“Un autre blanc”. Albinos en África. Ramón Echeverría p.b. - El Sol Digital
“Un autre blanc”. Albinos en África. Ramón Echeverría p.b.

“Un autre blanc”. Albinos en África. Ramón Echeverría p.b.

El 12 de mayo de 2018, en Fana, pequeña ciudad situada a unos 130 km al oeste de Bamako, capital de Malí, Ramata Darra, niña albina de cinco años, fue decapitada ritualmente. Nacidos sin melanina, el pigmento que se encuentra en la piel, ojos y cabello, en muchas regiones de África los albinos son discriminados, despreciados, temidos, y a veces asesinados, usando partes de su cuerpo para la composición de pociones mágicas. Salif Keita, famoso cantautor maliense y el albino más conocido del continente, reaccionó publicando, a través de su “Salif Keita Global Foundation”, “I am Ramata”, un poema muy emotivo en el que la joven niña “habla” desde su tumba para pedir justicia y protección para los albinos: “Yo soy Ramata Diarra. Este sábado unos salvajes han venido para arrancarme de los brazos de mis padres, degollarme y coger mi cabeza para usarla en sacrificios rituales en mi pueblo, Fana, en Malí, en donde el 95 por ciento son musulmanes y cristianos. ¿Dónde están los musulmanes? ¿Dónde los cristianos? Yo soy Ramata Diarra…”. También algunos meses más tarde Keita publicó el que será probablemente su último álbum (quiere retirarse con setenta años de edad y a los cuarenta años de su primer trabajo, “Mandjou”), “Un Autre Blanc” (Naïve, 2018). “Tras una vida de tribulaciones a causa de su diferencia”, se lee en la presentación del album, “Salif celebra finalmente lo que él es, `Otro Blanco´, e invita a que el Mundo celebre con él esa diferencia”. Ya en 2014 la Asamblea General de la ONU decretó que el 13 de junio se celebre el Día Internacional de Sensibilización sobre el Albinismo. Y también desde su música Salif Keita sigue protestando contra el secuestro y asesinato de albinos con fines de brujería, y la difusión de supersticiones por parte de los brujos locales.

Según la Tanzania Albino Society, 35 albinos fueron asesinados en Tanzania en 2008. Sus miembros y huesos se estaban vendiendo por $1000, y la plaga ya se había extendido a los países vecinos. El 2 de enero de 2009 un niño albino de ocho años fue desmembrado delante de su madre en Burundi, y unas semanas más tarde una albina de seis años. Entre los compradores de las pociones, se encontraban muchos buscadores de diamantes y oro de la zona tanzana del lago Victoria. Desde entonces, el gobierno tanzano ha reaccionado con fuerza. En enero de 2009 la policía de Dar es Salaam distribuyó móviles y estableció una “hot line” para los albinos. Estos últimos años ha ido deteniendo a los curanderos no licenciados, e impuesto fuertes multas a quienes trafican con miembros humanos. Y con la ayuda de una ONG canadiense ha montado campañas para convencer a la gente de que sus vecinos albinos no tienen ningún poder mágico.

Menos eficaz ha sido la actuación del gobierno de Malaui. Entre 2014 y 2015 se dieron 65 casos de secuestros y asesinatos de albinos. En 2016 se prohibió toda actividad a brujos y curanderos. Peter Mutharika, presidente de Malawi, confesaba entonces que se sentía avergonzado de lo que estaba pasando. Pero no parece que haya sido muy eficaz para deshacer entuertos, y su gobierno ha achacado el problema a las actividades de los brujos de la vecina Tanzania. La abogada nigeriana Ikponwosa Ero, albina ella misma, enviada especial de Naciones Unidas, resumía así la situación: “Si no se consigue terminar con las atrocidades, se trata de un grupo [el de los albinos] amenazado de extinción metódica”.

Es cierto que “siempre se han dado ataques contra los albinos, y no sólo en África, pero las redes sociales y los media amplifican ahora lo que sucede en este continente”, explicaba Mariame Sidibe, profesora de derecho público en Bamako, el 11 de junio de 2018 en el periódico francés Libération. Pero también en el mismo artículo, Mamadou Sissoko, secretario general de la Federación de Asociaciones que Padecen Albinismo (Fapao) advertía: “Cada vez que hay elecciones nos convertimos en presa de las gentes que quieren hacer sacrificios rituales. No es la primera vez que eso ocurre en Fana”. A lo que añadía Naffet Keita, antropólogo y profesor en la FSHSE de Bamako: “Los albinos son objeto de múltiples creencias, y aquí la diferencia de color es más visible. Ser minoritario y diferente engendra comportamientos de gran violencia”.

albinos
Los albinos, en algunos países de África, sufren persecución

En ese ambiente tan sombrío están surgiendo, sin embargo, buenas noticias. Como notaba Ninou Chelala en 2007 en su libro “L’Albinos en Afrique. La blancheur noire énigmatique”, los albinos se están organizando y reforzando su personalidad con la ayuda de la emergente sociedad civil. Este 21 de mayo habrá elecciones generales en Malaui. Y a pesar del terrible apunte aparecido en The Economist del 11 de mayo, “Los políticos [de Malaui] creen que partes de los cuerpos [de los albinos] aumentan sus posibilidades de vencer”, seis miembros de Apam, la asociación que reúne a los albinos, han decidido presentar sus candidaturas. Ya en 2010, un albino, Salum Khalfani Bar’wani fue elegido al parlamento tanzano.

Y como para hacer evolucionar las mentalidades, la moda y la canción son más eficaces que la política, la Albinism Society de Kenia organizó en noviembre de 2018 un concurso de belleza, con treinta participantes de Kenia, Uganda y Tanzania. Deseaban concienciarse tanto a sí mismos como a las sociedades en las que viven, y escogieron el lema “Accept me, include me, I can” (Acéptame, inclúyeme, yo puedo). El tanzano de 20 años Emmanuel Silas Shedrack, y la keniana Maryanne Muigai, de 19, fueron proclamados Mister y Miss albinos 2018. En la isla de Ukerewe, en el lago Victoria, que el gobierno tanzano ha puesto a disposición de los albinos, surgió en 2107 “Tanzania Albinism Collective”, un coro de 18 albinos, hombres y mujeres, de 24 a 57 años. Con la ayuda técnica de Ian Brennan, conocido productor musical californiano, produjeron “White African Power” (Six Degrees Records), con títulos tan significativos como “Life is Hard”, “They gossiped when I was born”, y, para concluir, “Happiness”. En “My life”, Hamidu Didas, de 28 años, canta: “Mis padres me abandonaron, por cómo se me ve. Dijeron que no soy su hijo, que pertenezco a los blancos…” Precisamente “Un autre blanc” es el último álbum de Salif Keita, el más conocido de los albinos de Africa…

Deja un comentario

El email no será público.