Un acuerdo muy perjudicial para Málaga - El Sol Digital
Un acuerdo muy perjudicial para Málaga

Un acuerdo muy perjudicial para Málaga

No han servido de nada estos 11 días de huelga, los empleados –da pudor llamarles trabajadores- han conseguido casi el cien por cien de sus demandas, como ha reconocido el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, al acordarse gran parte de lo que estaba en el convenio anterior, y añadía que confiaba en conseguir todo si los tribunales les daban la razón. Málaga ha estado hasta las narices de basura y, sin embargo, estos privilegiados se van de rositas, si exceptuamos que los días de huelga no se les abonarán ni compensarán, tampoco habrá que pedirles perdón, podría haberse añadido al acuerdo rubricado.

Entre otras muchas exigencias conseguidas, como que el personal fijo librará todos los sábados y domingos, el acuerdo recoge que, además, será de forma indefinida. ¡Ah!, y las sanciones a los trabajadores por bajo rendimiento se trasladarán al Consejo de Administración de la empresa, lo que es no decir nada, o mucho, si allí se les levantan.
Pero detrás de toda esta batería de imposiciones de Belmonte y sus jaleadores, lo que hay es una protección ante cualquier cambio que se produzca en la empresa el próximo año, y así también consiguen, porque lo han firmado con el Ayuntamiento y la empresa, la estabilidad laboral y las condiciones de trabajo actuales. O sea, que se blindan ante la eventualidad, tan urgente como necesaria, de privatizar y trocear el servicio de limpieza de Málaga. Vendrán nuevos pulsos a la ciudad de estos asalariados que tan gravemente han perjudicado a los ciudadanos de Málaga y la imagen de la ciudad, y vendrán porque les sale casi gratis este envite, lo que pierden en días de huelga lo recuperan con creces en condiciones laborales.

La empresa y el Ayuntamiento tenían el deber moral de aguantar y que fueran ellos, los huelguistas, los que cedieran agotados, el pueblo se posicionó en su contra y el viernes pudo decretarse el estado de insalubridad de Málaga, lo que les habría dado la puntilla. Pero se ha preferido ceder al chantaje. Nuestro alcalde, sobrado de muchas cualidades, está aquejado, sin embargo, de muchas contemplaciones contra estos empleados tan egoístas. No es anteponer el bien de la ciudad cerrar a cualquier precio un acuerdo, porque mañana volverán a las andadas puesto que saben que ganarán. Una nueva concesión a una nueva empresa con una nueva plantilla y en otras condiciones será la solución mejor entre las posibles. Día aciago este viernes.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.