EE. UU. hace su primera contribución al distribuidor de suministros para el aborto de la ONU. Rebecca Oas, Ph.D. - El Sol Digital
EE. UU. hace su primera contribución al distribuidor de suministros para el aborto de la ONU. Rebecca Oas, Ph.D.

EE. UU. hace su primera contribución al distribuidor de suministros para el aborto de la ONU. Rebecca Oas, Ph.D.

El Departamento de Estado de EE. UU. anunció una contribución inaugural de $5 millones a UNFPA Supplies, el fondo temático insignia del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). UNFPA Supplies utiliza las contribuciones de los donantes para comprar y distribuir anticonceptivos y suministros de salud materna, entre los que se incluyen medicamentos y dispositivos para abortar.

La vicesecretaria de Estado, Wendy Sherman, se reunió con la directora ejecutiva de UNFPA, la Dra. Natalia Kanem, y hablaron sobre “cómo el empoderamiento de las mujeres y las niñas, incluyendo la promoción de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, hace avanzar los derechos humanos, la igualdad de género y la salud mundial”.

En el pasado, las administraciones republicanas han retenido los fondos de UNFPA debido a su promoción del lenguaje relacionado con el aborto en los acuerdos de la ONU y sus vínculos históricos con las políticas draconianas de control de la población del gobierno chino. Las administraciones demócratas han restablecido los fondos a la agencia. Sin embargo, ninguna administración anterior de EE. UU. ha financiado a UNFPA Supplies, entre cuyos principales contribuyentes está Gates Foundation y los países europeos ricos.

Entre los productos de salud materna que distribuye el fondo está un dispositivo de aborto portátil llamado kit de aspirador manual de vacío (AMEU) y los medicamentos inductores del aborto misoprostol y mifepristona, tanto por separado como en un paquete combinado. El AMEU es un dispositivo que utiliza la succión para evacuar el útero, y que se usa con frecuencia en los abortos tempranos. El fármaco mifepristona se conoce comúnmente como RU-486, o la “píldora del aborto”. El misoprostol tiene otros usos además del aborto, originalmente se usaba para tratar las úlceras gástricas y se ha usado para tratar y prevenir las hemorragias posparto, pero la mifepristona no tiene ninguna otra razón para ser incluida como intervención de salud materna excepto para inducir abortos.

En 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) agregó la mifepristona a su lista básica de “medicamentos esenciales”. Esta lista se considera un estándar mundial de los medicamentos que los gobiernos deben garantizar que estén disponibles en todos los países. Siguiendo su ejemplo, UNFPA “se compromete con los gobiernos nacionales para garantizar que los productos [de salud sexual y reproductiva y planificación familiar] se incluyan en las listas nacionales de medicamentos esenciales”.

  1. UU. no financia directamente los abortos en el extranjero debido a la Enmienda Helms de 1973 a la Ley de Ayuda Exterior. Siempre se ha interpretado que esta ley prohíbe la adquisición de productos que induzcan al aborto, razón por la cual la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional no distribuye kits de AMEU a pesar de que pueden utilizarse en casos de aborto espontáneo o para la atención postaborto cuando una mujer es tratada por complicaciones de un aborto anterior.

UNFPA Supplies tiene otros vínculos directos con el aborto.  En situaciones de crisis, “opera en línea con el Paquete de Servicios Iniciales Mínimos o PSIM”, que se actualizó en 2019 para incluir explícitamente “la atención del aborto seguro” en entornos humanitarios “en toda la extensión de la ley”.

En el informe anual más reciente de UNFPA Supplies, se menciona como uno de sus logros que “8 países hicieron una cuantificación nacional para los suministros de Atención Integral al Aborto (AIA), incluyendo mifepristona y misoprostol”.

UNFPA Supplies también colabora con grupos abortistas para prestar servicios en el lugar.  Entre los que reciben material de UNFPA Supplies están International Planned Parenthood Federation (IPPF) y MSI Reproductive Health (antes Marie Stopes International).  Según IPPF, algunas de sus filiales “dependen 100%” de la organización para funcionar.

Dado que la contribución de EE. UU. a UNFPA Supplies no da fondos directamente a los abortos, puede eludir la violación de la Enmienda Helms, pero no hay duda de que, en efecto, exportará el aborto a todo el mundo.

 

Deja un comentario

El email no será público.