Vanesa Díez, directora del Museo: “Jorge Rando va a ser el primer pintor de occidente que exponga en el Museo Memorial de Qi Baishi” - El Sol Digital
Vanesa Díez, directora del Museo: “Jorge Rando va a ser el primer pintor de occidente que exponga en el Museo Memorial de Qi Baishi”Vanesa Díez

Vanesa Díez, directora del Museo: “Jorge Rando va a ser el primer pintor de occidente que exponga en el Museo Memorial de Qi Baishi”

Sergio Rodríguez. –

El próximo mes de mayo Jorge Rando inaugurará en China una exposición que es un hito histórico para el pintor y para los integrantes de su museo. El propio viaje al país asiático servirá al museo para establecer lazos de unión muy interesantes. Vanesa Díez, directora del museo, está impaciente por el viaje a China, aunque no descuida las numerosas atenciones que requiere el día a día de un espacio que realiza una gran labor cultural y social.

¿Qué proyectos centran el presente del museo?

Lo más importante que tenemos ahora es que el próximo 15 de mayo inauguramos una exposición de Jorge Rando en China, en Xiangtan. Será una exposición magna en un espacio de 300 metros cuadrados bajo el título “La pintura sin amor es solo color sin alma” en el Museo Memorial de Qi Baishi, que es el pintor moderno más importante de chino. Va a ser la primera vez que un pintor de occidente expone en ese museo. Estamos volcados en establecer relaciones institucionales con diferentes entidades chinas para poder establecer un puente a través del lenguaje artístico. En este viaje vamos a tener una reunión con uno de los pintores coetáneos más importantes que hay en China, que dará una clase magistral con Jorge Rando. Tendremos un encuentro con el señor Wu, que es uno de los académicos más prestigiosos de Beijing, que ha hecho un escrito sobre la obra de Jorge Rando. Queremos establecer esas relaciones para poder realizar exposiciones de artistas coetáneos chinos y aprovechar ese puente cultural gracias a tener la obra de Jorge Rando allí.

¿Cuál ha sido el camino para gestar esa exposición en China?

Hace unos meses tuvimos aquí la obra de Qi Baishi, que era la primera vez que se presentaba en occidente. Cuando estuvo aquí, la comitiva representante de Qi Baishi se quedó enamorada del lenguaje artístico de Rando y decidieron ofrecernos el poder exponer en su museo. En el trabajo diario nos mantenemos en aras de cumplir nuestro quinto aniversario el próximo 28 de mayo. Mantenemos nuestra agenda cultural con sesiones de cinefórum, conciertos, charlas sobre teatro, sobre arte, talleres infantiles y talleres de inclusión. También tenemos ahora un proyecto con el Hospital Civil que se llama “RecupeRando”. El museo debe ser un espacio vivo. Tenemos preparada una exposición sobre los clochard, que son los vagabundos urbanos, es uno de los ciclos temáticos más impactantes de Jorge Rando y que no hemos expuesto nunca. Esta exposición mostrará las nuevas versiones que ha realizado 60 años después e irá acompañado de una exposición sobre Henry Moore.

¿Qué camino ha tomado la evolución de la pintura expresionista en los últimos tiempos?

Lo bueno que tiene el expresionismo es que como fue un movimiento cultural permite seguir desarrollándose desde distintas perspectivas. Numerosos artistas siguen interesados en trabajar en el expresionismo. Es cierto que las últimas exposiciones que hemos tenido van más dirigidas al principio del siglo XX, pero también hemos podido tener en el Atelier diferentes pintores que han venido o como tuvimos con la Universidad de Bellas Artes de Berlín, que eran pintores jóvenes coetáneos. Hay interés en seguir entendiendo el arte como una forma de reivindicación humanista. En este siglo XXI hay un auge de los movimientos sociales y de la empatía, pero seguimos asistiendo a la deshumanización de la sociedad, guerras, hambre… El arte sigue siendo una herramienta que visibiliza las cosas. Jorge Rando es uno de los referentes del expresionismo a nivel internacional por la reivindicación humanista de su pintura. Es un movimiento al que debemos seguir dando visibilidad desde el museo.

Es de agradecer viendo la crisis de valores actual…

El siglo XX vivió las dos guerras mundiales y esa pérdida de valores y otras piedras se siguen manteniendo en el siglo XXI. El lenguaje sigue siendo esa herramienta que permite dar visibilidad y empatizar con la otra persona. Encontramos que ante las situaciones de los refugiados hay discursos que se están radicalizando. El arte une y hace que nos pongamos en la situación del otro para ver que no es tan diferente.

¿Qué balance hacen de sus cinco primeros años de trayectoria?

La verdad, muy positivo. Desde que abrimos el museo una misión era ser parte del barrio del Molinillo, que queríamos que fuese el foco del nuevo expresionismo de Jorge Rando. Formamos parte del entorno en el que estamos y hemos podido ver una revitalización cultural en estos cinco años gracias al museo. Queríamos conformarnos como la sala de estar del arte en Málaga. Hemos realizado más de 600 actividades culturales y trabajamos con cientos de sociedades civiles de Málaga. Hemos convertido proyectos en realidades. Ser referentes dentro del expresionismo era otra misión. Hemos traído la primera exposición de Ernst Barlach, el precursor de la escultura impresionista en España, la primera exposición magna de él ha sido aquí. Hemos tenido exposiciones como la de Qi Baishi, que era la primera vez que exponía en occidente, por lo que a nivel expositivo nos hemos situado a nivel internacional. Otra de las razones era poder trabajar en difundir el nuevo expresionismo de Jorge Rando a nivel internacional. Hemos tenido exposiciones en Alemania, en mayo en China y estamos en conversaciones con Latinoamérica. Nuestra perspectiva es el amor hacia la cultura y ser un espacio para la ciudad de Málaga.

¿Cómo se consigue ser atractivo para el malagueño?

Nuestra misión desde que abrimos era ser un museo para la ciudad y para los malagueños. Se puede constatar por la ubicación que hemos elegido, pues está fuera del centro museístico. Somos gratuitos, no cuantificamos las visitas porque no evaluamos nuestra trayectoria por una estadística, creemos más en lo cualitativo. La legitimidad de un museo no se la da la palabra museo, sino la sociedad, y creo que la ciudad de Málaga nos la está dando. Creo que cumplimos con esa misión de ser para la ciudad. En verano vienes a una sesión de poesía y puede haber aquí 200 personas. El museo estaba hecho para la ciudad y seguiremos trabajando para ello. El turismo también es interesante porque pertenecemos a esa ciudad de museos. Vienen muchas personas porque la obra de Jorge Rando es reconocida a nivel internacional, sobre todo en el norte de Europa, pero no es el objetivo principal de aquí. La acción social y la perspectiva humanista de Jorge Rando es lo que estamos trabajando.

¿Ha sido difícil sobrevivir siendo gratuito el museo? ¿Se han planteado cambiar ese aspecto?

Nosotros no recibimos subvenciones públicas y es todo un reto. Rando tenía clara la perspectiva de querer democratizar la cultura como derecho universal. Nosotros respetamos ambas opciones. Nosotros no cobramos por nada en este museo. Hay que buscar alternativas diferentes y trabajar más, pero no hemos pensado cambiar esa línea.

 

Hábleme del proyecto Inklusión

Es una de las cosas que ha diferenciado el museo. Rando ha tratado temas como la prostitución, el hambre o los refugiados. Queríamos trasladar la obra del pintor a la acción social. La forma de hacerlo era trabajar conjuntamente con asociaciones. Buscamos líneas de colaboración enriquecedoras. Realizamos talleres artísticos, pues cuando los refugiados llegan tienen seis meses para incorporarse a un entorno desconocido. Lo que hacemos es trabajar de manera conjunta con pintores del Atelier. Trabajamos con niños, adoratrices, niños del Hospital Civil… Siempre hacemos proyectos a largo plazo e intentamos que permanezcan en el tiempo. Una vez finalizados los cursos, el museo les provee de materiales. Muchas personas que pertenecen a grupos de exclusión social no tienen una cotidianidad y necesitan participar en la sociedad. Ahora tenemos una colaboración con La Caixa, que ha hecho una aportación económica para que podamos seguir realizando todas estas actividades. Hemos trabajado mucho con ellos y al final hemos decidido trabajar más conjuntamente.

 

Deja un comentario

El email no será público.