Un nuevo modelo educativo, ya. Salvador Arenere - El Sol Digital

Un nuevo modelo educativo, ya. Salvador Arenere

Todo comienza y todo finaliza con la educación. Lo correcto, lo inadecuado, lo positivo, lo negativo.

Los grandes problemas del mundo, de Europa, de España, tienen como origen la educación: los modelos mal diseñados y no consensuados.

Los excesivos intereses políticos temporales, con objetivos electorales, han sido utilizados para adoctrinar, para ocultar realidades, para cambiar la historia, alejados de los cambios enormes que se producen en un mundo global, tecnológicos, migratorios, etc. Hurtando el conocimiento necesario para adaptarse al futuro. Empequeñeciendo desde la niñez el pensamiento. Poniendo énfasis en el egoísmo, el odio a sus vecinos. Buscando un enfrentamiento permanente.

En Europa, la activación de populismos y nacionalismos pone en peligro a la misma Unión Europea.

La negación de la realidad desde la escuela, pasando por las aulas de universidades desfasadas, en un mundo nuevo hiperconectado, digital y tecnológico, está desaprovechando grandes oportunidades de empleo cualificado en esta transformación sin parangón.

Toda la energía dedicada a exigir permanentemente derechos sin obligaciones, auspiciadas por movimientos políticos sin la menor ética, nos desconecta de esta realidad transformadora.

El elevado crecimiento del Sureste Asiático (China, India, Corea), que está más alineado con estas realidades transformadoras, esta creando un dominio de nuevos mercados, descolocando terriblemente a Europa que corre el riesgo de quedar desplazada para lustros.

Desear ser pequeños y más pequeños como objetivan los nacionalistas no tiene ningún sentido. El próximo día 21 de diciembre España se juega mucho. También Europa.

Poner de moda ser pequeño, sin altura de miras por parte de los líderes europeos, puede ser preocupante. Hemos llegado a esta situación por permanecer al margen del nacimiento de colectivos de jóvenes alejados de la realidad por un modelo educativo pernicioso. Lo estábamos viendo y nadie hizo nada.

La responsabilidad de todos los gobiernos democráticos es tremenda, sin duda. La democracia posibilita gobiernos no siempre mayoritarios pero las formaciones políticas no pueden dejar de ser responsables en temas de Estado.

La educación debe ser el tema central de Estado. Porque “todo comienza y todo finaliza en la educación”. Todos los problemas de calado, y hoy tenemos una buena prueba de ello en Cataluña, se originan en un modelo educativo inadecuado.

Todos somos responsables pero los gobiernos, todos los gobiernos, mucho más.

Salvador Arenere, presidente de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA). Artículo publicado en Expansión.

 

 

Deja un comentario

El email no será público.