Editorial - El Gobierno enamorado de la dictadura cubana - El Sol Digital
Editorial – El Gobierno enamorado de la dictadura cubana

Editorial – El Gobierno enamorado de la dictadura cubana

Ni cuando la parte del pueblo cubano más consciente se levanta contra la dictadura en la isla, los socialistas españoles y la extrema izquierda se enfrentan a la verdad y llaman por su nombre al régimen político castrista. Para dejar aún más claras las cosas, por si durante 60 años no lo estuvieran, y como en un alarde de película de terror, el nonagenario Raúl Castro se levanta de la cama mortuoria y se pone al frente de la represión policiaca y militar, con al menos un muerto y miles de detenidos.

Pero el cómplice José Borrel, destinado al ridículo en su afán por blanquear dictaduras, sea esta, la cubana, la venezolana o cualquiera otra que se vista de izquierda, no quiere que el gobierno socialcomunmista español esté solo en el escenario de la pantomima, y también se suma la ONU, que se abstiene de condenar y sancionar el sistema político de la gran cárcel caribeña. Y después quieren que la UE, el globalismo y los gobiernos supranacionales tengan crédito entre los ciudadanos.

Desde luego, esta orientación de la política internacional española no se explica solo por la presencia de comunistas en el Consejo de Ministros, porque lo más rancio del socialismo español desde la II República se encuentra representado en la figura de Pedro Sánchez, y esto supone también la validación de dictaduras de corte oscuro. Lo mismo sucede con la de Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo, en Nicaragua, ni un reproche, ni un castigo, y eso que el liberticida ha encarcelado a casi todos sus adversarios electorales y más de 150 presos políticos pueblan sus cárceles. Da igual, el sandinismo es progresista. De Venezuela ya se ocupa José Luis Rodríguez Zapatero, bueno, y Raúl Morodo desde cuando era el embajador español en la república bolivariana, procesado por el apaño, presunto y personal de fondos y el pago de oscuras corrupciones.

Para más inri, ahora conocemos que el Gobierno que preside el mayor mentiroso que ha llegado a la Moncloa ha concedido a Cuba una moratoria tras el impago de su deuda. Oxígeno para la tiranía, que no decaiga. Y los ministros, las ministras y les ministres jugando a escamotear la palabra dictadura en sus comparecencias públicas. El travestismo es su juego, ya descolorido, con goterones de rímel y afeites chorreando ante los ojos del público. Mientras, los cubanos se mueren de hambre, de falta de vacunas y de libertad.

 

 

Deja un comentario

El email no será público.