Visita a San Sebastián - El Sol Digital
Visita a San Sebastián

Visita a San Sebastián

Esta semana hemos visitado San Sebastián, alojados en el Hotel María Cristina y hemos comido en el restaurante Akelarre,  probando un txakoli. Richerdios

Hotel María Cristina

Dirección: República Argentina Kalea, 4, 20004 Donostia, Gipuzkoa. Teléfono: 943 43 76 00.-

Este hotel de 5 estrellas se encuentra en San Sebastián, frente al teatro Victoria Eugenia, y ofrece vistas al mar Cantábrico y al río Urumea. El María Cristina Hotel data de 1912 y cuenta con habitaciones elegantes con WiFi gratuita. Las habitaciones tienen aire acondicionado, TV de pantalla plana vía satélite, y baño de mármol con bañera independiente, ducha de efecto lluvia, lavamanos doble, albornoz y zapatillas. Todos los días el restaurante Easo sirve un desayuno buffet. En el bar DRY Martini se pueden tomar pinchos (tapas locales) y una gran variedad de bebidas. La chef francesa Hélène Darroze, galardonada con una estrella Michelin, regentará un restaurante efímero en el hotel de junio a octubre. Se servirán menús para el almuerzo y la cena y platos y pinchos vascos de autor. En el Hotel María Cristina se han alojado estrellas de cine como Woody Allen y Elizabeth Taylor durante el festival de cine de San Sebastián, que se celebra en septiembre. El centro de convenciones Kursaal se halla a unos 300 metros. El centro histórico de San Sebastián está a unos 400 metros del María Cristina Hotel. Esta es una de las zonas favoritas de San Sebastián. Según comentarios independientes, este alojamiento es de los más elegidos por la gente que quiere alojarse en el corazón de la ciudad. También tiene muy buena puntuación por la mejor relación calidad-precio en San Sebastián. Desde que se inauguró en 1912, el hotel María Cristina, recientemente restaurado, ha permanecido estrechamente vinculado a la historia y la vida cultural de San Sebastián. El espléndido interior inspirado en la Belle Époque destaca por sus majestuosas columnas, retratos del siglo XIX, exquisitos brocados de seda y espectaculares lámparas de araña, lo que permite experimentar la opulencia en estado puro. Las habitaciones, decoradas con una sofisticada paleta de grises y blancos, son un refugio de lujo, tranquilidad, estilo y tecnología, y ofrecen una sensacional variedad de servicios que, juntos, crean una estancia inolvidable.

Restaurante Akelarre

Paseo Padre Orcolaga, 56, 20008 Donostia, Gipuzkoa. Teléfono: 943 31 12 09. Fax: 943 219 268 restaurante@akelarre.net www.akelarre.net. Horario: 13:00–15:30, 20:30–23:00 Horario de cocina: 13.00 a 15.30 y de 20.30 a 23.00. Cierre semanal: Martes de enero a junio, domingo cena, lunes. Cierre anual: Febrero y segunda quincena de octubre
En un entorno natural, rodeado del verde del monte y con vistas al azul del mar, Pedro Subijana dio forma a su sueño. El restaurante Akelarre cuenta con un reconocido prestigio, gracias a una cocina moderna y al inconformismo del equipo que lidera, del que no paran de salir platos para impresionar a los comensales.
No se sabe dónde está el techo de perfeccionismo de esta casa que cada año sorprende con diabluras culinarias de altura. Y es que Pedro Subijana no sólo ha sabido mantener un equipazo de lujo compenetrado, sino que les ha contagiado la máxima ilusión por la incesante creatividad y el deseo de satisfacer a la clientela. Calamar como un risotto y flor de mantequilla, rabo de buey con chufas. Los postres, sublimes, cup-cake fundente. Servicio de sala y de vinos antológico. Y el no va más, el paisaje y las vistas sobre el mar. Precio medio 170 €.

El txakoli 34

El txakoli es un vino joven, afrutado y ligeramente espumoso producido en el País Vasco. A pesar de que ha existido durante siglos (la primera mención del txakoli es de 1520), ha empezado a hacerse popular en los últimos años, y no solamente en el País Vasco sino también poco a poco en todo el mundo. En sus orígenes, el txakoli era hecho en los baserris (caseríos). Se consumía localmente y era utilizado como objeto de cambio entre los vecinos. Sin embargo, nunca extendió su alcance más allá de las fronteras del País Vasco. La principal razón fue que, en aquellos tiempos, el txakoli era un vino de mala calidad, fermentado en viejos barriles de roble y conocido por ir directamente a la cabeza, por ser un vino “cabezón”. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el txakoli fue desapareciendo poco a poco. La producción continuó disminuyendo hasta que en 1989, gracias a la ayuda de un grupo de amantes del txakoli, algunas de las variedades recibieron el certificado de Denominación de Origen. Este hecho estimuló la recuperación del txakoli y marcó también el comienzo de un importante proceso de mejora de su calidad. En la actualidad, el txakoli ya no es un vino cabezón, sino que se ha convertido en un vino de buena calidad y muy agradable al paladar – especialmente cuando se disfruta con pescado fresco en una tarde de verano. En Getaria, las tierras que rodean el pueblo son hogar de la mayor cantidad de viñedos productores de txakoli y conforman la Designación de Origen Getariako (que significa “de Getaria” en euskera). Desde Getaria, se puede llegar a varias bodegas a pie o en coche.

La Deriva

Deja un comentario

El email no será público.