Efemérides 21 de junio. Okinawa, una batalla feroz - El Sol Digital

Efemérides 21 de junio. Okinawa, una batalla feroz

Tal día como hoy de 1945, las hostilidades en el Pacífico estaban tocando a su fin. El ejército de los Estados Unidos asestaba el golpe definitivo a Japón y tomaban militarmente la estratégica isla de Okinawa, reconocible por sus playas y terreno escarpado. Defendida por unos 100.000 soldados japoneses, la isla, de unos 100 km de largo por 30 de ancho, se había convertido en la tumba de más de 100.000 soldados japoneses y americanos.

La batalla se preparó con el nombre en clave de Operación Iceberg, y fue el mayor asalto anfibio en la Guerra del Pacífico.

Fue, sin duda alguna, una de las batallas más feroces y brutales de toda la guerra, que se agravó debido a que en Okinawa, a diferencia de otras islas, vivía población civil. Fue tal la intensidad de los combates durante casi tres meses, que jamás el ejército estadounidense había sufrido una tasa tan alta de fatiga de combate, hasta un total de 20.000 soldados fueron retirados debido a la crisis nerviosas.

No hubo compasión ni piedad entre los bandos. Civiles japoneses se quitaban la vida en masa ante el temor del trato que pudieran recibir si eran hechos prisioneros. Muchos de ellos, saltando por los acantilados. El ejército nipón ejecutaba directamente a los norteamericanos capturados. Por otro lado, el ejército estadounidense disparaba y utilizaba el lanzallamas de forma indiscriminada contra militares y civiles, arguyendo lo complicado que era distinguirlos. Cuando los norteamericanos llegaron al cuartel general japonés, el panorama que se encontraron fue desolador. Prácticamente toda la cúpula militar se había suicidado, entre ellos los generales Ushijima y Sho. “Me marcho sin remordimientos, vergüenza ni obligaciones”, dijo Sho.

El objetivo de la operación era dominar la isla y utilizarla como base para invadir el territorio japonés, cuyo nombre en clave era Operación Downfall. Finalmente, con Alemania rendida y Europa controlada por la fuerzas aliadas, las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki provocarían la rendición del imperio del Sol Naciente semanas después de la batalla de Okinawa.

Deja un comentario

El email no será público.