Violencia de género, cómo evitar muertes (y II)

Fernando Chapado de la Calle

 

SALARIOS ACTUALES
Desgraciadamente, en un elevado porcentaje, los salarios no llegan a ser los que años atrás considerábamos peyorativamente como mileuristas, con los recortes sociales y la reforma laboral, podemos aseverar que la media actual se sitúa bastante por debajo de esta cifra, en un entorno de unos 800 euros de media en el mejor de los casos, cuando no el salario mínimo interprofesional de 648 euros/mes, que tantos años sirvió como salario de referencia en las negociaciones colectivas, y en la actualidad se trata de un salario real.
¿Qué hace el hombre en estas circunstancias?:
Con una situación cambiante de la noche a la mañana, de la que ha sido sujeto pasivo
Apartado del cariño de sus hijos
Haciendo frente a un alquiler no menor de entre 400/500 euros
Pasando una pensión no menor de 250/300 euros
En el mejor de los casos pagando el 50 por ciento de la hipoteca o alquiler de la vivienda conyugal y en el peor el 100 por cien de otros 400/500 euros, más comunidad y consumos
Transporte (porque tiene que continuar trabajando, en ese sentido la vida no le cambia, al contrario si puede tener la posibilidad necesita obtener mayores ingresos para hacer frente a la nueva situación que le ha creado la denuncia
Aparte de su propia manutención, etc.

¿Y sus hijos? ¿Por qué el hecho de la ruptura de la pareja tiene que conllevar la pérdida del contacto con sus hijos? ¿Y dónde queda el derecho fundamental a la presunción de inocencia?
¿No puede llevar esta situación al hombre a una situación de desesperación? ¿Es posible que con estas medidas estemos agravando la situación de la pareja?

Resultado

Dice el refrán que: “del amor al odio, solo hay un paso”…., y estas circunstancias son generadoras de odio…
Cuando la denuncia es cierta, fundamentada y probada, debe caer sobre la persona trasgresora todo el peso de la Ley, pero en la misma línea, cuando no se demuestre la veracidad de la denuncia, debe recaer sobre la persona denunciante una sanción administrativa y judicial lo suficientemente disuasoria como para que se respete la utilización de esta ley especial.
Utilizando un término absolutamente frívolo en relación a la gravedad del asunto que exponemos, cuando un jugador de fútbol es derribado en el área, el infractor es castigado con la pena máxima (penalty), pero cuando existe una simulación con el ánimo de engañar al Juez, este es sancionado, por la acción de tratar de engañar.
Actualmente, aquella denuncia que no demuestra veracidad es sencillamente archivada, generando una absoluta impunidad de la persona que ha utilizado mal esta ley especial.
Todo lo expuesto, nos lleva a una conclusión: esta ley no funciona, ni cumple los objetivos para los que fue creada. Sino todo lo contrario, es generadora de odio, rencor y humillación, que además de destruir familias que pudieran reconducirse mediante la mediación, por desgracia en ocasiones acaban en verdaderos dramas de suicidios de hombres y/ o asesinatos de las muejres.
PROPUESTAS DE MODIFICACION
Esta actuación debería desarrollarse de forma multidisciplinar como ha ocurrido en los logros conseguidos en los ejemplos anteriores, que no es lamentablemente el caso que nos ocupa, donde no ha disminuido el número de víctimas mortales.
Al tratarse de una situación socioeconómica, entendemos que implicaría a los ministerios de Interior, Hacienda y Trabajo y Seguridad Social, en sus respectivas direcciones generales de la Policía y Guardia Civil, Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) e Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). En estos organismos, absolutamente modernizados, se concentran todos los datos que puedan dar lugar a la generación de un expediente informativo suficientemente completo para facilitar una posible acción de la Administración de Justicia, que en la actualidad no es precisamente el paradigma ni de la rapidez, ni de la modernidad y, por supuesto, tampoco de eficacia.
Cualquier denuncia de este tipo, debería contar con la apertura de un expediente informativo básico que recogiera la denuncia y que sería potestad del Órgano Coordinador, algo parecido a la Dirección General para la lucha contra la Violencia, que sería la que hiciera una evaluación previa y decidiría la determinación de protección preventiva. Para ello, se destinarían centros de residencia con dormitorios y servicios específicos entre los que se encontrarían unas unidades básicas de comedor, guardería, educación primaria, centro de salud…, que contarían con vigilancia policial las 24 horas. En ellos, la persona afectada, junto con sus hijos, podría vivir durante el tiempo necesario, aunque sería conveniente establecer unos plazos no demasiado dilatados para evitar una alteración importante en la vida habitual de los afectados.
Este período no debería ser superior a 7 días, y contaría a efectos laborales, con la connotación de “obligación administrativa ineludible”, siendo retribuido al 100 por cien para el trabajador, así como la cotización correspondiente por el Régimen General de la Seguridad Social, garantizando la continuidad del puesto de trabajo como si se tratara de la participación en un acto electoral, citación judicial o similar, siempre que quedara demostrada la veracidad de la denuncia. Salvo que por el contrario se demostrase que no fuera así, que se tratara de una denuncia falsa o infundada, será potestad de la empresa deducir los días no trabajados y la parte proporcional de pagas extras y vacaciones, así como la cotización empresarial al Régimen General de la Seguridad Social por esta circunstancia.

 

Equipo psicosocial

Mientras tanto, un equipo psicosocial, con apoyo médico cuando se requiriera va obteniendo información de ambas partes, a través de una entrevista conjunta o separada con un mediador de conflictos especializado. En los casos en que fuera necesario, también se contaría con el análisis físico de un médico forense y un análisis psicológico y social de ambos componentes de la pareja.
De este modo, se pretende llegar a la conclusión de que se trata o bien de una denuncia fundamentada, en cuyo caso se daría traslado urgente para una intervención judicial, con datos suficientes para la celebración de un juicio rápido que estableciera unas medidas provisionales en cuanto a la separación de la pareja con privación de libertad en caso de estar justificada la denuncia, y las medidas civiles que presidan la nueva relación respecto a las circunstancias económicas y de custodia de los hijos, medidas que podrían ser revisadas posteriormente cuando alguna de las partes aportara datos fehacientes adicionales a aquellos que han conformado el expediente informativo básico. De esta forma se daría una protección real y efectiva a la persona que realmente lo necesita, alejando a el/la presunto/a maltratador/ra.
Pero si de la investigación pertinente se extrae que la persona habría denunciado falsa o infundadamente, tendrá una sanción administrativa, y una anotación en su ficha policial y deberá resarcir a la persona falsamente denunciada de todos aquellos gastos que hubiera ocasionado por este motivo (gastos generados en los Centros de Residencia si los hubiere), incluso con privación de libertad en la misma proporción, en el caso de haberla padecido la persona falsa o infundadamente denunciada.

 

CUSTODIA COMPARTIDA
Respecto a los hijos existentes en la pareja, se aplicará como norma general el régimen de patria potestad y custodia compartidas. Salvo que uno de los miembros no pueda ejercer su derechos/ obligaciones como madre y/o padre puesto que de forma manifiesta le generen un daño directa o indirectamente al menor.
Si bien es cierto que atendiendo siempre al interés del menor, en la medida de lo posible (atendiendo a la edad y madurez mental) serán tenidas en cuenta sus preferencias de convivencia indicadas por estos a favor de uno u otro progenitor. Siempre que no existan dudas de manipulación por parte de algún progenitor.
Por tanto y sólamente en caso de renuncia de un progenitor a favor de otro, se considerará la guardia y custodia a su favor, y mucho menos se privará de la patria potestad, salvo decisión judicial fundamentada, a ninguno de los progenitores, conservando su derecho a un régimen de visitas, todo lo ámplio que pueda el prognitor no custodio y que permita una relación adecuada con el progenitor y su familia.
Mientras que en los casos en que corresponda por renuncia de la guardia y custodia, se establecerán unos baremos económicos compensatorios previos, atendiendo a las necesidades requeridas a la edad del menor exclusivamente, que serán aplicados salvo acuerdo entre las partes.
De esta forma, se evitarían las desavenencias por ingresos supuestamente no declarados, tan frecuentes en nuestra sociedad altamente pícara en este sentido.
Por todos son conocido los intereses económicos subyacentes en el proceso de separación o divorcio, al igual que las medidas arbitrarias de jueces, atendiendo a temas tales como situación familiar o ingresos de cada uno de los cónyuges, que beneficia al cónyuge fiscalmente trasgresor frente al fiscalmente cumplidor.
Por los distintos procesos electorales, 2015 es un año especialmente complicado (y esperemos que no lo sea también 2016, porqué nuestro actual presidente del Gobierno se empeñe en agotar la legislatura con los presupuestos del próximo año aprobados por las Cortes Generales, para que un partido político acepte incluir en su programa, una modificación o casi derogación de la ley de violencia de género (que en la realidad está excluyendo al hombre). El partido que se atreviera con ello temería perderse “el granero del voto feminista”, y no están las encuestas con la cantidad de opciones electorales nuevas surgidas en los últimos meses para desperdiciar ni un solo voto…, pero si realmente la alternativa de cambio, honestidad e integridad que propugna la nueva imagen del PSOE es cierta, no debería dudar ni un momento en afrontar este grave problema que se está extendiendo como una epidemia en nuestra sociedad y no consigue los objetivos que se había marcado.
Defiendo la intolerancia con la violencia de cualquier tipo. Pero no califiquemos la violencia de machista, también la hay feminista, integrista, de los alumnos hacia los profesores…

Deja un comentario

El email no será público.