Editorial - Históricas victoria (PP) y derrota (PSOE) en Andalucía - El Sol Digital
Editorial – Históricas victoria (PP) y derrota (PSOE) en AndalucíaJuanma Moreno repetirá como presidente de la Junta. 65ymas

Editorial – Históricas victoria (PP) y derrota (PSOE) en Andalucía

La arrolladora e histórica victoria de Juanma Moreno en las autonómicas del pasado domingo (58 diputados frente a los 55 de la mayoría absoluta) pasará a los anales del PP junto al estrepitoso fracaso del vicario sanchista Juan Espadas (30), que ha cosechado la mayor derrota del socialismo andaluz. Además, Vox crece ligeramente, con otros dos nuevos diputados que sumar a los 12 con los que ya contaba, y Ciudadanos desaparece del mapa parlamentario andaluz. En cuanto a las dos excrecencias de extrema izquierda, Por Andalucía (5 diputados) y Adelante Andalucía (2) quedan reducidas a su mínima expresión; la diputada Teresa Rodríguez, que llegó a decir en la recta final de la campaña que los de Vox eran unos “papafritas” y que sus ideas eran “de mierda”, se ha cubierto de gloria puesto que la formación de Macarena Olona les ha superado ampliamente en respaldo popular.

La moderación política de Juanma Moreno le ha permitido incorporar los votos de Ciudadanos, una parte de los que podría haber obtenido Vox y, sin duda, también bastantes del PSOE. Pero ya se sabe que lo que sirve en elecciones puede no valer para acertar con la política que al día siguiente se emprenda. Porque frente al sanchismo, la moderación no solo es inútil sino contraproducente.

En cuanto a Juan Espadas -que prácticamente no ha hecho autocrítica alguna, como si ni fuera con él esta derrota personal- no se espera que dimita, que sería lo ético, por cuanto él se lo exigió a Susana Díaz y ahora él mismo obtiene peores resultados que su predecesora.

En suma, Andalucía gana en estabilidad política, supone otro nuevo empuje para Feijóo -después de Castilla y León- y acerca el fin de una forma de gobernar impropia de un país democrático del siglo XXI. Los barones socialistas han tomado nota del peligro que representa el inquilino de Moncloa, los españoles lo demuestran cada vez que se les cita a las urnas.

Deja un comentario

El email no será público.