Violencia de género masculina. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado - El Sol Digital
Violencia de género masculina. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

Violencia de género masculina. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

Someteremos a divulgación en esta ocasión un caso realmente cuestionable y por ende, no exento de dudas. En efecto, nos encontramos ante un caso de violencia de género,  pero esta vez no entre un hombre y una mujer, donde la mujer sería la víctima, sino entre un hombre y otro hombre, ambos casados. Pues bien, en tales circunstancias, en su día uno de los varones interpuso denuncia por malos tratos contra su marido, dictándose una orden de protección con las correspondientes medidas de alejamiento e incomunicación del denunciado, sin que se fijara en la posterior sentencia de divorcio pensión compensatoria alguna a su favor. Pasado un tiempo, el supuesto maltratador fallece, por lo que solicita el supérstite pensión de viudedad.

A tal fin, bueno será recordar que para tener derecho a la pensión de viudedad, el artículo 220.1 Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, nos indica que en los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso,  siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho. Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria a que se refiere el artículo 97 del Código Civil.

 Pues bien, en este caso, al susodicho como ha quedado expuesto, al divorciarse de su ex, no le fue reconocida la citada pensión compensatoria, aunque sí tenía  un medio probatorio que pudiera garantizarle  el reconocimiento de la pensión de viudedad, ya que la citada norma nos dice que tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento. En este caso,  el Juzgado de Instrucción dictó una orden de protección con las correspondientes medidas de alejamiento e incomunicación del denunciado, por lo que en circunstancias normales de aplicación del referido precepto, el citado supérstite debería tener derecho a la consiguiente pensión de viudedad.

Así las cosas, en los antecedentes de este caso,  el matrimonio fue contraído con el régimen económico de gananciales, si bien ulteriormente se otorgaron capitulaciones matrimoniales para adquirir el régimen de separación de bienes, por otro lado, el varón solicitante no tenía pensión compensatoria del varón finado, pero sí un documento de orden de alejamiento por malos tratos del ex cónyuge, por lo que  el supérstite solicitó la pensión de viudedad con motivo del fallecimiento de su ex- marido, que le fue denegada por el I.N.S.S. al entender no ser perceptor de la pensión compensatoria, además de que no se reconoce la pensión en supuestos de violencia de género cuando el matrimonio es del mismo sexo.

Por cuanto antecede, la cuestión que se plantea es, si teniendo en cuenta que el solicitante no  estaba  percibiendo del ex cónyuge supérstite pensión compensatoria tras el divorcio y  siendo este un hombre y no una mujer … ¿tendría  derecho  a  percibir pensión de viudedad al tener reconocida una orden de protección por los malos tratos infligidos por el fallecido…? o , dicho de otra forma… ¿se debe reconocer la prestación  en el supuesto de violencia de género donde el matrimonio es de dos hombres …?

En virtud de lo anterior,   el TSJ de Madrid, en su sentencia 982/2019, de 18 de noviembre,  seguida bajo Rec. n.º 580/2019, ha dado su respuesta, al    interpretar que pese a tener como documento probatorio la excepción de tener reconocido el supérstite el derecho a la protección  por los malos  tratos infligidos por el fallecido, ello a criterio del Tribunal,  solo es aplicable en el supuesto de violencia de género que exige que la víctima sea una mujer, pero no un hombre.

Visto lo visto, entiendo que la citada  resolución judicial,  al  contemplar la figura de la víctima de violencia de género desde un prisma  único  favorecedor de la mujer casada con un hombre, pero no a  favor del hombre casado con otro hombre como es en este caso, tal criterio debe ser modificado por nuestro Tribunal Supremo y sobre todo  por el  Tribunal Constitucional que,  con unos criterios igualitarios y equitativos,   o sencillamente de aplicación de  la analogía extensiva,  equiparen en el futuro la igualdad  de derechos que  la norma  otorga a una mujer en idénticos términos  a los que reclama el hombre, aunque dadas las actuales corrientes populistas que abanderan  conceder a la  mujer en exclusiva el alcance de la violencia de género, entiendo puede ser una aspiración que podrá conllevar durante un tiempo a  un profundo limbo o  letargo normativo, donde en el peregrinar de los hombres humillados  y maltratados física o psicológicamente  quede la esperanza de un cambio que despierte la igualdad de una realidad social.

En resumen,  la interpretación efectuada por el tribunal  colegiado, ha sido sustentada  en base a que  toda excepción debe ser interpretada restrictivamente y no cabe extenderla al supuesto de que el maltratado, la víctima de la violencia de género, sea un hombre, por lo que, a la vista de la literalidad del artículo 97 del Código Civil en relación con el art. 220.1 de la LGSS, que sólo reconoce el derecho a percibir la pensión de viudedad a las mujeres que,  aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria derivada del divorcio pudieran acreditar que eran, o habían sido, víctimas de violencia de género en el manual del divorcio, esta excepción no puede aplicarse por analogía al cónyuge sobreviviente y, en consecuencia,  no se le ha reconocido referida pensión de viudedad al varón casado con otro varón….

Deja un comentario

El email no será público.