Unas elecciones contra el pesimismo - El Sol Digital
Unas elecciones contra el pesimismo

Unas elecciones contra el pesimismo

Las elecciones de este pasado domingo, sin ofrecer resultados muy distintos de los habidos en diciembre pasado, han significado, sin embargo, el hundimiento de los más negros presagios que se cernían sobre el devenir de la política española. Ahora, no parece descabellada la formación de un gobierno del PP con los apoyos necesarios, y el “sorpaso” o la pérdida de la hegemonía de PSOE en la izquierda española, tomando el relevo Podemos, no se ha producido.
La apelación, mediante el miedo a los radicalismos, al refugio electoral en el PP ha funcionado y, así, un partido acosado, por supuesto no solo él, por numerosos casos de corrupción -y en la recta final de la campaña por una operación sucia contra el ministro del Interior- no han debilitado a Mariano Rajoy. Está por ver cuál será la estrategia que siga el presidente del PP y del gobierno en funciones pero un Rivera algo debilitado, aunque necesario, no está en condiciones de seguir pidiendo que Rajoy se aparte y sea otro el candidato a la Moncloa. Es cierto que la urgente regeneración personal y política del PP se aleja con este balón de oxígeno electoral. Lo que haga PSOE también está por ver, porque tantas veces ha negado, no solo Pedro Sánchez, sino también Susana Díaz, la posibilidad de alguna clase de coalición o acuerdo con los populares, que ahora resulta difícil imaginar un cambio de posición. Pero la que sigue siendo la mejor de las soluciones es una gran coalición de gobierno PP-PSOE-Cs. Pedro Sánchez, con el que existe unanimidad en cuanto a que resulta un pésimo líder y otro tanto peligroso por sus intentos de pacto con los antisistema, ha salvado -al menos de momento- la cabeza, porque pese a perder cinco diputados y volver a bajar el suelo electoral histórico de su partido no ha sufrido el deshonor de pasar a tercera fuerza política pero, sobre todo, porque los malos resultados del PSOE en Andalucía, Comunidad en la que gana PP, no le permiten a Susana Díaz asaltar el partido para erigirse en una próxima convocatoria como la candidata a presidenta del gobierno. Tampoco estaba previsto el descenso de Ciudadanos pero más importante aún es la pérdida de votos de Podemos, más de un millón. La suma Podemos/IU no ha sido tal, ha restado, y este dato les desconcierta, por eso no sacan las conclusiones pertinentes. Lo que podría ser verdad en la teoría, no siempre se plasma en la realidad, y eso deberían saberlo estos profesores de Ciencia Política.
Habrá que esperar los próximos movimientos de las principales fuerzas políticas. España lleva más de seis meses sin un Gobierno a pleno rendimiento. Unas terceras elecciones serían el peor escenario imaginable. Es la hora de la responsabilidad y de que gobierne la fuerza más votada por los españoles.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.