Editorial - El adoctrinamiento ideológico de sus hijos está servido - El Sol Digital
Editorial – El adoctrinamiento ideológico de sus hijos está servido

Editorial – El adoctrinamiento ideológico de sus hijos está servido

Los alumnos de Bachillerato van a estudiar las “identidades nacionales” en Historia de España, con gran contento nacionalista, “manejar las emociones” en Matemáticas, que es lo suyo, y tendrán que practicar el “uso ético y democrático del lenguaje” en Lengua Castellana y Literatura, algo muy necesario. El Ministerio de Educación lo dice claro, “la meta no es la mera adquisición de contenidos, sino aprender a utilizarlos para solucionar necesidades encarnadas en la realidad”. Así, este Ministerio tiene la oportunidad de volcar en las aulas ideologías como la de género y LGTBIQ, los reconocimientos nacionalistas que estos demandan en contra de la Constitución española y cuantas tonterías se les han ocurrido a los nuevos pedagogos para autojustificarse. El resultado de este plan político no será otro que estudiantes con menos conocimientos pero con una mayor carga ideológica izquierdista.  Y es que en el currículo hay 177 alusiones a la identidad, 123 referencias a las emociones y 93 citas a los sentimientos, pero solo aparece siete veces la exigencia y se habla nueve veces del libro. Prometedor.

Este borrador recoge las “enseñanzas mínimas” de 42 asignaturas que se impartirán en toda España y que completarán las comunidades autónomas, terror en Cataluña y País Vasco, y se concretarán en los libros de texto.

Por ejemplo, la Historia de España se divide en tres partes y una de ellas es el “compromiso cívico” y el aprendizaje de la “conciencia democrática”, “comportamiento ecosocial” o “ciudadanía ética digital”. Mucho envoltorio con lacito verde y poco contenido real. Y en Geografía se enseña a “cuestionar modos de vida insostenibles”, lo que parece que también tiene algo que ver con los mantras progres al uso.

En opinión de bastantes profesores, se les dice a los alumnos lo que tienen que ser en vez de lo que deben saber, marginando así a los padres de la educación de sus hijos y quizá provocando conflictos innecesarios, porque los alumnos van a recibir contenidos que en muchos casos serán contrarios a la educación que los padres transmiten a sus hijos. Siempre se ha dicho que los padres educan a su prole y en el colegio les proporcionan los conocimientos necesarios para abrirse paso en la vida profesional, más nociones cívicas básicas no sesgadas. O dicho de otra manera, el Estado le arrebata a las familias la educación de sus hijos.

El espíritu sectario y militante se aprecia con claridad en Historia del Arte, otro ejemplo, instando al alumno a que “evite usar criterios que, por su carácter ideológico, eurocéntrico, sexista o, en general, discriminatorio, suponga un sesgo injustificado”. Todo así. ¡Ah!, y por primera vez se podrá obtener el título con un suspenso.

Deja un comentario

El email no será público.