo que ratifica el cese de estas cláusulas, la realidad es que existen 3.000 procedimientos judiciales únicamente”.

 

Para esta organización, las entidades financieras continúan cobrando las cláusulas suelo, porque “les resulta más rentable si de demandan de uno en uno que el cien por cien de los afectados, además del tiempo que se tarda en dictar sentencia”.

 

El responsable de AUSBANC en Andalucía Oriental denuncia que también las entidades tratan de minimizar estas sentencias “creando miedo en determinados sectores de la población, engañando cuando alguien se va a informar sobre cómo quitar la cláusulas, dando condiciones leoninas a lo que hay que sumar que hay personas que deben dinero por el tema de la crisis y no se atreven a ir a los tribunales”.
“Desde la sentencia el Supremo te quitan el suelo, pero te ponen los intereses del Euribor más 3,5. Esto es transparente y es lo que quería el TS en su sentencia”, afirma.

 

El origen de esta situación viene, según el también abogado Alfredo Martínez, desde 2009, cuando comenzó a bajar el Euribor, de manera que si en 2008 “en la cúspide de la crisis” este índice estaba a 5 por ciento, tras sucesivas bajadas llegamos a colocarnos al 0,4 por ciento. Esto significaba que en una hipoteca media, de las que se suscribieron en los años 2007 y 2008, el interés era Euribor más 0,5 de diferencia, es decir las hipotecas tenía un 5,5 por ciento de interés al mes. Hoy día con la bajada del Euribor al 0,4 por ciento, estaríamos pagando 0,9% (0,4 de Euribor más el 0,5), cuatro puntos menos de interés, unos 5.000 euros menos al año.

 

“En 2009 a pesar de la bajada del Euribor comenzamos a recibir consultas de que –continua- aunque los medios de comunicación anunciaban la bajada de este índice tenía que dar lugar a pagar menos por las hipotecas, estaban pagando lo mismo”.

 

Entonces comenzamos a estudiar las condiciones de sus préstamos hipotecarios y es “cuando descubrimos las cláusulas suelo, donde se ponía que usted pagaría el Euribor más 0,5, pero dos o tres cláusulas más adelante decía si esta cantidad es inferior al 3,5 usted paga eso. Esto es la cláusula suelo. Digo el 3,5 pero hay otros que es el 3,35, otros el 4”.

 

A partir de entonces AUSBANC descubre que esto lo habían hecho todas las entidades financieras, más de 70 entre cajas de ahorros, cooperativas de créditos y bancos de manera generalizada.
Entonces estudiamos en qué medida podíamos atacar esta cláusula, y vimos que había posibilidades de anular esa cláusula. Pero teníamos el problema de que si demandábamos a las 70 podíamos crear una situación ingobernable que aún no habría terminado. Ante esta situación, seleccionamos a una de cada grupo y así decidimos demandar como banco a BBVA, como caja de ahorros a Cajamar y como cooperativa de crédito a Novoa Caixa Galicia, podrían haber sido de otros pero era una manera de sintetizar el proceso, de forma que una sentencia podría afectar al resto de las entidades financieras.
También nos planteamos que si las clausulas eran nulas habría que devolver el dinero cobrado indebidamente. Primero pedimos la cesación de esa cláusula por un procedimiento verbal, muchísimo más rápido y sólo contra tres entidades tendríamos una sentencia rápida, en Primera Instancia, sentencia en Apelación e incluso en el Tribunal Supremo.

 

El tiempo nos dio la razón, la demanda se interpuso en 2009 y el 9 de mayo de 2013, cuatro años después, “tenemos la sentencia firme del Tribunal Supremo. En esta instancia el fiscal introduce el elemento de la devolución de cantidades”.

 

Para decidir sobre esta demanda se reúne el Tribunal Supremo en pleno y “se declara nula por falta de transparencia las cláusulas suelo de BBVA, Cajamar y Caixa Galicia, y que esta sentencia no tendrá efecto retroactivo más allá de los pagos realizados a partir de la fecha de la sentencia el 9 de mayo de 2013”.
Martínez Muriel añade que la sentencia afecta a todas las entidades que tengan cláusulas suelo. Además indicaba que no cabía la devolución en las demandas colectivas pero no decía nada de las individuales
Ante esta situación desde AUSBANC se comienza a presentar demandas individuales para cobrar lo pagado de más por las clausulas suelo desde el principio, en toda España, ya que no iba a afectar a la cuentas de la entidad; pero a partir de aquí se produjeron sentencias contradictorias. Aquí en Málaga desde los juzgados de lo Mercantil hasta la Audiencia Provincial entendían que debían devolverse individualmente, pero en Granada no.

 

Debido a esta disparidad de criterios se acude al Tribunal Supremo que en marzo de 2015 dicta una sentencia que resuelve un caso de particular y se remite al pago desde mayo de 2013. No obstante, se recurre al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuya sentencia se decidirá en los próximos meses.
Alfredo Muriel destaca que en Málaga hay más de 1.000 millones de euros en juego o 333 millones según las reclamaciones se atiendan el pago desde el principio o desde mayo de 2013.

Deja un comentario

El email no será público.